VERSOS QUE ILUMINAN... PALABRAS QUE QUEMAN

domingo, 23 de junio de 2013

"YO QUIERO EL CAMBIO, SOY INDIGNADO" La lucha sempre es o mais grande do mondo!!!" De FRANCISCO ALVERO CANTA





"Y o   q u i e r o  
 e l   c a m b i o
Soy indignado."
La Lucha Sempre...  Es O mais grande do mondo!

Ya lo dijo Galeano
 sólo existen dos lugares
del lado de los indignos
 o de los indignados!

Yo quiero estar del otro 
junto a mi pueblo, mano con mano
Yo quiero ser un indignado
si nos obligan a indignarnos!
porque yo quiero, 
yo quiero el cambio!

En el país más grande
de Nuestra América toda
Se impulsa un movimiento
 para cambiar los cimientos!

 Pues no queremos ya más migajas 
Somos el pueblo y no corderos!
porque la lucha, siempre la lucha
es o mais grande do mondo! 


Amamos el futbol bueno
como a nuestra dignidad!
 Amamos nuestros derechos!
 por ellos hay que luchar! 


Porque te amamos Brasil gigante
 Es que luchamos en todas partes!
Junto al indígena, al negro y al obrero, al campesino compañero
y por supuesto al estudiante!
Brasil merece algo más grande!
que un campeonato y el pueblo con hambre! 
Arriba, arriba, vamos Brasil! 
que ya tu lucha es un candil!
...Sigue tu lucha, sigue hasta al fin
Sigue tu lucha, sigue Brasil! Lucha mi pueblo, Lucha hasta el fin!

Si avanzamos todos juntos
 por selvas, montañas y valles
la verdad de los de abajo
sin falta se irá escuchando!

Contra toda corrupción
hay que luchar y luchar!
para cambiar de raíz
toda la desigualdad!

Para cambiar, hay que luchar!
No hay que rendirse nunca jamás!
no nos quedemos nunca callados
Porque el Brasil te está esperando!
...porque la patria 
te está necesitando!

Profundos ríos, inmenso mar
tierra, justicia y libertad
Trabajo, paz, cultura
para mi pueblo no exijo más!


En tiempos de la colonia
Sufrimos esclavitud
En tiempos de dictaduras
persecusion y ataud.

Y ahora que? adonde está?
En democracia la dignidad
No ignorarán que el pueblo está dispuesto a luchar
...siempre a su vida ofrendar
pues pisotearla ya no podrán!

Tenemos grandes riquezas
y nuestras manos vacías!
pues siguen avasallando
A nuestra Patria querida!

Somos esa gente simple
que clama por dignidad
Somos del Brasil profundo
y exigimos igualdad!

Transnacionales tomensela! 
Soberanía, ni un paso atrás!
Quiero vivienda y educación!
Para que al fin, se asome el sol

Ay mi Brasil,  Brasil gigante!
juntos ya vamos a liberarte!
Luchando siempre, codo a codo
sin falta vamos a hallar el modo!
 
Que siga la lucha heroica
por justicia y libertad
Sin represión ni censura
Democracia popular 
 
Ay, mi Brasil, ya vencerás
luchando siempre hasta el final/en unidad
Desde la selva a la ciudad
Tierra, justicia y libertad!



Tenemos muchas razones
por las que amar y luchar
hermanos ni lo dudemos
y pongámonos a actuar!

Con el pueblo hoy en las calles
sin falta hemos de triunfar
Con la paz como estandarte
 y la justicia social

Obreros y campesinos
estudiantes y demás
Toda América latina
unida ya triunfará!

Ay mi Brasil, ya triunfarás!
Yo sé muy bien que vencerás!
ni un paso atrás, arriba el pueblo!
Los constructores del tiempo nuevo!




No nos quedemos callados

La patria hay que liberar!

La segunda independencia

En nuestras manos está



 


 


 



 

----------------------------------------------------------

 

Según informe del MST brasileño

En muchas ciudades la izquierda marca la tónica, pero en Sao Paulo y Río, derechistas agreden a la izquierda y provocan violencia






El fonómeno de "Los Indignados" también estalló en Brasil

El fonómeno de "Los Indignados" también estalló en Brasil

Credito: Web

Movilizaciones de masas como no se han visto en muchos años en Brasil, sacuden las calles contra las alzas del transporte y contra la corrupción

Movilizaciones de masas como no se han visto en muchos años en Brasil, sacuden las calles contra las alzas del transporte y contra la corrupción

Credito: Web


Un Informe, emitido el 20 de junio de 2013, dirigido a los amigos del Movimiento Sin Tierra (MST-Brasil) y a los Movimientos Sociales del ALBA, referente a la salida de más de un millon de jovenes a las calles brasileñas, en 15 capitales del pais, señala algunos rasgos de la situación y se plantea interrogantes claves sobre las perspectivas que se abren con estos acontecimientos.

Los compañeros del MST empiezan por comentar que "hay de todo" y que "en cada ciudad se estan disputando corazones y mentes".  El informe dice que en muchas ciudades la izquierda es la que marca la tónica, pero en Sao Paulo y Río de Janeiro, sectores derechistas agreden a militantes de izquierda (que protestan) y provocan la violencia para generar el caos.

El esbozo de la situación que describen contiene los siguientes rasgos a los que agregan interesantes interrogantes:

1. La movilización es social, de un sector nacido después del neoliberalismo. Son jóvenes de clase media y clase media baja. Los trabajadores todavía estan en silencio. Son un sector que se comunica solo por redes sociales y no es influenciado por la televisión y los grandes medios.
2. Es fruto de 12 años de conciliación de clases (como en Chile) que exlcuyó a la juventud de la participación política. Y ellos quieren participar de alguna forma, y aunque sea caminar en la calle, sin represión.
3. Es consecuencia de una grave crisis urbana estructural, instalada por el capital financiero especulativo que result´del alza de alquileres, venta masiva de automóviles financiados por los bancos y un tránsito caótico, sin transporte público, en el que las personas pierden de dos a tres horas para ir al trabajo, a la escuela.
4. Nadie los controla (a los manifestantes). Estan sin dirección politica.
5. Por ahora los más afectados (por las protestas) son los políticos tradicionales, la política burguesa, y... el método desarrollado por el PT en estos años de gobierno, los gobiernos, todos, de derecha, centro o izquierda..
6. La derecha se infiltra e intenta generar un clima de violencia , de caos y poner la culpa en el PT y Dilma.
7. El gobierno de Dilma está paralizado en su no-política. Sólo quería administrar, y ahora no sabe qué administrar.
8. Los movimientos sociales estamos intentando generar una política, para salir delante (carta a la presidenta) y ampliar las demandas para que se avance hacia una reforma política, una reforma de los medios de comunicación, una reforma tributaria, y la reforma agraria.
9. Nadie sabe lo que va pasar: ¿vamos hacia España (donde la derecha capitalizó en las urnas - que podría pasar en 2104) o vamos a Argentina (2001), con avances .. o nos quedamos en Grecia en una situación de impase? Probablemente ninguna de ellas, ¿vamos encontrar una fórmula Brasileña, que nadie sabe por ahora...?
10. Pero, seguro que necesitamos y habrá cambios, ¡en todos los sentidos!

La comunicación de la Secretaria Nacional del MST se despide y cierra su nota con "abrazos callejeros".

Manifestaciones de los indignados brasileños se extienden a todo el país







Las manifestaciones que comenzaron la semana pasada en Sao Paulo contra el reajuste de las tarifas de transporte público se extendieron hoy a al menos veinte ciudades del país, con reivindicaciones cada vez más variadas y un número de "indignados" varias veces superior en las calles.
Al menos 100.000 personas marcharon en la noche de este lunes por la principal avenida del centro de Río de Janeiro y unas 65.000 lo hicieron por diferentes avenidas de Sao Paulo, en manifestaciones que se repitieron en ciudades como Brasilia, Belo Horizonte, Porto Alegre, Salvador, Belén, Vitoria y Curitiba, entre otras grandes capitales regionales.
Las autoridades habían ordenado a la Policía que no reprimiera a los manifestantes para evitar batallas campales con numerosos heridos y detenidos como la del pasado jueves en Sao Paulo, pero eso no impidió algunos incidentes, llevados a cabo por grupos aislados.
En Río de Janeiro un pequeño grupo de encapuchados atacó con cocteles molotov la sede de la Asamblea Legislativa regional, frente a la que incendió un vehículo; y en Porto Alegre la Policía tuvo que dispersar con bombas de gas lacrimógeno a manifestantes que le prendieron fuego a recipientes de basuras y que se enfrentaron con piedras a los uniformados.
En Brasilia cientos de manifestantes aprovecharon la pasividad de la Policía para ocupar temporalmente las rampas de acceso y el tejado del Congreso.
Las manifestaciones fueron convocadas por las redes sociales por un movimiento amorfo, sin líderes aparentes, que dice no representar a ningún partido ni organización política, pese a que en algunas de las protestas era posible ver las banderas de formaciones de izquierda.
El detonante de las protestas fue la subida de veinte centavos de real (unos diez centavos de dólar) de los pasajes de autobús en Sao Paulo.
Pero las manifestaciones inicialmente convocadas por el Movimiento Pase Libre, una organización de estudiantes que defiende el transporte público gratuito, fueron ganando otras reivindicaciones en cada ciudad hasta transformarse en reclamaciones sobre la situación general del país.
"El objetivo de la protesta ha ido más allá de 20 centavos (de real). Es contra la corrupción, contra toda la suciedad de Brasil", dijo a Efe Jacqueline Borges Reis, una estudiante de 22 años que participó en la manifestación de este lunes en Sao Paulo.
En Brasilia, por ejemplo, las protestas están dirigidas principalmente contra las costosas inversiones realizadas por el Gobierno para organizar eventos deportivos internacionales, como la Copa Confederaciones, disputada desde el pasado sábado por ocho selecciones, y el Mundial de fútbol del próximo año.
"El Gobierno gasta miles de millones en estadios y deja de lado la salud", alegó a Efe Raúl Mello, de 22 años, un estudiante de la Universidad de Sao Paulo.
Brasil, uno de los países que más avanzó en la última década en la reducción de la pobreza y en el que la clase media pasó a ser mayoritaria, registra hoy uno de los menores índices de desempleo en su historia y continúa creciendo, aunque a un ritmo bajo, pese a la crisis económica internacional.
Esos avances no han impedido que los brasileños consideren que los servicios públicos, principalmente salud y educación, dejan mucho que desear.
Los ya llamados "indignados" brasileños exigen principalmente mejores servicios públicos y mayores inversiones en educación, salud y saneamiento, así como combate a la corrupción y al despilfarro de recursos públicos.
La mayor concentración este lunes se registró en Río de Janeiro, en donde unas cien mil personas, según algunos cálculos, tomaron de forma pacífica el centro de la ciudad y exhibieron en carteles consignas como "¡Vamos a la calle!" y "Brasil se despertó".
Aunque algunos de los manifestantes en Río portaban símbolos de partidos políticos, la gran mayoría levantó banderas de Brasil, además de flores contra la violencia y narices de payaso contra "la hipocresía".
La presidenta del país, Dilma Rousseff, según un vocero oficial, calificó las manifestaciones como "legítimas y propias de la democracia", así como algo "propio de los jóvenes".
En tanto, el secretario general de la Presidencia, Gilberto Carvalho, anunció que el Gobierno quiere dialogar con los organizadores de las protestas para conocer las "reivindicaciones importantes" que han llevado a tantas personas a manifestarse.



La sorpresa brasileña

¿Quién lo hubiera imaginado en Brasil? El gigante latinoamericano, con extraordinarios logros de los gobiernos Lula/Dilma en crecimiento económico, disminución de la pobreza y la marginación e inclusión de millones de personas en la educación y la salud, estremecido por multitudinarias protestas. Extendidas en las últimas jornadas de San Pablo a Río de Janeiro, Belo Horizonte, Brasilia y a otras grandes ciudades y capitales estaduales, el 17 de junio se calculaba una participación en ellas de más de 200 mil personas.

Nadie las esperaba cuando hace dos semanas unos centenares convocados vía internet por el Movimiento Pase Libre(MPL) se manifestaron en San Pablo contra el aumento de diez centavos de dólar en el precio del transporte público. Demasiado caro, llega ya a 1.50 de dólar. Ese fue el detonador pero en modo alguno el combustible principal de una caldera social en la que evidentemente se acumulan indignación, aspiraciones y demandas, muy añejas y también recientes. Nacido en las universidades, el MPL aboga por la gratuidad del trasporte público.

Hagamos historia. El gobierno neoliberal de Fernando Enrique Cardoso dejó al de Lula una honda crisis económica, inflación desbocada, astronómica deuda pública, desgarramiento del tejido social, desarticulación del Estado y profundización de las desigualdades abismales que padece el país hace siglos; una, la injusta distribución de la tierra. Para el sindicalista fue muy difícil gobernar. A diferencia de Chávez, Evo, Correa y Kirchner, que habían llegado a la presidencia en la cresta de la ola popular, Lula lo hizo en situación de reflujo y eso impidió que contara con mayoría parlamentaria. Para hacer avanzar su agenda social debió aliarse y conciliar con sectores y partidos burgueses y convenencieros y en esas condiciones enfrentar una embestida feroz de la derecha y la gran prensa oligárquica que lo quiso desaforar en 2005. Así y todo su gestión le ganó la reelección y propició la clara victoria de Dilma.

De acuerdo con datos de la Cepal, Brasil, con casi doscientos millones de habitantes redujo en la última década la pobreza de 37.5 por ciento a 20.9. La indigencia cayó de 13.2 a 6.1. Veintisiete millones de personas dejaron la pobreza en años recientes y es debido a que en el último quinquenio el ingreso del 10 % más pobre subió 50 %, mientras que el ingreso del 10 % más rico subió un 7 %. En el gobierno de Dilma los programas contra la pobreza llegan a casi 50 millones de brasileños y cuentan con un presupuesto de 11.5 millones de dólares, 60 por ciento más que al final del gobierno de Lula, en 2010. Brasil tiene en este momento la tasa de desempleo más baja de su historia. Datos que hablan por sí solos.

Lula, junto a Dilma, es y sigue siendo una figura emblemática de la América Latina que derrotó al Alca y creó inéditos instrumentos de independencia, unidad e integración. Unasur, el Mercosur posneoliberal y la Celac no habrían sido posibles sin su concurso. Con sus gobiernos la autoestima de los brasileños ha crecido como nunca y el orgullo evidenciado en las protestas así lo evidencia. Pero aquí la cuestión es cuánto falta por trasformar en un panorama social tan dramático como el heredado por el PT y qué errores propios debe rectificar.

Las calles del país más amante del fútbol rechazan el descomunal gasto público en las obras para la Copa Confederaciones y el Mundial de fútbol y sugieren que esos fondos se dediquen a la educación y la salud, donde sigue habiendo grandes carencias. También censuran la corrupción, un mal endémico, que precisamente ahora genera la mayor indignación. Dilma ha echado a ocho ministros por sospechas de corrupción, lo que no hizo ningún presidente anterior. En realidad es muy pronto y los hechos han trascurrido muy veloces como para poder hacerse una idea de la envergadura y de todas las demandas del movimiento.

El capitalismo vive su crisis más profunda y no tiene soluciones para los pueblos. Golpea sin piedad a los jóvenes, que hoy acceden a un veloz flujo de información(y desinformación) antes impensable. Brasil padece una mafia mediática monopolizada y muy reaccionaria, que ya intenta manipular las protestas pero apenas cuenta con medios alternativos que den voz al pueblo y encausen el indispensable debate. El peligro es que un movimiento social con razones pero sin rumbo abra el paso al regreso de la derecha en 2014, una verdadera catástrofe. Es el momento de la unidad, y la humildad, de la izquierda.

Twiter: aguerraguerra

Angel Guerra Cabrera

Periodista, profesor en Casa Lamm, latinoamericanista, romántico y rebelde con causa. Por una América Latina unida sin yugo yanqui. Vive en México, D.F.

No hay comentarios:

Publicar un comentario