VERSOS QUE ILUMINAN... PALABRAS QUE QUEMAN

martes, 2 de julio de 2013

"Vamos Pueblo, Canta tu canción!!!" De FRANCISCO ALVERO CANTA









"Vamos Pueblo,

Canta tu canción!!!"

 

de FRANCISCO ALVERO 

"El Juglar Del Amor Y La Libertad"



   A la lucha inclaudicable
de los pueblos por liberarse 
A esos ecos inagotables
que nos estallan en la sangre!

A ellos les canto de corazón
pues somos uno, de pie y cara al sol!
A ellos les canto, con mucha pasión
Con caricias de tierra y ardiente son 
La memoria viva de Túpac Amarú
Artigas, Bolivar y Juana Azurduy
Zapata, Sandino, Fonseca, Santucho y San Martín
tan diferentes e iguales a mí

Por eso lucho, siguiendo su ejemplo
heroico ejemplo de solidaridad
por eso canto, siguiendo su huella
viejo sendero, de gran dignidad

Somos los pueblos, los protagonistas
de este cambio de época
Los campesinos, obreros y estudiantes
Somos la causa de este cambio de era!

En unidad, siempre en unidad
la nueva realidad, irá floreciendo!
En movimiento, siempre en movimiento
los pueblos juntos avanzaremos!

Yo les canto esta canción
 A los que luchan por un mundo mejor!
contra la cruel explotación
que pisotea nuestro corazón!

Somos hermanos, de lucha y de clase
Es nuestra historia, nuestra identidad
Estamos en pos de la liberacion total
y sólo luchando se logrará 

Al calor de las nuevas luchas
esta canción se reinventará
para sumarse a los que luchan por justicia y paz
por los derechos de la humanidad

Vamos mi pueblo, vamos a cantar!!!
Vamos mi pueblo, vamos a luchar!!!

Somos hermanos, de lucha y de clase
Es nuestra historia, nuestra identidad

Vamos Pueblo, canta tu canción!!!
Con fe y coraje, y determinación! 
yo les canto de corazón
a todos los que levantan la voz!!!

Por eso canto, siguiendo su huella
por eso lucho, siguiendo su estrella!!! 
Ahondando el sendero de nuestros mayores
que la patria engendraron, de luz y colores



"Un músico siempre está obligado a crear"

El bandoneonista, que hoy inicia un ciclo en Café Vinilo, Gorriti 3780 (toca 9, 10, 11 y 12 de abril, a las 21 horas), dice que distinguir entre música popular y erudita es de ignorantes.

“La música tiene un sólo carácter: es música. Y tiene que estar bien hecha. Hablar de música erudita o popular es de ignorantes. Para mí, toda la música es popular porque está dirigida a nosotros, que somos el pueblo.”
A los 79 años, el bandoneonista salteño Dino Saluzzi habla con la autoridad que le da una trayectoria que comenzó a delinear hace más de medio siglo, jalonada por trabajos de alto vuelo estético que le valieron un enorme prestigio en diferentes partes del mundo. Un respaldo que lo exime de eufemismos a la hora de hablar.
“Si a mí un músico me hace escuchar La cumparsita cada una de las 400 veces que lo voy a ver, lo demando por estafa. Porque un músico siempre está obligado a crear. Y a hacerse responsable de su profesión”, dispara.
Con ese criterio, programar a esta altura la Sinfonía 40 de Mozart también sería un fraude.
No. Porque todo en la vida exige una segunda lectura. La lectura es el primer paso, el solfeo; después, a través de la sensibilidad, viene el arte. Porque nos comunicamos a través de la sensibilidad, y no de las fórmulas, las notas o las herramientas. Si un pueblo deja de entender eso y vive en un conflicto eterno, está destinado al fracaso y a la muerte temprana.
En esa línea de pensamiento es que el músico, cuyo sello sonoro va del inconfundible inicio de Sólo le pido a Dios a trabajos compartidos con el noruego Jon Christensen y el trompetista italiano Enrico Rava -gran parte de su discografía fue editada por el sello alemán ECM-, pasando por colaboraciones con artistas como 'Gato' Barbieri, Tomasz Stanko, Charlie Haden y Al Di Meola, entre otros, destaca el valor de la música por sobre el de la palabra. "A través de las palabras siempre se ven especulaciones de distintos tipos. Inducen a cosas horribles. La música, en cambio, se salva porque carece de palabras, excepto que se le metan cosas que lleven a una persona a comportarse de una manera determinada. Pero eso, para nosotros no es la música", sentencia.
Muchas veces, sin que se le agreguen palabras y sin que se le metan 'cosas' de manera intencional, la música también induce a determinadas reacciones o acciones.
La música es vida. Pero cuando es utilizada en forma bastarda se convierte en la destrucción de sí misma. Es el camino a la destrucción de la propia música. Entonces, uno ve esos intereses mezquinos, y prefiere no hablar. Yo ya me resisto a hablar; no quiero mete la pata como la mete todo el mundo. ¿Usted puede creer que la campaña política que veo actualmente está basada en la escucha de alguien que dice que una persona es la mejor, y que quien lo dice es esa misma persona? Es una locura. No hay posibilidad de entender eso. Las personas cuerdas no hacen eso. ¿Cómo le voy a decir yo a un tipo que vaya a mi concierto porque mi música es linda? Si hago eso, entonces ya fracasé. Si él se siente tentado, debe ser por su propio discernimiento, y no porque yo le diga que mi trabajo es lindo. Por eso existe el arte. Es el pensamiento más importante que existe. Y este patrón político precisamente despecia el arte porque sólo el arte forma personas libres. No hay arte donde no hay libertad. Y la libertad puede ser económica, política o puede ser la libertad de ser uno responsable por sí mismo de tener un comportamiento acorde con la gente, a la que se le debe respeto y consideración.
Mientras me hablaba del bastardeo de la música, pensaba en cuán tentador puede ser apelar a ese tipo de recursos cuando un artista no encuentra la respuesta que desea con su propio discurso.
Desear que alguien se interese en lo que hacemos sería demasiado pretencioso. Uno no hace lo que hace para que lo aplaudan, sino porque tiene ganas y cree en hacerlo. Y, sobre todo, por algo tan importante como la salud. Una persona que no hace nada se vuelve loca a los cinco minutos. Incluso, cuando alguien trabaja no es tan importante el sueldo, sino poder hacer algo. Si ese algo además le da placer, mucho mejor. Pero sea lo que sea que haga, irá en beneficio de su salud.
¿Hasta qué punto, entonces, tiene usted en cuenta el deseo del público de escuchar determinada obra, a la hora de armar un repertoiro para una presentación?
Uno no puede tener eso en cuenta. Uno no puede traicionarse a sí mismo complaciendo a los demás, si es que puede colaborar uno en eso. Sería una especie de traición. ¿Usted me ve llevando fuegos artificiales a un concierto mío, para que ocurra algo como lo de Cromañón? Esos tipos no son músicos, ni nada. Por eso, la música provoca soledad. Porque es casi un conocimiento esotérico. La música es algo serio, porque está dirigida a las personas. Son personas quienes van a compartir el trabajo del músico.
Del mismo modo en que borra la frontera que se suele trazar entre las músicas llamadas erudita y popular, Saluzzi arremete contra la idea de que el único conocimiento es el racional. “Olvidan que hay una enorme cantidad de gente que tiene conocimientos intuitivos, muchas veces asombrosos”, dice.
O quizás se trate de una racionalidad diferente.
Yo soy muy cuidadoso en eso, porque a veces esa manera de pensar supone elecciones extrañas. Muchas veces no le damos valor a cosas que para otros son muy valiosas. Algo que nos hace ser más libres, más felices y vivir menos angustiados.
Quizás en esa lógica se inscribe el olvido al que el mismo músico confiesa haber relegado sus obras, una vez compuestas. “Yo ni sé qué tengo grabado. De vez en cuando escucho algún disco que hice. Y no creo que la música sea linda; debe haber algo más misterioso. Y ese ‘debe haber’ indica un punto de ignorancia que es el que nos sostiene. Si no, les sale un tipo que dice que es el mejor, y que dice que le va a conducir la vida”, explica, y se ríe con ganas.
Yo sí tengo recuerdos de sus distntos trabajos, y en su nuevo disco, “El valle de la infancia”, se percibe una recuperación de formas folclóricas que estuvieron al comienzo, pero que con el tiempo se fueron diluyendo en su música.
Lo que aparece es algo que mamamos desde nuestra infancia. Uno puede ir por ahí en busca de cosas que considera mejores, pero a la larga se da cuenta que estaban ahí donde uno nació. Ahí donde fue verdaderamente feliz.
En esa categorización y valoración, ¿qué lugar ocupan sus encuentros con músicos de la talla de Anthony Cox o Robben Ford, por citar un par de ejemplos? ¿Se los puede poner en una consideración que establezca planos de 'mejores' y 'peores'?
Esas son situaciones. Un encuentro es una situación que promueve la fraternidad. Una fraternidad en la que hay ausencia de prejuicios, porque está la música en el medio. Hay un compositor en Kyiv, la capital de Ucrania, con el que tenemos relación, que dice: 'Nosotros somos hermanos, y nuestra madre es la música'. Me parece de una belleza total. Ahora, es tan sutil y tan frágil el asunto que hay gente que no son músicos, que no conocen la música, que han oído de ella y que la practican -hace eso: practicarla- y le enseñan a otros. Ahí hay un peligro latente, porque siempre van a formar gente dependiente. No van a formar hombres libres, con discernimiento propio, que puedan hacer su propia música. Es un asunto interesantísimo el de los encuentros, porque se comparten ideas, sueños, formas musicales, culturas, relaciones de todo tipo, a través de la música. Por eso a la música hay que cuidarla. Conozco a muchos muchachos que tocan folclore, pero que lo hacen gracias a los bolivianos y argentinos que viven en el NOA profundo, y que crean sus músicas. Ellos van, se las copian, vienen a Buenos Aires a venderlas como propias y hacen negocio. Esa es una situación muy lastimosa, porque el verdadero creador de esa música, que es el tipo de pantalón de barracán, con el burrito o el caballo, nunca pensó en eso.
¿Es necesario hacer ese recorrido para descubrir dónde están esas 'mejores cosas'?
Creo que sí. Porque, como dice (Romano) Guardini, sin conocimiento no hay ética. Usted no aprende la vida en la Universidad. Y lo único que nos sostiene es tener conciencia de que estamos vivos.
Usted acaba de distinguir entre los creadores -'el tipo de pantalón de barracán', dijo, y quienes van allí a copiar sus músicas. Pero usted no vive en esa condición, y nadie podría en duda que es un creador.
Lo que sucede es que nosotros mamamos todo eso de mi madre, mi padre, los amigos, las fiestas de campo. Y yo traté de respetar todo eso. De respetarlo y aprender, pero jamás usarlo. Yo escuché muchísimo bandoneonista carpero, pero cuando me tocó tocar esa música que me dio tanto, traté de no imitar, de equivocarme, de hacer las cosas bajo mi responsabilidad. Además tenía una seguridad plena: yo soy esto que soy. No puedo ser otro, por más que lo intente.
Sin embargo, ese que usted es fue cambiando con el paso del tiempo. En términos musicales, me atrevería a decir que se fue simplificando.
No olvide que hay un tipo de reacciones, de mecanismos que se activan cuando uno se enfrenta con cosas nuevas, que no conoce. Como en la música, todos esos estudios que se hacen para poder desempeñarse uno como músico: la forma, el contrapunto, cosas que son necesarias para componer una fuga, la armonía. Después, uno se da cuenta que tal armonía no puede ir en tal o cual contexto. Sin embargo, la imprudencia y la falta de conocimiento hace que, como una muestra de idoneidad, ciertos músicos ubiquen cosas que vienen de la academia en un contexto que no les es propio. En definitiva, todo tiene que ver con la conciencia de lo que uno es.


Decisión tomada
“No voy a ir a tocar al Teatro Colón”
El Colón es una linda casa, pero lo que hay dentro, por ahora, no sirve. Es elitista, de mal gusto, pretencioso y banal. No es ahí donde vamos a encontrar lo que amamos”, dice Saluzzi.
Pero está programado que usted toque allí en octubre.
Sí, pero no voy a ir. Me ha ofendido eso de que el Colón abre sus puertas a la música popular. Decir eso es una vergüenza. No voy a ir. Para mí, tocar ahí no significa nada. Para mí es la música, no el edificio.


Chávez, corazón del pueblo: Los videos más entrañables del mandatario venezolano

Publicado: 6 mar 2013 | 10:32 GMT Última actualización: 6 mar 2013 | 13:54 GMT
Hugo Chávez pasará a la historia por ser uno de los líderes más carismáticos de Latinoamérica. Repase en RT algunos de los momentos en los que Chávez mostró su faceta más divertida, cantando, brincando y bailando junto al pueblo venezolano.
Hugo Chávez es un líder que marcará una época en la historia de Venezuela y de los movimientos políticos contemporáneos. Sin embargo, no solo será recordado por ser uno de los mandatarios más notables de la primera década del siglo XXI, sino también por ser uno de los más carismáticos. Chávez aprovechó numerosos actos públicos para mostrar sus dotes artísticas, tocando, cantando e incluso bailando rap y algunos medios han llegado a describirlo como "un 'cantante' y 'bailarín' atrapado en el cuerpo de un presidente".

En noviembre de 2006, Chávez interpretó en el Teatro Teresa Carreño un tema dedicado a su bisabuelo Pedro Pérez Delgado, conocido como Maisanta.



Aprovechando otro acto público, Chávez cantó, acompañado por mariachis, la canción ‘El Rey’. Interpreta el tema mostrándose muy seguro e incluso modificando alguna que otra estrofa.



Con motivo del Gran Rugido de Jóvenes y Estudiantes en apoyo de la Reforma Constitucional, el comandante bolivariano interpretó la canción ranchera 'Volver, Volver'.



El comandante bolivariano invitó a su población a brincar durante un acto del Partido Socialista Unido de Venezuela. “¡El que no brinque le chupa!”, dijo Chávez.



Durante un evento celebrado en 2010, Chávez invitó a una joven universitaria a subir al escenario. El mandatario la recogió y la sostuvo en sus brazos mientras esta hablaba por el micrófono.



Otra de las ocasiones en las que Chávez mostró su cercanía con los jóvenes venezolanos fue, como muestra el siguiente vídeo, tras la emisión de su programa 'Aló Presidente', bailando a ritmo de rap.



También tuvo la ocasión de mostrar sus dotes con el rey de la canción mexicana, el mexicano Vicente Fernández.

 


"Me voy a meter a mariachi ahora", dijo Chávez durante una reunión ministerial, justo antes de ponerse a tocar la guitarra, en una de sus últimas apariciones antes de las elecciones.

 


Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/88296-chavez-baila-canta-video-venezuela

Chávez, corazón del pueblo: Los videos más entrañables del mandatario venezolano

Publicado: 6 mar 2013 | 10:32 GMT Última actualización: 6 mar 2013 | 13:54 GMT
Hugo Chávez pasará a la historia por ser uno de los líderes más carismáticos de Latinoamérica. Repase en RT algunos de los momentos en los que Chávez mostró su faceta más divertida, cantando, brincando y bailando junto al pueblo venezolano.
Hugo Chávez es un líder que marcará una época en la historia de Venezuela y de los movimientos políticos contemporáneos. Sin embargo, no solo será recordado por ser uno de los mandatarios más notables de la primera década del siglo XXI, sino también por ser uno de los más carismáticos. Chávez aprovechó numerosos actos públicos para mostrar sus dotes artísticas, tocando, cantando e incluso bailando rap y algunos medios han llegado a describirlo como "un 'cantante' y 'bailarín' atrapado en el cuerpo de un presidente".

En noviembre de 2006, Chávez interpretó en el Teatro Teresa Carreño un tema dedicado a su bisabuelo Pedro Pérez Delgado, conocido como Maisanta.



Aprovechando otro acto público, Chávez cantó, acompañado por mariachis, la canción ‘El Rey’. Interpreta el tema mostrándose muy seguro e incluso modificando alguna que otra estrofa.



Con motivo del Gran Rugido de Jóvenes y Estudiantes en apoyo de la Reforma Constitucional, el comandante bolivariano interpretó la canción ranchera 'Volver, Volver'.



El comandante bolivariano invitó a su población a brincar durante un acto del Partido Socialista Unido de Venezuela. “¡El que no brinque le chupa!”, dijo Chávez.



Durante un evento celebrado en 2010, Chávez invitó a una joven universitaria a subir al escenario. El mandatario la recogió y la sostuvo en sus brazos mientras esta hablaba por el micrófono.



Otra de las ocasiones en las que Chávez mostró su cercanía con los jóvenes venezolanos fue, como muestra el siguiente vídeo, tras la emisión de su programa 'Aló Presidente', bailando a ritmo de rap.



También tuvo la ocasión de mostrar sus dotes con el rey de la canción mexicana, el mexicano Vicente Fernández.

 


"Me voy a meter a mariachi ahora", dijo Chávez durante una reunión ministerial, justo antes de ponerse a tocar la guitarra, en una de sus últimas apariciones antes de las elecciones.

 

Comentarios Normas para comentar

  • Comentarios con Facebook (37)
  • Comentarios con RT (8)

En su opinión, ¿qué país dará asilo político a Snowden?

sepa más »
Algún país de América Latina
Rusia le permitirá entrar en territorio nacional
Ninguno, se quedará viviendo en la terminal del aeropuerto
Algún país de Asia
Algún país de la Unión Europea

Últimas noticias



Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/88296-chavez-baila-canta-video-venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario