VERSOS QUE ILUMINAN... PALABRAS QUE QUEMAN

miércoles, 1 de octubre de 2014

"Amor Porteñato en La Buenos Aires de Ayer, Hoy Y Siempre..." Opera Porteñata, algunos la llaman lunfarda y otros rantifusa... de Francisco Alvero El Juglar De La Libertad

AMOR PORTEÑATO

en "La Buenos Aires de Ayer, Hoy Y Siempre..." 

 Algunos la llaman lunfarda, otros rantifusa la llaman... Mas, no pueden ignorarla.

   OPERA PORTEÑATA en Un Acto: La Vida

 de Francisco Alvero El Juglar De La Libertad





Tiempo  Y Escenario:  
Aquí Y Ahora. 
Con La Mirada Puesta En El Ayer Y En El Mañana.  



Personajes:  



Malena (Cantora de tangos) Contraalto.




Reynaldo (Cantante de Zarzuela, loco enamorado) Barítono lirico


Don Octavio (Critico de Opera) Bajo




Doña Elsita (Poetiza rantifusa) Mezzo


Mimi (Soprano ligera, mas no liviana menos una cualquiera) Soprano 

Luciano (Tenor del carajo, marinero) Tenor ligero




Juez del caso, Comisario, Compadrito, Compadre, Comadre... 


Coro de picaflores, chabones y parroquianos. Musas, bailarinas y demás. (Tenores, barítonos, bajos, Contraaltos, mezzos, sopranos)


Yo, tu, el, nosotros, vosotros y ellos?
Nah...
Vos y yo, nosotros, quien mas sino?




O B E R T U R A  LUNFARDA Y RANTIFUSA 


N A C I O N A L   Y   P O P U L A R   ESTA LA MUSA...

 
 Opera Porteñata,
que algunos llaman lunfarda
y otros, Rantifusa.

En versos que te vaten la justa
 Con una pizca de cocoliche, 
que no es lo mismo que chocolate

pero endulza, ay,  como endulza 
el alma popular,
Sin duda en un parpadear.

Junto al criollo cantar
de entrañas quechuas antiguas
 y de quien sabe que mas,
Esta opera se inspira

Porque nació en el rrioba,
y en el río se volvió cantar
de la plata saco su brillo
del puerto, su humildad

 No te hagas mucho bardo, 
Tratando de descifrar
si fue el tango quien la enamoro
o la opera quien lo llamo

Compadre, compadrito!
te lo digo en un canto
o en un solo grito
ni un rollo no te hagas jamas!


Acto 1 en un Acto



Un viejo critico de Opera
una joven poeta de barrio
Un cantante de Zarzuela
y una cantora de tangos.


Una soprano de lujo
y un tenor del carajo,
zarpado de marinero
a la fiesta se fue arrimando

Como quien no quiere la cosa
de a poco, medio colaseando
jetonearon la entrada
y la salida no hallaron.

Un coro de picaflores,
chabones y parroquianos,
al sentir tanto alboroto
haciéndose el zota pispearon

Una curiosa de aquellas
y un loco enamorado
Una mañana cualquiera
Cara a cara se encontraron

y entonces, 
Ella tanguera
El, cantante de opera y zarzuela
sin querer queriendo
sin decir, diciendo,
sin pensar, pensaron...

Por que no contar lo nuestro
cantando como soñamos?
Y con ansias de amar, se amaron
y esta historia así engendraron.


Ni el silencio quedo callado
ni la luna ni el sol, apagados
ni un segundo se piantaron
pa no perderse el debute añorado,
tan pomposo y esperado
de esta opera criolla del barrio
que hasta los mudos cantaron
y los cojos la bailaron


Con tristezas bandoneoneras
 esas que nos pueblan el alma entera
cuando el frío de la nostalgia
el cuero nos  arranca 
 Agridulce orgía de violines
de una noche estradivarius

Hasta aquel rincón del alma
de arrabalera esperanza
que a todos nos golpea
como golazo de cancha
hasta ese lugar recóndito
cosquilleo esta ilusion parda

Desde el chabon a la mina,
No hubo uno que aflojara
pues cuando la sangre ladra
es de otario el esquivarla.
Sea esta de opera
o de milonga baya.


Una poetiza petiza
retraída, mas no callada
con mirada entrecortada
manyaba lo que pasaba

 Partera de tiempos verdes
diviso al alba un pincel esquinado
que jocosamente dibujaba
las horas del amor porteñato.

Las del Buenos Aires de siempre
de ayer, hoy, mañana o pasado
La de entonces y de antaño,   
la de nunca y la de cuando...



- Las divas del tango,
tal vez se preñaron
de las luces del Maipo
ay, como olvidarlo!
mas al ver al Colon
Con el también soñaron

Bebieron su aroma
de azul principado
aunque de lejos
  nomas lo relojearon
Cual flores del fango
con su peculiar color
y sabor a lunfardo

Ah, y entonces así nacieron
o renacieron cantando
  al igual que aquellas, musas porteñas
otras musas musiqueras. 
Violeta y Desdemona
de esta noticia se alegran

La Carmen, La Aida, 
La Fedora, La Lucia
La Norma y La Manon 
también del fango fueron flor
las minas de la opera
se atrevieron, por que no?
  

Las minas de la Opera
de la zabiola o la zabeca
de esa gran poetiza Doña Elsita
empezaron a brotar
como manantial aguita
mas no por la guita
sino por contar/ cantar unas cuitas

Y entonces la traviata 
se volvio turuleca
y la musa siguió siendo musa
pero muzarella...
al verre o al reves
en lunfardo o en "prefeto" castellano


El critico Don Octavio
de prejicios ataviado
en principio a la poetiza
responsable de esta misa
la mando en gayola - o garufa -
sin mediar ni media tinta.

Mas, al rato de pensarlo,
tal vez por remordimiento,
la miro con desconfianza
y le dijo con italo acento:
- Creo no es para tanto!
ella pago la fianza y le sonrió un rato.

El cantante de Zarzuela,
barítono de corazón
muy galante y seductor
Izo facto ante el juez así exclamo:
 - Si el tango es lírico!
Como la opera, si señor!

- Es un drama de cinco minutos,
Como Placido Domingo 
bien lo ha dicho alguna vez
por lo tanto, lo veo bien
que esta opera, lunfarda sea llamada 

Y mucho mas, teniendo en cuenta,
que de ella me enamore
Ella es cantora porteña,
 de la cabeza a los pies
de tangos, valses y milongas
de Buenos Ayres de ayer


La cantora de tangos, 
morocha del abasto
Percanta con voz de alondra
dijo sin dudarlo y mimosa

 - Si el tango es aurora
Aurora del pueblo y nada mas
quien negarle podrá
como a la opera su libertad?

Nadie adueñarse lograra
asi y aunque lo declaren 
patrimonio de la humanidad
no se, si para bien, o para mal.

 Una joven y esbelta soprano ligera,
mas de voz, no de otras yerbas
dijo muy orgullosa y canchera 
- claramente  remarco una cosa

- La opera, ante todo 
es teatro cantado, nacido de abajo
Y como tal, abraza al tango
para amarlo de verdad.

Un tenor que venia al paso
como bajando del barco
dijo también al pasar
pues no lo pudo evitar

- Como no me va a gustar!
Si la opera es mujer
y el tango es macho!
de esa conjunción, nace el milagro!

Un coro de picaflores
dieron el si a sus primores
unas ninfas que llegaban
con ansias de todo, también bailar
Ellos le cantaron las cuarenta
mas no se hicieron esperar.

Chabones y parroquianos
de esto no se extrañaron
y dijeron susurrando
a quien quisiera escuchar :

- el hombre, que se jacta y alardea
es como el perro que ladra y babea
  no muerde la mano... mi hermano
eso ni dudarlo.


Como sintiéndose la reina
suspiro de pronto la tanguera
aportando a la noche aquella
su ultima estrella
tan brillante y trasnochada,
pedacito de alborada

Exclamando casi extasiada
dijo a todos y a ninguno
- tango... opera... 
sombra y sol, 
Huella y arado,
 del porvenir soñado


El, un loco, 
loco de amor enamorado 
dijo o quizás grito 
su sentimiento sagrado
Verdiano o piazzoliano
por que no?

- Viva el tango, Viva la opera!
  expresión del amor!
 son el drama y la comedia
de los dos, para los dos
Con el do de pecho o no!
pero que viva, si señor!

Y así termina esta historia
una mas, mas no una cualquiera
entre el tango y la opereta
de la Buenos Aires sin vueltas.

porque aunque las horas no vuelvan
porque se vuelan
lo que se canta de alma,
 ojala nunca se pierda!


fin.




A M O R

 P O R T E Ñ A T O

en "La Buenos Aires de Ayer Y Siempre..." 

 

Algunos la llaman lunfarda, otros rantifusa...  Mas, no pueden ignorarla.

 OPERA PORTEÑATA 

de Francisco Alvero El Juglar De La Libertad







                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario