VERSOS QUE ILUMINAN... PALABRAS QUE QUEMAN

jueves, 20 de junio de 2013

"FUDEPP Kausachun...Grito de libertad! " Retoño del Cusco y de la lucha popular De FRANCISCO ALVERO CANTA




"Kausachun...Grito de libertad! "   
Retoño del Cusco y de la lucha popular
   
(Huayno) 

de Francisco Alvero El Juglar de la libertad


El ha nacido en Cusco, Luchador sin igual. Como Tupac Amaru,  gritó por libertad
En tiempos de violencia, de lucha popular, criado en la pobreza, como no se iba a alzar?
El compañero ofrendó, Su vida por un ideal

En una guerra interna, también se desangró. Como tantos peruanos, que sufrieron horror
Guerrilla y militares, Con odio y con rencor, siendo que eran hermanos, de clase y de nación
Después de todo eso, Perú te pido: reconciliación

Y grito libertad para Rolando! Un sobreviviente del Frontón
Y grito dignidad para mi pueblo, y pido que se escuche nuestra voz!
Libertad, libertad a los presos por luchar
Luchare hasta alcanzar, la victoria popular

 Como hijo de la clase, Adónde iba a luchar? Si el era un campesino, Proletario por demás
Adonde, hermanos míos, adonde iba luchar? Sino en aquella guerra, tan cruel y desigual
Pregunto entonces, hermanos míos, una vez más.

Después de años de fuego, la guerra terminó, Aunque pa’ los de arriba, pareciera que no! 
Hiriendo más al pueblo, agrandan su dolor! Con leyes proscriptivas, quieren callar su voz
 Lo sigue arrinconando aquel estado, cómplice y traidor

Y grito libertad…

 La lucha continúa, en el Perú de hoy.  Derechos fundamentales, del pueblo trabajador
Son siempre atropellados, sin mínimo pudor Como no unirse hermanos, contra esta explotación?
De transnacionales junto al Estado cómplice y traidor

  Porque aun en democracia, persiste la opresión, contra los compañeros, hayan peleado o no
La guerra es terrorismo, lo dice el gran señor Sino es negacionismo, castigo habrá del peor
Pregunto si es delito,  contradecir esta imposición

Y grito libertad…

Lo dice cierta izquierda, por un puesto mayor,   los medios de derecha, su mayor portavoz
 mientras pa’ los de abajo, no existe explicación,  Siguen los postergados, me duele el corazón
Si la verdad me miente, en quien podría fiarme yo?

 Ahora es el momento, de hablar de cara al sol!  Ahora, hermanos míos! Amnistía y reconciliación
Para cerrar heridas, no existe ya otra opción! Que avanzar decididos, y llenos de valor
 Hacia una fraterna, abierta y clara reconciliación!

Y grito libertad…

Kausachun mis hermanos, Kausachun de verdad. Kausachun compañeros, Kausachun libertad!
Kausachun Ayacucho, Kausachun Tawantinsuyo. Kausachun Bagua y Lima, Kausachun Arequipa,
Kausachun hermanos, vivan las luchas de norte a sur!

Kausachun Perú libre, Kausachun mi Nacion, Contra la explotación, por siglos de opresión
Memoria, verdad y justicia. Sin estigmatización. Kausachun Qosqo mio, Kausachun hijos del sol
Ay, mi Peru querido, yo solo te pido reconciliación









DOMINGO, 17 DE FEBRERO DE 2013

Rolando Echarri Pareja, peruano, militante del Movimiento por la Amnistía y los Derechos Fundamentales (MOVADEF), fue detenido en Argentina con fines de extradición. Estuvo refugiado en Bolivia y reconocido como perseguido político. Sin embargo los grupos parapoliciales peruanos llegaron hasta allí intentando represalias. Hace 3 años que está en Argentina. Solicitó refugio político y acreditó con abundante documentación su carácter de perseguido político. Durante ese tiempo se presentó cada dos meses a firmar dando cuenta de su legalidad y estando a derecho. Hace dos meses fue detenido para extraditarlo. La justicia peruana lo acusa de: haber agitado una bandera roja con una hoz y un martillo; haber pintado consignas en las paredes y haber efectuado volanteadas en la puerta de una radio. La Asociación Gremial de Abogados convoca a una reunión el día lunes 25 de febrero a las 17.00 en el salón de actos del subsuelo de ATE seccional Capital, en la calle Carlos Calvo y San José.

Convocamos a todos para informar la situación de los compañeros peruanos sometidos a extradición 

Rolando fue uno de la veintena de sobrevivientes de los trescientos prisioneros políticos asesinados en el penal de la isla del Frontón, en Perú. Lleva aún en su cuerpo las secuelas de las balas y metralla recibidas. Estuvo detenido dos veces y en ambas recuperó su libertad. Fue absuelto, es decir, no hubo condena. Por supuesto continúo su militancia política, lo que le valió hostigamientos y persecuciones de todo tipo.

Estuvo refugiado en Bolivia, reconocido por el ACNUR como perseguido político. Sin embargo los grupos parapoliciales peruanos llegaron hasta allí intentando represalias.

Hace tres años que vino a la Argentina y apenas ingresó se presentó ante el CONARE, o sea la Comisión administrativa que se encarga de los refugiados. Solicitó refugio político y acreditó con abundante documentación su carácter de perseguido político en su país.
▲ Cerrar
Y en los últimos tres años se presentó cada dos meses a firmar dando cuenta de su legalidad y manteniéndose a derecho.

Ahora fue detenido dentro de la oficina del CONARE con fines de extradición. De nada ha valido para el gobierno argentino el reconocimiento del ACNUR como perseguido político en su país.

El gobierno argentino avasalla diferentes normas, acuerdos y tratados internacionales y afecta el propio artículo 75 inciso 22 de nuestra constitución nacional.

Al igual que en el caso de los seis campesinos paraguayos se lo detuvo justamente en el lugar donde deberían respetársele sus derechos.

Otro de sus compatriotas que sufre actualmente igual situación, es Juan Manuel Carranza Laurente, integrante en Perú de la Asociación de Abogados Democráticos organismo que - al igual que nosotros - defiende presos políticos.

Exactamente igual que la doctrina Garzón de "todo es ETA", el gobierno y la justicia peruana aplican "todo es terrorismo". Se es terrorista por ser abogado de presos. O se es terrorista como Rolando Echarri por producir acciones proselitistas legales.

Veamos los cargos que la justicia peruana tiene contra Rolando: 
1) Haber agitado una bandera roja con una hoz y un martillo
2) Haber pintado consignas en las paredes
3) Haber efectuado volanteadas en la puerta de una radio

Con estos cargos el gobierno argentino ordena detener a Rolando en forma traicionera y violando toda la historia argentina de refugios y asilos. Y con estos cargos el juez federal Canicoba Corral ordena mantener la detención que ya lleva dos meses y seguramente se prolongará.

Pedimos se acompañe a la Gremial de Abogados en esta tarea de evitar que estos compañeros vayan a ser extraditados y sometidos a una justicia lacaya que defiende los intereses de los grupos económicos y las oligarquías dominantes en Perú.

Pedimos solidaridad con el compañero detenido en el penal de Ezeiza, pedimos se lo acompañe y visite, solicitamos la mayor unidad posible en esta situación como ya lo hemos hecho y demostrado en otros casos que nos ha tocado defender.

Llamamos a todas y todos las compañeras y compañeros, a las organizaciones, a reunirnos el día lunes 25 de febrero a las 17:00 en el salón de actos del subsuelo de ATE seccional Capital, en la calle Carlos Calvo y San José.

ASOCIACION GREMIAL DE ABOGADOS - Buenos Aires, Argentina - Febrero 2012

Agencia Walsh, 17 – 02 – 13





"El sistema a traves de sus medios de desinformación 


hacen creer que la lucha de los pueblos es terrorismo,

 mientras que a la dictadura y opresión 

le llaman democracia y libertad." Alex Pimentel


















---------------------------------------------------------------------









En Memoria a RICARDO JORGE PEZO JULA, asesinado en el genocidio del Frontón..


Es la imagen de RICARDO JORGE PEZO JULA, devenido en Prisionero Político por su actividad política al servicio del pueblo.
Él fue detenido en noviembre de 1983.
Es asesinado en el genocidio del Frontón, el 18 junio de 1986.
Imagen







PRISIONEROS POLÍTICOS EN EL FRONTÓN, 09 DICIEMBRE 1983


EL DIARIO
VIERNES, 09 DICIEMBRE 1983
El alcaide y un vigilante fueron tomados de rehenes por los reclusos del Pabellón Azul, acusados por delitos de terrorismo, los que se atrincheraron con mesas, catres y colchones.
Imagen
El alcaide Julio Carhuanca Chuquilca y el vigilante Luis Farro Salazar, permanecían en el poder de los amotinados, hasta el cierre de esta edición. Luego de una última negociación realizada por una comisión de la Dirección de Penales , encabezada por Armando Castrillón, los reclusos impusieron como condición para liberar a los rehenes, que hoy a primera hora de la mañana viajara a la isla una comitiva y un abogado, los que recibirían de parte de los reclusos  cuenta de sus reclamos.
Imagen
No obstante en la isla permanecían 50 guardias republicanos, integrantes de los Llapan Atic, dirigido por un mayor, los que mantenían un  fuerte  cerco al pabellón.
Imagen
LOS HECHOS
Inicialmente los amotinados dieron un plazo hasta las 12 de la noche, para que las autoridades penitenciarias dieran atención a su reclamo. Los reclusos se quejan de una serie de irregularidades, entre ellas la mala alimentación, la deficiente calidad del agua y también en solidaridad con los prisioneros políticos de Lurigancho, que fueron objeto de una violenta requisa el sábado último.
Imagen
Otros reclamos refieren al trato dado a los familiares, la exigencia de carnetizarse  y la prepotencia que hacen las revisiones antes de su ingreso al penal.
Imagen
Imagen
Imagen



Imagen

EN MEMORIA A JOSE RIVERA DAVILA..

Jose  Rivera  Davila
Prisionero político del PCP asesinado en el genocidio del  Frontón, el 18 de  junio de 1986.

Fue detenido en noviembre de 1983 en la ciudad de Lima.
Imagen







Lucha estudiantil contra la Ley Universitaria 23733..


LUCHA ESTUDIANTIL CONTRA LA PROMULGACION DE LA LEY ALAYZA-SANCHEZ, DURANTE EL GOBIERNO DE BELAUNDE TERRY. Esta lucha nos deja 02 estudiantes asesinados en la UNCP y UNMSM..
El 9 de diciembre de 1983 se promulga la Ley Universitaria N° 23733 denominada “Alayza-Sánchez”. En lo ideológico, parte del humanismo burgués adobado de concepciones medievales devenidas en personalismo cristiano que sostiene que el hombre es un ente abstracto espiritual y pretende desgajarlo, en cuanto ser social concreto, del medio social en que se desenvuelve, con el claro objetivo político de negar la lucha de clases; todo lo cual se puede ver claramente en los “fines” (Art. 2°) que establece para la marcha de las universidades.
Imagen
Son los estudiantes de la UNIVERSIDAD NACIONAL DE INGENIERIA, en protesta contra la promulgacion de la Ley Universitaria 23733, o Ley Alayza-Sanchez. Es la Avenida Tupac Amaru. Esta lucha nos dejó 02 estudiantiles asesinados por las FFPP. Ya viviamos el contexto de la guerra interna. Ya se sabia la desaparicion de decenas de campesinos en Ayacucho.

En cuanto a la gratuidad de la enseñanza, se la negaba al establecer su “suspensión temporal” cuando “se registre deficiente rendimiento académico” (art. 78 tercer párrafo), ocultando que las causas de este problema, en la mayoría de los casos, son económico-sociales derivados de la situación de hambre y miseria en que este sistema somete al pueblo; en todo caso, si de suficiencia cognitiva se trata, ésta ha sido demostrada en el examen de admisión. A lo cual hay que añadir que se da carta blanca para la recaudación de “recursos propios” (art. 79) que siente las bases para la progresiva privatización de la universidad, eximiéndose así la obligación del Estado de sostener el presupuesto para su funcionamiento; sumándose a esto que los escasos recursos que asigna el Estado serían otorgados “con magnitud adecuada”, “de acuerdo con sus méritos y necesidades”, descarado condicionamiento que buscaba ahogarla económicamente.
Imagen
Se observa enfrentamientos entre los estudiantes y la policia. Esta lucha dura varios meses en todo el pais..







Antonio Diaz Martinez..


SEMBLANZA DE ANTONIO DÍAZ MARTÍNEZ
Por: Catalina Adrianzen (*).
Antonio Díaz Martínez (1933-1986), ingeniero agrónomo y sociólogo rural peruano.
Fue asesinado en el penal de Lurigancho el 18 de junio de 1986, cuya matanza fue ordenada por  García Pérez.

Imagen
Nació en Chota, provincia de Cajamarca, tierra bravía, de rebelión, de «macheteros», como dicen, fue el terruño de Antonio. Allí nació un tres de Mayo, Día de la Cruz. Su infancia y adolescencia estuvieron ligadas profundamente a la naturaleza, así como al cultivo espiritual de sus padres. Tercero de la familia de siete hijos, era el encargado del cuidado de los animales de la quinta, de la chacra, que sus padres tenían en las afueras de la ciudad.
Estudió Letras y se doctoró en Filosofía, en San Marcos, pero prefirió regresar y quedarse en la pequeña provincia, en su digno cargo de Profesor Secundario.
Ya en Lima, estudió con las dificultades materiales del hijo provinciano de una familia numerosa. Pero contó con el apoyo de su hermana mayor, y encontró un espacio cálido en la Universidad de la Molina, donde compartió sus estudios, inquietudes y sus ilusiones con excelentes amigos, cómplices de cuitas y confidentes de sueños. Uno de ellos su inolvidable compañero César Benavides, muerto prematuramente. En el cuarto año de Agronomía, advierte en su Certificado de estudios que opta como cursos electivos por Psicología de la Educación y Principios de la Enseñanza, entre otros de carácter técnico. Y al año siguiente, 1957, por Extensión Agrícola, Métodos de la Enseñanza y Prácticas de la Enseñanza. Lo que revelaría, de algún modo, su interés por la Educación, que materializará más tarde con el ejercicio de la docencia universitaria.
Fue recluido en el Sexto, donde le tocó vivir situaciones dantescas como la de marzo y otras de 1984, entre los presos comunes y la policía. En sus cartas escribe: «… Hoy ha sido nuevamente otro día intento, brusco, donde la mugre, el dolor, la droga y la desesperanza se revuelcan frente a un poder reaccionario y violento que no hace nada por cambiar las cárceles; o más bien hace lo posible porque los hombres que han delinquido se hundan más» (Fragmento. 24 de Agosto del 84). En Junio se refiere a la instrucción que toman en El Sexto «a los 33 inculpados de los sucesos. Los periódicos dicen que yo también estoy inculpado (como supuesto colaborador de los amotinados); la reacción no sabe como involucrarme aún teniendo conocimiento de que yo nada tuve que ver y que al contrario mi vida sufrió grave riesgo».
Posteriormente fue trasladado a Lurigancho. Allí sobrevive al genocidio del 4 de Octubre. Días después describe los hechos: «En medio del desorden se levanta el sol; mientras en la montaña un relámpago de fuego» arde victoriosa la G.G.G., aquí en el centro y entraña del monstruo sólo pueden recurrir a la matanza, genocidio y masacre. Dentro de su operativo, la reacción entró a rodear el Pabellón Británico con un tractor para arrancar las ventanas, dinamita para tumbar paredes (estando nosotros adentro), bombas incendiarias, lacrimógenas, urticantes, etc., 100 G.R. bien pertrechados hicieron el ataque; el asedio duró 6 horas. Yo salí casi ileso, pero ya afuera me masacraron los G.R. (si no me mataron es porque ya estaba afuera, pues al final, ellos entraron a rematar a la gente adentro y luego con el incendio que generaron prendieron heridos y muertos)…. Lo emocionante fue cuando tirados boca abajo los 250 sobrevivientes, mientras los G.R. apaleaban y masacraban, se empezó a cantar nuestras canciones. Demostrando una vez más… que la represión no acalla la revolución, y que sobre los escombros se levanta el orden… Anoche hemos estado en una habitación (cuadra) y allí amontonados hemos pasado la noche. El optimismo, las canciones, la decisión y energía; el entusiasmo y el espíritu de lucha no nos abandona en ningún momento…» (Fragmento de Carta del 6 de Octubre, 1985). «… Los dos días que hubo visitas vinieron mucha gente; hasta de provincias a ver a sus parientes presos: a algunos los encontraron, a otros no. El hecho es que de los 50 compañeros que nos faltan, sólo aparecen 34; el resto no sabemos adónde los habrán llevado o enterrado. Nos cuentan los que han ido al Británico que está como si fuera un pabellón bombardeado e incendiado. Los murales que los prisioneros de guerra pintaron con el Presidente Gonzalo han sido intencionadamente destruidos, como si se despedazara un mito. Todas las instalaciones que nosotros logramos construir con amor y paciencia para buscar un relativo bienestar, trabajando más de dos meses íntegros, han sido derruidos con ensañamiento en un solo día…» (Fragmento. Jueves 10 de octubre de 1985). «Y el revés que sufrimos se ha transformado en un éxito político por la acción del P… La actitud asumida por la gran mayoría de combatientes ha sido y es la del heroísmo revolucionario. La sangre derramada por los compañeros son rojas banderas tremolantes que convocan a proseguir la lucha; y ésta es la decisión de los revolucionarios… Nosotros exigimos el cumplimiento del acta firmada en Julio y que consigamos el reconocimiento [28] de presos especiales y otras conquistas …» (26, octubre 1985). «…Llevando la pobreza de sus mochilas guerrilleras acentuada por la prisión pero la felicidad en el rostro por haber conseguido una victoria política, los prisioneros de guerra desfilaban aquel amanecer del jueves 31 camino a una nueva lúgubre ubicación dentro de la prisión. La prensa, la TV, las altas autoridades de «Justicia» observaban entre atónitos, sorprendidos y respetuosos aquel desfile como salido de las entrañas del infierno con rumbo a la esperanza. Así culminó este intento reaccionario por reclasificarnos, separarnos, aislarnos después de 4 semanas de haber matado a 30 de nuestros compañeros y en la creencia de que ese genocidio había mellado nuestra voluntad… actuamos pertrechados de la poderosa ideología de la Clase y poniendo en juego la más alta audacia y la decisión de asaltar los cielos antes de dejarnos aplastar o morir combatiendo arrancándole lauros a la muerte» (Viernes 10 Nov. 1985).
En prisión, como sus compañeros, no cejaba en la permanente denuncia de la situación de los presos políticos en los Tribunales, incluso dos días antes del magnicidio, el lunes 16 de junio (El Nuevo Diario y las Revistas Equis y Cambio, así lo consignaron).
Y fue abaleado el 19 de junio de 1986, en el genocidio contra los presos políticos de Lurigancho, el Frontón y la Cárcel del Callao, donde cayeron asesinados más de 300 prisioneros entre obreros, campesinos, artesanos, estudiantes, profesores, abogados, ingenieros, poetas, músicos, pintores. Y en Lurigancho, lo dejaron, con vesania, para el final. No quiero imaginar el intenso dolor que habrá experimentado su corazón, su alma, al ver morir uno a uno a sus queridos compañeros, a esos hermosos combatientes que no cejaron hasta el final, que vencieron a la muerte..


¡ABAJO LA PERSECUCIÓN POLÍTICA EN EL PERÚ!

¡LIBERTAD A LOS DIRIGENTES Y ACTIVISTAS DEL MOVADEF!
¡ABAJO LA PERSECUCIÓN POLÍTICA EN EL PERÚ!
LIMA, PERÚ, ABRIL 2014
Imagen







PERU : HISTORIA DE LUCHA DE CLASES..

PERU: HISTORIA DE LA LUCHA DE CLASES
Autor: Prof. Teodoro O.
Publicado en septiembre 2007
En la historia de la humanidad, todo el proceso de transformación de modos de producción ha sido a través de guerras. Para pasar de la comunidad primitiva al esclavismo se vivieron grandes guerras de dominio, sin las cuales no hubieran surgido las poderosas sociedades esclavistas como Egipto y Roma. Para pasar del esclavismo a la feudalidad, los esclavos se rebelaron en innumerables guerras contra los esclavistas, siendo el más destacado la rebelión de Espartaco, hasta que consiguieron dejar de ser vendidos como animales y se entró a la feudalidad, con un interregno de cuatro siglos en los que también hubieron guerras de diverso tipo.
Imagen
En la historia de la humanidad todo proceso de transformación ha sido a través de guerra..
Más, el nuevo sistema impuesto no acabó la opresión, los oprimidos devinieron en campesinos siervos de los señores feudales contra los cuales volvieron a levantarse en inmensas y tenaces luchas por arrancar tierras que trabajaban y les pertenecían y por destruir la feudalidad. Entre los propios feudales se desataron multitud de contiendas entre pares para definir quien era rey, y entre los reyes de un lugar y los reyes de otro se vivieron intensas guerras por el poder hasta definir los poderosos reinados europeos, por ejemplo el imperio español o la Rusia zarista, o el imperio manchú en Oriente.
También en la feudalidad, así como hubo guerras entre señores feudales, se produjeron feroces guerras por el poder político y económico entre los jerarcas de la Iglesia Católica, entre los papas, entre los obispos, caso del conocido papa Borgia y familia. Es además parte de la historia de la Iglesia Católica las guerras de las Cruzadas para imponer su religión en otras partes del mundo, o el atroz exterminio de los nativos peruanos y latinoamericanos cuando conquistaron América con sus espadas y sus cruces divinas, con las salvajes reducciones de los Jesuitas.
Imagen
Luego, derrumbada la feudalidad se desenvolvió el capitalismo y desde que apareció lo hizo en medio de guerras para conquistar, defender y consolidar su poder, de las más sangrientas que ha conocido la humanidad; por ejemplo, la Guerra de Secesión en EEUU que en cuatro años (1861-1865) cobró medio millón de víctimas, o las dos guerras mundiales en el siglo XX que ocasionaron más de 60 millones de muertos; todo esto sin contar las continuas agresiones de los países imperialistas contra las naciones oprimidas. Según estudios realizados, desde el siglo XV a.n.e. hasta la II Guerra Mundial, ni el 10% del tiempo transcurrido ha sido de paz; por tanto, ¿a qué viene eso de “visión esquemática del mundo y la historia… que justificaba la violencia”? La historia es la que mejor desmiente esta posición.
Es más, ¿es nuestra historia ajena a esta ley histórica? Si vemos el país, los hombres llegaron hace veinte mil años y comienza a desenvolverse la comunidad primitiva. Hace unos dos mil años ya teníamos un gran sistema agrario y había surgido una institución social que caracteriza la expresión comunitaria agraria de nuestro pueblo: el ayllu. Vinieron los sobrantes, los excedentes y surgió la diferenciación, las tribus pasaron a ser confederaciones y se fueron generando las clases y la propiedad, y con ellas las guerras. Con Chavín se forma un aparato represivo inicial, pero aún no hay ejército ni aparato burocrático propio de una organización estatal. Hacia el siglo VII d.n.e. comienza a desenvolverse el Estado con Huari, luego viene el imperio incaico, el único de América, que desenvolvió un esclavismo estatal tipo egipcio donde el Estado era el propietario de los medios de producción, tierra y esclavos principalmente, y que estableció su dominación a través sangrientas guerras de conquista.
Luego vino la conquista española que se impuso aplastando la resistencia de los indígenas y utilizando las luchas internas dentro de los conquistados. No es cierto que los esclavistas incas doblaron las rodillas, resistieron y defendieron el orden de explotación que habían instaurado, destocando Manco Inca, pero como era sistema carcomido basado en la explotación se hundieron al choque con un orden superior.
Con el virreinato se impuso un sistema feudal-colonial en el país, los campesinos resistieron y se defendieron, pero fueron derrotados aunque no doblegados. Llevados a las minas, su sangre la convirtieron en oro y plata que llevaron a Europa y sirvió para el desarrollo del capitalismo. De doce millones este pueblo fue reducido a poco más de un millón. Sistema colonial que para mantenerse tuvo que enfrentar grandes levantamientos campesinos como el de Juan Santos Atahualpa y Túpac Amaru, que llegó a levantar 100 mil hombres y puso en grave riesgo el dominio virreinal y removió América; movimiento derrotado pero que socavó el orden preparando condiciones para la posterior emancipación, hecho histórico que nos demuestra que las luchas no se emprenden en vano, que en un momento histórico determinado las clases nuevas puede fracasar pero su lucha va barriendo escollos y permite que los procesos sociales avancen.
Imagen

Luego viene propiamente la emancipación que tiene tres partes: primero, en el siglo XVIII levantamientos campesinos, Túpac Amaru por ejemplo; segundo, levantamientos en ciudades como la de Zela en Tacna, y las guerrillas, resaltándose las de Cangallo y Yauyos a más de muchas otras; tercero, enfrentamiento de grandes ejércitos que rematan las gestas libertarias con San Martín y Bolívar, definiéndose en la batalla de Ayacucho en 1824 el rompimiento con la corona española.
En la República seguían mandando los terratenientes enfrentando a sangre y fuego grandes luchas campesinas, entre ellas la de Atusparia y Ushco Pedro o la de Llaccolla en Ocros. Aquí tenemos el negro capítulo de la guerra con Chile donde se enfrentaron ambos países movidos por los intereses de Inglaterra y Francia que buscaban nuestras riquezas del guano y el salitre; guerra que frenó el incipiente desarrollo capitalista del país y mostró el sucio papel de las clases dominantes, parte de las que les capitularon ante Chile. Sin embargo, hay que resaltar la heroica resistencia de las masas contra el invasor en defensa del pueblo y la integridad territorial, resistencia que tuvo especial fuerza en las serranías del centro-sur del país donde se formaron guerrillas; Cáceres, un militar terrateniente, cumplió un papel importante en esta circunstancia. La guerra llevó al hundimiento de la economía del país.
El siglo XIX nos va a dejar el pasar de ser colonia a semicolonia, y de ser feudal a semifeudal. Hacia fines de siglo comienza a desarrollarse el capitalismo burocrático ligado al imperialismo yanqui que desplaza al dominio inglés, y se inicia el desarrollo de la sociedad peruana contemporánea. Surge el proletariado moderno y cambian los términos de la lucha política.
Imagen
En síntesis, dos lecciones: primero, son los hechos políticos y militares los que han definido los grandes cambios en el país, quedando claro que primero se da el hecho militar y después el cambio político; segundo, el pueblo, desde el surgimiento del Estado, siempre ha luchado contra sus opresores y explotadores, aplicando la violencia revolucionaria con los medios que ha tenido a su alcance, conquistando y defendiendo sus derechos a costa de su sangre, bregando en última instancia por instaurar un nuevo orden social; siendo las luchas campesinas las que más han remecido los cimientos de la sociedad.
En lo que respecta al siglo XX, el proceso del capitalismo burocrático ha sido expuesto a grandes rasgos a lo largo del presente trabajo y en el cuadro “El Proceso del Capitalismo Burocrático…” se ha buscado hacer un resumen del mismo. En tanto que el desarrollo del camino democrático, el camino del pueblo, ha sido también pormenorizado en lo fundamental, destacándo tres períodos de alto desarrollo: los 20, en que la clase obrera conquista las 8 horas y constituye su vanguardia, se desarrollan los movimientos campesinos en la sierra sur por tierras y los del proletariado agrícola, además de las luchas universitarias por la Reforma; los 60, un gran movimiento en nuestras serranías que movilizó entre 300 a 500 mil campesinos guiados nuevamente por “tierra para quien la trabaja”, la clase obrera, principalmente los mineros, desenvolvieron a su vez un gran movimiento huelguístico, así como la elevación de la lucha universitaria; los 80, en que el desarrollo más amplio de la lucha popular en todos los frentes de masas y todos los terrenos de la lucha se compaginó con el desarrollo de la acción armada.
Imagen
Esta es pues, la historia del pueblo peruano, malgrado lo que digan los tergiversadores y negadores de tan heroica brega que, compaginados con la ofensiva imperialista, buscan castrar la tradición de lucha en la historia de los pueblos para dar sustento a su dominación, creando seudo teorías como el ya fracásado “fin de la historia” de Fukuyama.
Así, en conclusión, no son los hombres los que recrean en sus cabezas un “imaginario violento” o se forman con una “sensibilidad radical”. La violencia está inscrita en el mismo proceso histórico de la humanidad, el margen de la voluntad de los individuos. Es más, incluso en los períodos en que no hay guerras, en que aparentemente hay paz, hay violencia, lo que algunos han dado en llamar “violencia estructural”, es decir, la violencia que ejerce el mismo sistema opresor y explotador todos los días, cada minuto, cada segundo contra las masas populares, que se expresa en el hambre y la pobreza, la desocupación y el abandono en que pretende ahogarse al pueblo. En nuestro país, por ejemplo en los más de 60 mil muertos por tuberculosis del 80 al 2000, o en los 21,000 niños que mueren al año según el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, datos al 2005) y que, desde 1980 ascienden a 700,000 menores muertos antes de cumplir los cinco años, por citar sólo algunas cifras.
El Estado Peruano haciendo abuso de su poder primitivo y buscando sepultarlos de por vida en la prisión, urdía de nuevos procesos en contra de ellos contra el mismo delito y hechos de materia del mega-proceso.
Imagen
Declaración de Osmán Morote : “Reitere dicha denuncia señalando que tales maniobras judiciales en nuestra contra, tenían una clara raíz y decisión política y ello estaba refrendado por las continuas declaraciones en mi contra, como de mis coacusados.”

Apoyar activamente la brega contra este plan político reaccionario y contra la negra intención de hundirlos en prisión para siempre.



La Guerra Popular en el Perú, CONFLICTO INTERNO o GUERRA INTERNA Calificada como TERRORISMO por la REACCION INTERNACIONAL


Formação guerrilheira na serra peruana
Durante las elecciones generales de 1980, en el poblado de Chusqui, estado de Ayacucho, una columna de guerrilleros realizó agitación y propaganda revolucionaria en un local de votación. Después de denunciar la farsa electoral, quemaron las urnas y se retiraron. Esta era la declaración pública de guerra al Estado peruano por el Partido Comunista del Perú — PCP, dando inicio a la guerra popular, el desencadenar de un largo proceso que produjo grandes cambios y recambios en el destino de las masas del Perú, pero también un gran aliento y convocación a los comunistas, revolucionarios y pueblos oprimidos de todo el mundo. Pasados sólo cuatro años de la derrota de la gran Revolución Cultural y del inicio de la restauración capitalista en la China, las llamas de la Guerra Popular en los Andes hicieron estremecer las huestes imperialistas y de la reacción en todo el mundo.
El monopolio de la prensa trató de ocultar el proceso revolucionario peruano, de la misma forma que lo hace hoy con la guerra popular en la India, siempre tergiversando sobre los más monstruosos crímenes de guerra cometidos por las fuerzas armadas del Estado. Finalmente, ¿cuál es la razón de haber tantos libros, de haber surgido verdaderos batallones de especialistas "senderólogos"2 para la tarea de desinformar y confundir con campañas de mentiras? Nada de eso fue capaz de ocultar de todo el proceso revolucionario más profundo de la historia de la América Latina y mucho menos aniquilarlo como soñaba toda la reacción.

No al patrimonio de la humanidad !!! Las tierras a sus dueños !!
  

 Un gringo aventurero con complejo de Indiana Jones, fue llevado por guías indígenas hasta el lugar. Y a pesar de que nuestros ancestros vivieron durante siglos allì y la existencia de Patallaqta era conocida por el pueblo Cusqueño.

Este gringo "estúpido" o vivaracho, decidió que "oh sorpresa" nadie lo conocía y él, era su "descubridor" al mismo estilo de Cristobal Colon. Y como para que nadie dudara se encargó de "borrar" los nombres inscritos de anteriores expedicionistas cusqueños que llegaron antes que él. Y tan estupido no era, porque se robó miles de piezas, so pretexto de "estudio científico" que la Universidad de Yale se niega a devolver. Ladrones, ladrones everywhere.
Luego, grandes multinacionales turisticas y el Estado decidieron que podían ganar millones de dòlares con Machu Picchu y ahora los antiguos descendientes Incas trabajan en Aguas Calientes, los más afortunados de mozos, barrenderos, o cocineros, los menos afortunados cargan bultos de turistas, lustran botas o posan para que les tomen fotos, como si fuesen exhibiciones de un parque de leyendas.

(Qhapaq Amaru)





PCP-REGION CUSCO- JCP-CUSCO

sábado, 13 de marzo de 2010


JCP COMBATIVA Y REVOLUCIONARIA


NUEVOS TIEMPOS EN LATINOAMERICA Y EL MUNDO GIRAN EN TORNO A LA IDEA DE SOLIDARIDAD DE CLASE, LOS TIEMPOS DEL SOMETIMIENTO Y LA INJUSTICA DETERMINAN SU FINAL, ENMARCADO EN UN MODELO NEOLIBERAL SALVAJE E INHUMANO, HOY LOS PUEBLOS HAN EMPEZADO A DECIDIR LOS VERDADEROS DESTINOS DE SU PATRIA, COMENZARON COMO TIEMPO EN CUESTION; PERO ESTE TIEMPO FUERA DE SU RELATIVIDAD NO FUE EN VANO, TUVIMOS QUE ENTENDER QUE SIN LUCHA, CONSECUENCIA Y UNIDAD NO PODEMOS CONSTRUIR, CONSTRUIR UN PRESENTE, LIBRE DE MEZQUINDADES UNIDOS BAJO UNA SOLA BANDERA, CONCORDANDO LAS IDEAS NUEVAS CON LAS IDEAS DE LA EXPERIENCIA, FORJAR ESTA UNIDAD DE CRITERIOS Y LO MAS IMPORTANTE INNOVAR UNA CLASE NUEVA DE UNIDAD GENERACIONAL, PUES SOMOS PARTE DE UN CICLO VITAL EN LA CUAL TODOS ESTAMOS INMERSOS, NIÑOS, JOVENES, MUJERES, HOMBRES, PADRES Y POR SU PUESTO NUESTROS ABUELOS, DE LOS CUALES TENEMOS TANTO QUE APRENDER CON SUS ERRORES Y ACIERTOS, NOS ENSEÑAN QUE EL CAMINO A LA VICTORIA ANHELADA ES LARGO PERO SE PUEDE LLEGAR.
80 AÑOS HAN PASADO DESDE LA CREACION FUNDACIONAL DE LA GLORIOSA JUVENTUD COMUNISTA PERUANA, COMO VANGUARDIA DEL PARTIDO Y DE LOS PRINCIPIOS ENARBOLADOS DE NUES TRO AMAUTA JOSE CARLOS MARIATEGUI, 80 AÑOS AL LADO DE LA CLASE PROLETARIA Y DEL PUEBLO PERUANO, SOPORTANDO LA IRA DE LA INTOLERANCIA Y DE LA REPRESION BRUTAL DE ESTE SISTEMA HAMBREADOR, SOLO LA CONSECUENCIA DEL PENSAMIENTO Y LA RESISTENCIA DE LA JUVENTUD DE TODOS LOS TIEMPOS HICIERON POSIBLE ESTAR HOY AQUÍ. ESOS JOVENES QUE DESINTERESADAMENTE DIERON SUS VIDAS PARA QUE PODAMOS ENTEDER Y DISERNIR DE LOS ABSURDO DE LA DESIGUALDAD SOCIAL, NOS ENSEÑARON A PENSAR EN UN MUNDO MEJOR CON CONCIENCIA SOCIAL, HOY RECORDAMOS A NUESTRO MARTIRES QUE LUCHARON CONTRA LA OPRESION, LA INTOLERANCIA DEL AVENTURERISMO Y LA REYERTA DEL CAPITALISMO EN CONTRA DEL PENSAMIENTO SOCIALISTA, AQUELLOS QUE LUCHARON POR LA SOLIDARIDAD INTERNACIONAL DE CLASE, A NUESTROS MARTIRES DESAPARECIDOS, A NUESTROS CAMARADAS QUE VIERON LA MUERTE EN OTROS LUGARES DEL GLOBO, A TODOS ELLOS BRINDAMOS UN SALUD CON EL VASO LLENO CON LA ESTRELLA DE LA ESPERANZA, HONOR Y GLORIA CON SU PRESENCIA QUE LATIRÁ EN LOS CORAZONES ROJOS E INCANDECENTES POR LA ETERNIDAD.

HOY LA JUVENTUD DE VANGUARDIA REAFIRMA LOS PRINCIPIOS DE CLASE Y DE CONSECUENCIA, RETOMANDO LAS TAREAS DE CONSTRUIR LAS BANDERAS DE LA NUEVA GENERACION QUE VENDRA A RECOGER CON HIDALGIA E INNOVACION LA CONSECUENCIA REVOLUCIONARIA , BUSCANDO EN UNISONO LA CONCIENCIA COLECTIVA.
HOY CONVENCIDOS DE QUE NUESTRA PATRIA ESTA UNIDA A NUESTRA PATRIA GRANDE (LATINOAMERICA) Y QUE EL TRIUNFO DE LA IGUALDAD Y JUSTICIA SOCIAL ESTA CERCA, COMO TUPAC AMARU, SIMON BOLIVAR Y EL CHE SOÑARON. NOS PODRAN DECIR SOÑADORES, DESFAZADOS, QUEDADOS EN LA HISTORIA Y UTOPICOS, A TODOS LOS QUE PENSARON QUE LA IDEA DE DEBATIR EL SOCIALISMO NO ERA POSIBLE, RECORDARLES, QUE SIN SUEÑOS NO SE CONTRUYEN LAS GRANDES MARAVILLAS, QUE MIENTRAS EXISTA EL HAMBRE LA MISERIA Y LA DESIGUALDAD SEGUIREMOS REVISANDO LA HISTORIA COMO METODO DE ANALISIS A NUESTRA REALIDAD, QUE LA IDEA NO MUERE Y QUE NO ES HISTORIA, Y QUE SI UN MUNDO CON IGUALDAD ES UTOPICO, PUES SOLO HAY QUE PARAFRASEAR A GALEANO “AVANZARA LA UTOPIA 10 PASOS Y HABREMOS DE SEUGUIRLA DIES PASOS ATRÁS, AVANZARA 20 PASOS Y LA SEGUIREMOS 20 PASOS MAS, PUES YO SE QUE NUNCA PODRE ALCANZARLA PERO PARA ESO SIRVE PARA CAMINAR…… ”. PUES AUN NO HA MUERTO LA ESPERANZA DE SOÑAR PARA PODER VIVIR EN UN PERU NUEVO DENTRO DE UN MUNDO NUEVO, ¡POR QUE OTRO MUNDO SI ES POSIBLE!.

¡VIVA LA JUVENTUD COMUNISTA PERUANA!
¡VIVA LA JUVENTUD REVOLUCIONARIA Y COMBATIVA!
¡AL PARTIDO SALUD, AQUÍ ESTA LA JUVENTUD!
JCP
CUSCO


















 

FundadFundadores del IAAC.- Sentados Alberto Delgado, José Gabriel Cosio, Víctor M. Guillén, José Uriel García (Presidente), Domingo Velasco Astete, Rafael Aguilar, Roberto La Torre, Parados1ra.fila.-Sergio Caller, Luis F. Paredes, Federico Ponce de León, Julio G. Rouviros, Víctor Navarro del Aguila, Alfredo Yepez Miranda, Humberto Vidal Unda, Juan Manuel Figueroa Aznar, Daniel Castillo, Martín Chambi , Julio G. Gutiérrez L,2da fila.- Rafael Yépez , Luiz Nieto Miranda y Roberto Días Robles.

Uriel García Ochoa y el regionalismo cusqueño


URIEL GARCÍA OCHOA, Y LA DEFENSA DEL REGIONALISMO
Escribe: Julio A. Gutiérrez Samanez
Una de las preocupaciones del Amauta Uriel García fue el Regionalismo, que defendió toda su vida, inclusive rebatiendo la opinión de Mariátegui, de que Regionalismo haya sido una postura del gamonalismo serrano, arguyendo que fue una corriente política de trascendencia en la que se inscribieron periodistas e intelectuales de relevancia como Angel Vega Enríquez, fundador de “El Sol”, José Angel Escalante de la revista de los universitarios de la primera huelga (1909) “La Sierra”, Luis Felipe Aguilar, de “El Sur”, José Angel Rodríguez y Juan Pablo Tresierra, del periódico “El Cusco”. Todos ellos activistas de un movimiento regionalista y anticentralista que deseaba morigerar todavía en los años veinte y treinta, la tendencia omnívora de la capital, que hoy ha llegado a niveles insostenibles. Refiriéndose a la huelga universitaria de 1909, dice García que esta “fue también contra el sistema político centralista, estrangulador de las “provincias”, absorbidas por única urbe peruana, la capital, vinculada con los terratenientes de todas partes” Hoy ad portas del advenimiento de un nuevo gobierno regional, conviene saber que las mentalidades más lúcidas del siglo XX, también creyeron que una solución al conflicto capital – provincias, era la regionalización.
LA EVOLUCION DE SU PENSAMIENTO Y LA HUELGA UNIVERSITARIA DE 1909
García y sus compañeros de la huelga universitaria, oponían una mentalidad revolucionaria en su época, contra doctrinas envejecidas de Santo tomás, Balmes, Suarez, Heinecio y de los españoles krausistas como Revilla, Giner de los Rios, que habían hecho obsoleta a la universidad, contra ello se rebelaron y la huelga fue, como dice García, “la primera insurrección universitaria, renovadora del pasado, socialmente progresista, democrática en su estructura interna “ y enfatiza que en ella tomó parte el pueblo y no fue fruto del actuar aislado de los dirigentes. Con criterio marxista reconoce que “la historia de la humanidad la hacen los hombres en su conjunto” “con sujeción a leyes que sobrepasan la voluntad”.
Décadas después Uriel García hizo un intento serio de reformular sus antiguas tesis de “El Nuevo Indio”, pertrechado del marxismo, como método científico y doctrina política de la liberación del proletariado y la creación de una sociedad socialista como fruto de la lucha contra el imperialismo, reflejando los momentos políticos del auge de la lucha de clases, entre los últimos años de la década de los cincuenta y la primera mitad de los sesenta. Período revolucionario, en que se desató la insurrección campesina, las guerrillas, y renació el movimiento obrero y campesino, a pesar de las cruentas represiones policiales y militares. En este marco político e histórico, le parecieron extravíos románticos y líricos sus disquisiciones del “El Nuevo Indio” todavía de un idealismo bergsoniano, fuertemente provinciano y racial, pero aguerrido y formador de una nueva conciencia social, y culturalista insertado en el debate por la cultura nacional, entre tradición y modernidad.
El maestro que indujera a sus discípulos por las sendas de la lucha social y la doctrina del comunismo científico, sin decidirse a la militancia abierta, culminó sus años, adscribiendo la ideología revolucionaria y procurando rehacer su discurso total, con un marxismo bebido en las propias fuentes, en una etapa en que aquella ideología sufría una de sus mayores crisis, el sisma del eje Moscu- Pekín,(maoísmo y desestalinización) y el advenimiento de una crítica desde las ciencias sociales, y la reflexión de marxistas no ortodoxos como Marcusse, y otros que darían forma a un marxismo remozado, desprovisto del dogmatismo y sectarismo, y su carácter de meta discurso fuertemente modernista en pro de una propuesta neohumanista.
Infortunadamente, el fallecimiento del maestro truncó sus estudios, y dejó a medias esa tentativa de reflexión marxista ulterior, que hubiera sido sin duda fructífera para el pensamiento socialista e izquierdista nativo, tan huérfano y venido a menos.

EL INDIGENISMO DE URIEL GARCÍA

Efraín Cristal, en “Una visión urbana de los andes, Génesis y desarrollo del indigenismo en el Perú, revela la naturaleza urbana del “indigenismo”, los indigenistas fueron fundamentalmente intelectuales urbanos, que tomaron partido por el indígena, sobre explotado por los gamonales terratenientes y por esa trinidad enbrutecedora del indio, al decir de González Prada, y que Clorinda Matto había denunciado en sus novelas, dando una dimensión política al problema. El primer núcleo indigenista fue el que se organizó como Sociedad Científica (1897) y editó su boletín, el segunda es el de la huelga universitaria al que corresponden García, Valcarcel, Demetrio Corazao, Jose G. Cosio, Rafael Aguilar, etc.
Hay dos variantes en el indigenismo cusqueño de los años veinte, el incaismo de Valcárcel y el neo indianismo de García, expresados en “Tempestad en los Andes” y “El Nuevo Indio”, posiciones casi contrapuestas, que polemizaron durante décadas.
Links importantes:
http://es.wikipedia.org/wiki/Imagen:Uriel_García_wikipedia.jpg
http://es.wikipedia.org/wiki/José_Uriel_García
http://www.nuevoindio.com/index.html
http://www.nuevoindio.com/trailer.html
http://cusquenos-ilustres.blogspot.com

JOSE GABRIEL COSIO MEDINA
José Gabriel Cosió Medina fue otro de los preclaros hombres de maestra tierra. Dueño de un privilegio intelecto que abarco valiosos conocimientos en las ramas de la historia, la arqueología, la pedagogía y sobre todo un profundo dominio de la lengua castellana. Crítico mordaz, daba tanto palos, que no dejaba hueso sano, zurrándose de lo lindo en cuanto autorzuelo se le pusiera bajo el fuego de su puntería. Nació en Accha Paruro, el 18 de Marzo de 1887, estudio en la universidad San Antonio Abad, graduándose de doctor de filosofía, Historia de letras, se inicio en el magisterio desde 1909 siendo profesor de castellano y literatura, catedrático de la universidad del Cusco, director de los colegios nacionales San Carlos de Puno, San Juan de Trujillo y colegio nacional de Ciencias. En 1909 fue uno de los fundadores de la “asociación universitaria”organismo representativo del estudiantado antoniano de entonces y que promulgo la primera huelga universitaria. Al reabrirse la universidad, fue secretario del rector Dr. Alberto Giesecke y formo parte de la redacción de la revista universitaria y la revista “La Sierra” del Cusco. En 1912 fue delegado del gobierno peruano y de la sociedad geográfica de lima ante la expedición científica de la Universidad de Yale, dirigido por Hiram Bingham. Fue también regidor de la Municipalidad Provincial del Cusco, miembro activo de la beneficencia publica del Cusco, socio fundador del instituto Americano de arte y presidente del Rotary Club del Cusco. Periodista y escritor, escribía con los seudónimos de “Maese Raparos” y “Maese Nicolás” su obra se encuentra dispersa en artículos periodísticos en los diarios “El Sol” y “El Comercio” y las revistas universitarias y del instituto americana de Arte. Autor de las monografías “la civilización Inca comprada con la civilizaciones del Antiguo oriente” “el americanismo literario” “el Cusco histórico monumental” “Sobre historia y arqueología”. El Dr. Coliseo fue también autoridad indiscutible en el tema de la arqueología cusqueña y mostró especia interés en la conservación del patrimonio cultural y artístico en artículos periodísticos como: El enigma del machupicchu” , “El Sol”, noviembre de 1929 y otros. Se intereso también por aspectos históricos como “escritores americanos” serie de artículos aparecidos en el sol 1935; Próceres Cusqueños en la campaña de puma **; “los dos Túpac Amaru” del 18 de marzo de 1955; “Ladislao Espinar en la Acción de San Francisco”, El Sol Nov. 1947, “Nació Sierra de Leguízamo” abril de 1956; “La Maria Angola o de la Asunción del Cusco”, una campaña histórica y tradicional, etc. A cerca de la historia de la Universidad Nacional de San Antonio Abad del Cusco, José Gabriel Cosió, publico una serie de artículos en el comercio de Cusco entre julio y setiembre de 1945, los cuales deberán ser redactados por nuestra primera casa de estudios al conmemorarse el Tercer centenario de su función fechada el 1 de marzo de 1692. El Dr. José Gabriel Cosio fue eminente garcilasista, tuvo una destacadísima labor en la difusión de la vida y obra del cronista mestizo al conmemorarse el cuarto centenario de su nacimiento (1939), en el diario “El Comercio” del Cusco en la sección “Acotaciones”, publicó 170 crónicas en el transcurso de ese año. El Dr. Cosio se trazó como objetivos la impresión de los comentarios reales en ediciones populares, la erección de un monumento a garcilaso en el Cusco, la adquisición de la casa en que nació el insigne historiador para designarla a museo local para la facultad de letras de nuestra universidad. Los 170 artículos aludidos anterior mente debes ser compilados en un libro y publicador por la municipalidad y por algunas entidades culturales; para evitar que malos intelectuales, “periódicos” y “discursadores” y otros a cantera de conocimientos. Tal como sucederá, como los libros de texto para la enseñanza secundaria, publicador por el autor y que fueran plagiados impunemente. Como literato y estudioso de la lengua castellana, fue un incansable lector de “El Quijote”, y de los autores del “Siglo de Oro” español; a largo de 50 años publico numerosísimos artículos, alguno de los cuales son: “La lengua y la Literatura Quechua” (consideraciones sobre alguna drama) “El comercio julio 1930”. “Escritores americanos Don Juan Montalvo” EL Sol, julio 1935. “la literatura incaica”. La crónica, lima 23 de mayo de 1934. “la Cristiada” comentarios de la primera edición peruana de esta obra. El comercio 1 enero de 1946. “Un tercero en discordia y maese reparos en Solfa” El Sol 1955 a cerca de cómo debe escribirse el nombre quechua de le conejillo de india (cuy, cuye, cowe o ccohue). “viejo pleito ex humano”, el sol, setiembre de 1956, a cerca nada menos que del nombre del Cusco en aquellos tiempos dice el doctor cosio en este articulo comenzó a medrar como mala hierva en los eriales; en vacío ortográfico de escribir el nombre de esta sagrada tierra de los Incas con el silbante, silbosa o silbante “s”, estampando “Cusco” en ves de “Cuzco”, como se hacia 350 años desde que los bárbaros españoles llegaron por estos trigos”, agregando después que esta audacia tubo origen foráneo y que se debía escribir Cuzco con esa “z”, decente, lata y pintoresca. Tal parece que de vivir don José Gabriel no suscribiría el edicto municipal que optó por la “s”. Como educador y pedagogo llegó a la posterioridad sus memorias anuales que como director de importantes centros escolares, hizo publicas, dando ha conocer en ellas sus puntos de vista en cuanto a pedagogía y mejoramiento de la docencia de refiere. Después del terremoto que sucedió el Cusco en 1950, el Dr. Cosio se dedico a la noble tarea de colaborar, desde sus columnas periodísticas; “comentarios”, “El Día” y “Acotaciones”, a la campaña de reconstrucción de los templos, casonas coloniales y obras de arte, protestando contra las demoliciones indiscriminadas. Son frutos de esta época entre otros los artículos: “Sobre la Iglesia y San Pedro”; “El templo de las Nazarenas Descalzas”, “La casa de los Martínez Concha”; “Los Puentes Coloniales del Cusco”; “La Reconstrucción de los Portales de la Plaza de Armas”; todos ellos fechados después del sinistro movimiento telúrico. Este ilustre varón que fuera llamado “El cusqueño-cusqueñista”, falleció el 23 de Noviembre de 1960, en la ciudad de Lima, no pudiendo su pueblo natal tributarle el merecido homenaje postrero. Pero, cosa inusual “en estos trigos”, el Cusco entero le rindió envida un multitudinario homenaje; recibió las “Palmas Magisteriales”, y estampó su firma en el libro de Oro de la Municipalidad. Años después se dio un nombre a un Colegio y a una avenida de nuestra ciudad. El Instituto Americano de Arte; entidad de la que fuera uno de sus fundadores, le rindió un sentido homenaje póstumo en el 10 número su revista, en ella, el distinguido intelectual Dr. Luis Felipe Paredes recuerda así a su amigo y condiscípulo. “Prosador brillante y vigoroso, elegante y sutil, como conocedor profundo que era de los secretos y reconditeces del idioma castellano, dio a publicidad en estilo terso y galano, valiosísimos estudios de crítica literaria y de índole histórica, que por su importancia excepcional y su intrínseco valor, le consagraron como el patriarca de las letras cusqueñas cuyo cetro mantuvo con erguida gallardía, desde hacía muchos años, hasta el día de su muerte, en el estilo de Cervantes, a cuya genial obra dedicó estudios enjundiosos”. “Para finalizar-escribe Luis Felipe Paredes- diré que Cosio fue un hombre modesto por naturaleza, no por simulación ni fingimiento y que él nunca buscó honores, los honores lo buscaron a él en su casa, en el retiro de su hogar modelo. Otro de sus amigos y discípulos en este arte del escribir, el periodista y crítico de arte Julio G. Gutiérrez L, se sumó a este homenaje del Instituto Americano de Arte con las siguientes frases. “Su larga y fecunda vida estuvo dedicada por entero al estudio y la enseñanza. Estudió con ardor hasta acopiar una profunda y copiosa erudición y enseñó con desprendimiento socrático y cristiana abnegación. Sus discípulos forman legión. En más de medio siglo de apostolado magisterial, cincuenta promociones y millares de alumnos recibieron en su espíritu, la simiente promisora de su palabra. “Cosio fue maestro en muchas cosas, pero sobre todo maestro en el buen decir. A él le debemos ahora el poder escribir con corrección, con ortografía y con gramática. Ejerció en cierto modo el magisterio reparador, la guardianía, a veces severa, del buen gusto y de la gaya ciencia”. “Esgrimió la ironía al modo de una fina fusta o como un estilete que causaba escozor en la piel de quienes caían bajo sus golpes. “¡Y cuánta falta nos hace ahora!”. Así despidieron entonces, al Dr. Cosio los intelectuales cusqueños agrupados en la IAA. Por su parte Román Saavedra, el temido panfletario de la Revista Kuntur, decía: “José Gabriel Cosio fue juzgado acremente por sus tendencias hispanizantes y su aire de dómine del “buen decir”, pero se olvida con frecuencia su cariño raigal por todo lo cusqueño, por su historia, por sus hombres o su paisaje. No es todavía –decía Saavedra- el momento de juzgar la obra múltiple de este ilustre hombre de letras del Cusco, solamente en forma provisional, podemos afirmar que su aporte cultural, fue fundamental para la formación de la conciencia nacional, Maestro, crítico literario, historiados, periodista, que tuvo algunas sonadas polémicas como por ejemplo con el gramático español San Martí, sobre cuestiones filológicas”. Este es pues a grandes rasgos la vida y obra de José Gabriel Cosio Medina, obra dispersa que las nuevas generaciones deben compilar y rescatar del olvido. BIBLIOGRAFIA – Diccionario Biográfico del Perú, Lima 1943. – Revista del IAA Nº 10 – Revista “La sierra” – Revista Universitaria – Historia del Periodismo Cusqueño 1983, Luis Ángel Aragón. – Colección de recortes y artículos del archivo de la Biblioteca y Hemeroteca de Julio G. Gutiérrez.

JULIO G. GUTIERREZ LOAYZA, Periodista y luchador social peruano (Cusco 1905 – 1993)

Julio G. Gutierrez Loayza, (19 de enero de 1905 – 2005) Luchador social, periodista, escritor y maestro de juventudes, autor de “Así Nació el Cusco Rojo”. Fundador de la primera célula comunista del Perú, organizador del primer “Sindicato de Construcción y Artes decorativas” y de la Federación Obrera Departamental. Perteneció a los Grupo Ande, Kuntur; Instituto Americano de Arte, Escuela de Bellas Artes, etc. Falleció el 30 de diciembre de 1993 a la edad de 88 años


Monday, April 10, 2006

JULIO GENARO GUTIERREZ LOAYZA (PANCHO FIERRO)
CENTENARIO DE SU NACIMIENTO (19 de enero de 1905- 2005)
BIOGRAFIA.
El escritor, profesor, periodista y crítico de arte Julio Genaro Gutiérrez Loayza, nació en la ciudad del Cusco, el 19 de enero de 1905. Fueron sus padres don Serapio Gutiérrez Canal y doña Lucía Loayza Vargas. Casado con la señora Consuelo Samanez Cáceres, fallecida en 1974, con quien tuvo seis hijos: José Carlos, Tania Consuelo, Blanca Lis, Julio Antonio, Sandro Virgilio y Lucía Esperanza.
Estudió la primaria en el Colegio Peruano, dirigido por el maestro Isaac Tejeira, y en el Colegio Pestalozzi del distinguido pedagogo Humberto Luna. Realizó estudios secundarios en el Colegio Nacional de Ciencias de donde egresó en el año de 1920.Se dedicó por algunos años a la agricultura, para adquirir independencia económica y auto-educarse. En esa época se aficionó a la lectura y al arte.En el año de 1924, ingresó a la universidad del Cusco y estudió en las facultades de Letras y Educación; terminando ambas carreras, no habiéndose graduado por ser, como los otros representantes de su generación, «alérgico al título profesional», considerado como un caro emblema del gamonalismo y la feudalidad, puesto que, por entonces, como dice el Dr. Valcárcel en sus memorias, «se era doctor o no se era nada». Aquel año, participó en las actividades de la «Universidad Popular» del Cusco y comenzó su labor de escritor en la Revista Kosko.
En 1925, realizó un memorable viaje a Machupicchu, con la comitiva del prefecto Vélez, encontrándose entre ellos el fotógrafo Martín Chambi. En 1926, inició sus actividades periodísticas en «El Diario», como redactor principal, bajo la dirección del canónigo Vega Centeno. Ese mismo año, con un grupo de intelectuales jóvenes formaron el grupo «Ande», cuyo vocero fue «Pututo» revista oral de arte, letras y polémica, dirigida por Román Saavedra. Julio Gutiérrez figura allí como artista grabador e ilustrador, junto con: Mariano Fuentes Lira, Alfonso González Gamarra, Francisco Olazo y Alcides Frisancho. Estos pintores del grupo organizaron la muestra denominada Primer Salón del Ande.En 1927, el Grupo Ande, organizó y dirigió la gran huelga universitaria del Cusco, en apoyo al «Maestro de la Juventud» Dr. Uriel García Ochoa y se publicaron los dos únicos números de la Revista «KUNTUR», revista de ideas y arte, que mereciera el elogio de José Carlos Mariátegui y al mismo tiempo, que se produjo la campaña de silenciamiento y persecución de sus autores por parte del gobierno, el gamonalismo y el clero. Julio G. Gutiérrez, participó como grabador y como crítico de arte.
En mayo de 1929, fue uno de los fundadores de la Primera Célula Comunista del Perú, firmando con su sangre un legendario documento de fundación que se halla perdido, y organizó, junto con el maestro Fuentes Lira, el primer sindicato clasista cusqueño: el Sindicato de Construcción Civil y Artes Decorativas, el mes de marzo de 1930, siendo elegido su primer Secretario General. Los fundadores del sindicato, en su mayoría estudiantes de la pequeña burguesía, sufrieron un proceso de proletarización: de artistas del pincel pasaron a obreros del andamio y pintores de brocha gorda, acercándose así a la clase obrera para organizarla.
Julio G. Gutiérrez L. fundó y dirigió «Constructor», primer periódico sindical del Cusco, órgano del Sindicato de Construcción Civil y Artes Decorativas. Fue cofundador de la Federación Obrera Departamental (hoy Federación Departamental de Trabajadores del Cusco (FDTC), en 1930. Fundó y editó los periódicos políticos: «El Ayllu» y «Jornada». Hechos que fueron estudiados y reconocidos posteriormente por los historiadores: Arturo Aranda y María Escalante en el libro «Lucha de Clases en el Movimiento Sindical Cusqueño (1927-1965)»; José Tamayo Herrera en «Historia Social del Cusco Republicano» (1978); Nicolás Linch en la Revista Crítica Andina No.3 (1974); Carlos Ferdinand Cuadros en su obra «La Vertiente Cusqueña del Comunismo Peruano», y, finalmente, esclarecidos en el libro testimonial de Julio G. Gutiérrez: «Así nació El Cusco Rojo», publicado en Lima, 1986.
Perseguido por sus ideas políticas fue apresado y llevado a la prisión política de «El Frontón» en 1932 y deportado a Bolivia en 1933, en plena guerra del Chaco, entre esa nación y el Paraguay, en aquella oportunidad trabajó como obrero en una fábrica cervecera. Posteriormente, en 1963 y 1964, sufrió prisión política en «El Sepa», como fruto de esa injusta carcelería escribió su testimonio novelado: «Vacaciones en el Sepa», obra aún inédita.
Dedicado al periodismo trabajó en el diario «El Comercio», desde 1936 hasta 1942, escribiendo la sección «Perspectiva» y popularizando el seudónimo de PANCHO FIERRO.En 1937 fue uno de los fundadores del Instituto Americano de Arte, junto con los valores más importantes de la intelectualidad cusqueña, dirigidos por el sociólogo e historiador Dr. José Uriel García Ochoa, entre ellos se encontraban: José Gabriel Cosio, Rafael Aguilar, Víctor M. Guillén, Domingo Velasco Astete, Roberto Latorre, Alfredo Yépez Miranda, Humberto Vidal Unda, Martín Chambi, Francisco Olazo, Roberto Ojeda, Carlos Lira, Oscar Saldívar, Víctor Navarro del Águila, Julio Rouvirós, Alberto Delgado y los hermanos Federico y Francisco Ponce de León. Julio G. Gutiérrez, presidió esta institución durante tres períodos.
En 1938, realizó un viaje a caballo por las provincias del departamento de Apurímac, acompañando a don Emilio Samanez Ocampo en su campaña política; también formó parte de la comitiva el fotógrafo Horacio Ochoa. Con motivo de este viaje escribió una crónica recogida en su libro inédito «Arquitectura Colonial del Cusco y Apurimac».En 1941, viajó a Santiago de Chile con la Delegación Obrera del Cusco a las fiestas del IV Centenario de la Fundación de esa capital, junto con José Lira Rojas, Sergio Caller, Luis Coronado Flores y Julio Alzamora; representantes de la Sociedad de Artesanos, Sociedad de Empleados, Escuela de Artes y Oficios, y la Sociedad de Tiro. La comitiva cusqueña fue recibida por el «Presidente de los pobres de Chile» Pedro Aguirre Cerda, representante del Frente Popular. Julio G. Gutiérrez escribió entonces la crónica «Del Sacsayhuamán al Santa Lucía» y dictó conferencias para los periodistas chilenos.El 12 de abril de 1942, fue fundador y primer Secretario General del Sindicato de Periodistas del Cusco, organización fundada a raíz de su alejamiento del diario «El Comercio».Desde 1945, trabajó en «El Sol», bajo la dirección de Mariano E. Velasco y José Gabriel Cosio, escribiendo las secciones «Perspectiva», «Rayos X», Comentarios internacionales y artículos sobre arte y crítica de arte, hasta 1957, en que, como consecuencia de un editorial sobre las víctimas de la sequía, abandonó ese diario.Colaboró en diarios y revistas del Cusco, Arequipa y Lima, como las revistas: KOSKO, KUNTUR, WAMAN PUMA, TRADICIÓN, AYLLU, LIWI, PANORAMAS, EXCELSIOR, GARCILASO, JORNADA, EL BURRITO CIENCIANO, EL CIENCIANO, CIENCIAS Y ARTES, CUSCO, OIGA (revista del Cusco), etc.
En 1950, a causa del terremoto, fundó el vocero «Reconstrucción», encabezando campañas periodísticas en pro de la conservación y preservación del patrimonio cultural cusqueño; de la fundación de la Escuela de Bellas Artes y la creación de la Facultad de Arquitectura de nuestra universidad. Por esos años, alternó sus actividades periodísticas con la docencia en la enseñanza del dibujo y dibujo técnico en centros educativos locales.Fue Director y Jefe de Redacción de la Revista del Instituto Americano de Arte en varios de sus números, que fueron difundidos en el ámbito internacional, escribiendo en ellos artículos y comentarios sobre arte popular y crítica de arte.
Muchos de sus artículos fueron publicados en periódicos y revistas de Lima como «El !Comercio», «La Prensa», «Expreso», «Unidad», «Democracia y Trabajo»; las revistas: «Expresión», «Peruanidad», «Hora del Hombre», «Limeña» y «Cambio»; fue colaborador de «La Verdad» de Sicuani; «El Pueblo» y «Noticias» de Arequipa. Fuera del país, colaboró en «La Revista», «La Razón» y el «Diario» de La Paz, en Bolivia, y en «La Nación» de Santiago de Chile. Varios de sus artículos fueron traducidos al inglés y publicados en países extranjeros.
En 1950, fue cofundador de la Federación de Periodistas del Perú, como Delegado del Cusco al Primer Congreso Nacional de la Federación de Periodistas del Perú. Asimismo fue delegado al III y IV Congresos.
Fue cofundador y miembro de Número de la «Academia Peruana de la Lengua Quechua» de la que fue Vice-Presidente. Publicó y dirigió la revista INKA RIMAY No. 1, de esta Academia, en diciembre de 1965.
Fue miembro de la Asociación de Maestros Primarios, fundador de la «Casa del Maestro», y miembro de la Asociación de «Profesores de Educación Técnica» y del Sindicato de Profesores Secundarios del Cusco.
Fue Alcalde del Concejo Distrital de Santiago en dos períodos: 1959-1960. Realizando una proficua labor como el adoquinado de las vías centrales, la remodelación de la plaza principal, la creación de la Biblioteca Municipal, para cuya formación, realizó intensas campañas periodísticas apoyadas por toda la intelectualidad cusqueña. Lamentablemente, la dejadez y poco apego por la cultura de las gestiones ediles posteriores hicieron que este rico patrimonio se perdiera.
En 1964, fue llamado por el artista Mariano Fuentes Lira para laborar como profesor de la Escuela de Bellas Artes. Desde ese año enseñó las asignaturas siguientes: Historia Universal del Arte, Metodología de las Artes Plásticas, Arquitectura, Estética y Filosofía del Arte. En varias ocasiones se le encargó la Dirección de la Escuela.En el año de 1976 se jubiló de la docencia en la que trabajó con mucho empeño y entusiasmo desde 1941 es decir 35 años, en los niveles Primario, Secundario, Técnico, Normal y Artístico.
Fue profesor de los centros escolares de la ciudad, en el Colegio Nacional de Ciencias, la Gran Unidad Escolar Inca Garcilaso de la Vega, el Politécnico Regional Sur Oriente, Colegio de la Hijas de Santa Ana, Colegio Cooperativo José Gabriel Cosio, Escuela Regional de Bellas Artes.
DIPLOMAS Y DISTINCIONES.
1941-1944-1945.- El Concejo Provincial del Cusco, le concedió diplomas de honor, por su destacada labor cusqueñista en bien de la educación, en la enseñanza y especialización del Dibujo y las Artes Plásticas.
1945.- El Concejo del Cusco, le otorgó un Diploma de Honor por su destacada labor periodística orientada a los aspectos sociales y culturales del Cusco.1958.- Recibió una felicitación por la acertada dirección de la Revista del Instituto Americano de Arte, de parte de los lectores de la provincia de Santa Fe (Argentina).1961.- Recibió la felicitación de la Casa de la Cultura de Guayaquil (Ecuador), por el mismo hecho.
Recibió el diploma de reconocimiento como fundador del Colegio Cooperativo José Gabriel Cosio.
1963.- Recibió el Diploma de reconocimiento por su abnegada labor Docente en favor de la juventud cienciana.
1967.- Fue nombrado padrino de la Promoción del Centro Piloto Artesanal del Cusco, en la especialidad de tejido y telar a mano.
1968.- Recibió un diploma de reconocimiento de los alumnos de la Escuela de Bellas Artes «Diego Quispe Tito» en mérito a su labor docente.
1983.- La Galería Justo Béjar, de la Asociación de Artistas Plásticos del Cusco presentó una «Exposición Retrospectiva» de la obra pictórica de Julio G. Gutiérrez.
1984.- La Municipalidad del Cusco, siendo Alcalde el Dr. Daniel Estrada Pérez, le otorgó la «MEDALLA DE LA CIUDAD», en mérito a su labor intelectual, social y cusqueñista.
1986.- El Ministerio de Educación le otorgó las PALMAS MAGISTERIALES DEL PERÚ, en el grado de MAESTRO, distinción otorgada en mérito a sus 35 años de servicio a la educación.
El 30 de setiembre de 1986, fue declarado Colegiado Distinguido por el Colegio de Periodistas del Perú Filial Cusco.
El 5 de julio de 1990, la Escuela Superior Autónoma de Bellas Artes «Diego Quispe Tito», dirigida por Roberto Rojas Oviedo, le confirió el Título de Profesor Emérito de este centro Superior de Estudios, y la Municipalidad Distrital de Santiago, bajo la alcaldía de Salomón Beisaga, lo distinguió declarándolo «Vecino Ilustre de Santiago».El 9 de marzo de 1991, con motivo de su 61 Aniversario de fundación, el Sindicato de Construcción Civil y Artes Decorativas, dirigido por Rubén Acurio Rivas, le rindió homenaje reconociéndolo como Fundador y Primer Secretario General.El 27 de noviembre de 1992, la asociación Civil KHIPU dirigida por el Lic. Roberto Portugal, le rindió un homenaje de reconocimiento con una exposición pictórica. Participaron el Dr. Manuel Chávez Ballón y el Periodista Abel Ramos Perea.Póstumamente, el 27 de marzo de 1995, el Centro Cultural del Banco Continental del Cusco, dirigida por Edgard Casaverde Zambrano, juntamente que el Instituto Americano de Arte, presidido por el periodista Miguel H. Milla, presentaron la exposición «Julio G. Gutiérrez Loayza y la Generación de 1927».
OBRAS PUBLICADAS.
«PORTADAS Y BALCONES DEL CUSCO».- Separata de la Revista del Instituto Americano de Arte. (1957).«OLLANTAY».- Ediciones Populibros del Cusco (1958)«ASI NACIÓ EL CUSCO ROJO» Contribución a su Historia Política. Lima (1986).«HOMENAJE A JOSÉ SABOGAL EN EL CENTENARIO DE SU NACIMIENTO» Publicado por la Dirección de Actividades Culturales del INC.-Cusco (1988).«SESENTA AÑOS DE ARTE EN EL QOSQO» publicado por la Honorable Municipalidad del Qosqo, (1994).«OLLANTAY» Versión en quechua y castellano, publicado por sus hijos en conmemoración al centenario de su nacimiento, Cusco (2005).OBRA INÉDITA.«ARQUITECTURA COLONIAL DEL SUR ANDINO» CUSCO Y APURIMAC.«VACACIONES EN EL SEPA» Libro testimonial de sus prisiones políticas.«50 AÑOS DE POLÍTICA CUSQUEÑA» Compilación de sus escritos políticos.«PERSPECTIVA 30 AÑOS DE PERIODISMO CUSQUEÑO».
FACETAS DE SU OBRA ARTISTA,
PINTOR Y CRITICO DE ARTE.
La labor artística y crítica de Julio G. Gutiérrez, ha sido apreciada por los má!s esclarecidos intelectuales del Cusco y del país. En un reportaje realizado por el diario «Excelsior» en 1930, su maestro, el talentoso artista y crítico de arte Dr. Ángel Vega Enríquez, dijo lo siguiente:«Por hoy, no dejan de concitar mi atención los talentos jóvenes y en marcha de Luis E.Valcárcel, J. Uriel García y Luis Velasco Aragón. Un aparte: Creo en Julio G. Gutiérrez, como pintor y crítico de arte serenísimo.» Con estas palabras Vega Enríquez apadrinó toda una vida intelectual al servicio del arte y la cultura.En una crónica sobre su visita al Cusco, el artista y crítico de arte arequipeño Casimiro Cuadros le dedicó las siguientes glosas:«Julio Gutiérrez escritor de recia contextura, es también artista pintor de fuerte temperamento. Su fervor artístico no tiene límites. Y se ríe de escuelas que sólo los tartufos del arte aceptan y pregonan.Fraternalmente, Julio Gutiérrez me mostraba sus producciones, poco conocidas es verdad, pero dignas de aplauso. Eran acuarelas (procedimiento que practica preferencialmente) colmadas de dulce frescura y de rico colorido. Traducían espectos urbanos y de costumbres de su ciudad nativa. En ellas, no habían resabios de «cosas aprendidas». Espontáneas y limpias de ejecución. Trabajos realizados con garra humana que no repugna lo popular y la comunión con la masa fuente de perfección y caudal de amor.Por otra parte, hace mucho tiempo que su dilecta pluma está puesta al servicio de los ideales de progreso de su pueblo y de la nacionalidad.Ultimamente, un acierto gubernativo lo eleva a desempeñar la docencia primaria en la asignatura de Dibujo. Su preparación cultural y su capacidad pedagógica en dicha disciplina rendirán fecundos frutos.Julio Gutiérrez, es pues, una promisora realidad en el panorama de la pintura peruana». Concluye Casimiro Cuadros en este artículo publicado en «El Pueblo» de Arequipa del 9 de abril de 1941.Román Saavedra, escribió en 1977 que: Julio G. Gutiérrez, «además de ser un artista de prestigio y auténtico creador de la pictórica de contenido humano y de orientación socialista, es periodista y crítico de arte de auténtico sentido revolucionario.» En otro artículo Saavedra afirma: «Pancho Fierro (….) es también un crítico de arte de buenos quilates, pintor, periodista, obrero de fábrica y maestro primario; exprime el zumo de sus experiencias en sus crónicas y perspectivas».Del mismo modo el Senador Jorge del Prado, político y pintor en sus años mozos, recuerda esa faceta de Gutiérrez en el prólogo al libro «Así nació el Cusco Rojo», reconociéndolo como «Uno de los destacados exponentes de la pintura nacional»Un escritor que rescató del olvido a Julio G. Gutiérrez como pintor, fue el poeta Ángel Avendaño Farfán, en su obra «Pintura Contemporánea en el Cusco.» En un acápite de ella, dice Avendaño: «Si nos atenemos al valor de las cábalas y no a la tinta de imprenta el horóscopo secular de Julio Gutiérrez anunciaba no tener a un pintor, sino a un hombre de empeños redentores, a un amante de la libertad nacido para probar los maderos de la vida en el fuego de innumerables inquisiciones»… «De carnaduras ligeras, frágil, ojos pequeños y audaces, socarrones, brillantes tras los cristales redondos de unas gafas de grueso armazón de carey, escaso de cabellos sin llegar a ser calvo, algo cargado de espaldas, de hablar limpio, discursivo. Julio G. Gutiérrez es no sólo un combatiente admirable, sino un maestro ejemplar: sembrador de la tierra más de lo que cosecha.»En otro párrafo dice Avendaño: «Consecuente con sus ideas políticas, el arte de Julio G. Gutiérrez recusa las aventuras del informalismo. Su obra se sitúa en el didactismo de las moralejas socializantes y trata de extraer sus mensajes de las inmanencias quechua-mestizas del Cusco de los treinta. Para Gutiérrez el espíritu de la pintura es la perfección del dibujo….»«Como todos los pintores de su generación, Gutiérrez idealiza la vida del pueblo. Copia la naturaleza sin utilizar los recursos del color para remover las esencias de las cosas, para sumergirse en él o para emerger pletórico de cromáticas que autentifiquen la validez de su pintura. Gutiérrez condiciona su oficio de pintor a sus convicciones políticas, se somete voluntariamente al ideario de Lunacharsky hasta hacer de sus cuadros arengas de bastidor».«En suma, la obra de Gutiérrez es más política que arte» (…). «Como en el programa de su partido político en su arte Gutiérrez se propone la reconstrucción total del hombre».«Se debe remarcar asimismo la labor docente-crítica ejercida por Julio G. Gutiérrez por más de cincuenta años. Sus juicios como sus obras pictóricas son una caza fantasmal de todo lo que no está dentro de los dogmas del realismo socialista. Pero ello lejos de devaluarlo lo amerita porque son deslices y errores que evidencian la admirable lealtad a su partido, hitos de pureza espiritual en un mundo de desclasados y claudicantes. Acaso la mayor obra de Julio G Gutiérrez sea su vida misma: limpia, fervorosa, intransigente; sin mayor fortuna que sus propios ideales».Palabras sinceras, emotivas y de profundo contenido que agradecemos al Dr. Avendaño. Pero Julio G. Gutiérrez, dejó los pinceles en sus años mozos y no logró hacer de sus cuadros «arengas de bastidor», aunque ello nos hubiera gustado mucho, pues su pensamiento dialéctico y su cultura humanista lo alejaron de todo dogmatismo y sectarismo.La valoración de la faceta moral y cultural de Julio G. Gutiérrez, por Ángel Avendaño, nos recuerda al discurso pronunciado por el Sr. Luis Zamora Fernández, a nombre de los propietarios de la Empresa Editora de «El Sol» el 1º de setiembre de 1955, con motivo del homenaje que le tributó ese diario al cumplirse las Bodas de Plata periodísticas de «Pancho Fierro»:En cuya semblanza Luis Zamora expresa: … «Amante de la libertad, se enfrenta junto con don Mariano E. Velazco, decididamente contra la tiranía del Presidente Leguía. En 1930 cae éste del poder, la revolución ha sido secundada por el pueblo que con las armas en la mano la hace triunfar, entre ellos está Gutiérrez no ya con la pluma en la mano, sino con el fusil, demostrando que los ideales por los que lucha no sólo se declaman sino se defienden con hechos. En las heroicas jornadas que se producen en aquella fecha, Gutiérrez por poco no rinde tributo a la vida, pues, a su lado, a pocos centímetros de él, cae un amigo herido de bala»… «Gutiérrez… es también pensador dialéctico, cree que es posible explicar todos los fenómenos de la vida y aun los metafísicos, por la ciencia; pero, al mismo tiempo, es tolerante y siente profundo respeto por lo que creen y piensan sus semejantes. Ha profundizado sus conocimientos de Historia del Mundo, del Perú y especialmente del Cusco».«Por inquietud y deleite espiritual ha profundizado conocimientos de Arte, es crítico de arte, acuarelista y xilógrafo notable, tiene gran erudición en teoría arquitectónica, conocimientos que los ha adquirido no sólo en la universidad donde ha terminado las facultades de Letras y Educación, sino en forma autodidacta, pues es un ser con sed infinita de saber».«Desde su faceta moral, es acaso donde valga más Julio G. Gutiérrez. Íntegro, incorruptible, severo; él, que por su saber podría ocupar una situación privilegiada, ha preferido vivir modesta y pobremente, pero con dignidad e independencia. No sabe adular ni humillarse, con su austeridad nos hace recordar a ese personaje romano llamado Marco Catón»… (Discurso publicado en El Sol del 2 de setiembre de 1951).En 1983, la galería Justo Béjar Navarro, de la Asociación de Artistas Plásticos del Cusco realizó la muestra retrospectiva de la obra plástica de Julio G. Gutiérrez. En la presentación del catálogo, su camarada de lucha, el gran pintor cusqueño Mariano Fuentes Lira, Director de la Escuela de bellas Artes, escribió:«Julio G. Gutiérrez, no necesita presentación. Es conocido en los círculos intelectuales y artísticos del Cusco, aún más por quienes sabemos de su magnífica trayectoria como profesor de arte en colegios y escuelas de la localidad, periodista, quechuólogo, crítico de arte, acaso el único, y, en sus años mozos, pintor.»«Su inquietud intelectual, hace que camine por diversas áreas del quehacer cultural y así deja los pinceles que, con mucho empeño y sentimiento, los esgrimía».«En esta exposición retrospectiva, debida a sus hijos, apreciamos, acuarelas y óleos de Julio, ameritándolos en su justo valor, una bella obra que pudo haber llegado a una alta categoría plástica, dada su calidad artística, que se encontraba inédita».
SU LIBRO «SESENTA AÑOS DE ARTE EN EL QOSQO»
La vasta producción de crítica de arte fue publicada, luego de la muerte del maestro, en la obra: «Sesenta Años de Arte en el Qosqo», editada por la Municipalidad Provincial del Cusco, en el año de 1994.El Alcalde, Dr. Daniel Estrada Pérez, escribió la siguiente presentación al libro:… «Siempre acordes al «Plan de Gobierno Municipal del Qosqo, 1993-1995» que guía nuestra labor en este período último, continuamos entregando al público de todas las latitudes – y en especial de nuestra tierra- lo mejor de la producción intelectual y artística de los hombres del Qosqo de hoy y de todos los tiempos. Precisamente en el capítulo VI del referido documento, dentro del «Programa de Cultura, Educación y Comunicación» decíamos: «Proseguir e intensificar la producción editorial de la Municipalidad del Qosqo»; empeño en el cual, día a día, nos encontramos con gratificantes sorpresas por la innata y renovada capacidad creadora de nuestro pueblo».«Esta vez , trata de una singular, la primera en su género en la ya larga lista de títulos publicados con el sello municipal. Bajo el título de «Sesenta años de Arte en el Qosqo», se nos da acceso a casi un centenar de los mejores ensayos, artículos y comentarios que don Julio Genaro Gutiérrez Loayza, publicara en diferentes revistas, periódicos o, sencillamente, los leyera en actuaciones o conferencias, en el dilatado lapso de 1927 a 1988; son temas, de preferencia pictóricos y de arte popular, dada la vocación plástica del profesor Gutiérrez, aun cuando él tan sólo se considerara un «amateur». Nos dice: «He reunido en este libro juicios críticos, apreciaciones y glosas que escribí hace bastantes años sobre los tres más notables pintores cusqueños del presente siglo que va tocando a su fin: Francisco González Gamarra, Agustín Rivero y Mariano Fuentes Lira». En tal sentido se nos antoja que estamos en presencia de aquella obra inédita, anunciada en repetidas oportunidades y de cuya publicación estábamos pendientes: «Tres pintores cusqueños y otras notas de arte», esta vez, seguramente, enriquecida con nuevos aportes antológicos. Material, por cierto, importante y valioso porque a través de él, en sí, podemos auscultar el movimiento artístico de casi todo el siglo, dejando clara constancia de nuestros valores, de sus obras (algunas desaparecidas) y de los anhelos de algunas generaciones de qosqorunas que pasaron por el prisma crítico de don Julio Genaro».«Cuántas cosas no podríamos escribir sobre nuestro autor. Actor y testigo de gran parte de los acontecimientos históricos de este siglo, el Prof. Gutiérrez Loayza es indudablemente uno de los más renombrados y esclarecidos representantes de la Generación del 27; generación que, en sus propias palabras respondía a un fenómeno social no registrado antes en el Perú: el advenimiento en la arena política de la clase obrera y de una pequeña burguesía intelectual inquietada con los grandes problemas sociales que agitaban al mundo de la primera post guerra»; y agregaríamos, por nuestra parte: premunida también de una fina y profunda sensibilidad artística y social».«De allí su presencia protagónica en el Grupo Ande de 1926 ó en la gran huelga universitaria del año siguiente; su condición de fundador de la primera célula comunista del Perú, en el Qosqo, en 1929 o su militancia activa en el Grupo Kuntur; o, más tarde, su participación al interior de aquellos 18 ilustres cusqueños que fundaron el Instituto Americano de Arte en 1937; y, en fin, paralela a esta intensa actividad, su labor también febril de periodista, escritor, crítico de arte, hombre de avanzada, comprometido con el quehacer artístico del Qosqo y defensor a ultranza de un arte humano, con raíces propias y nacionalistas –andinas y cusqueñas, en nuestro caso- lejos de las exquisiteces parisienses de los últimos «ismos» de moda; que marcaban, sobre todo, el pensamiento y el gusto de Lima centralista».«En verdad que en Julio G. Gutiérrez Loayza se produjo esa «indisoluble simbiosis entre el esteta y el soldado de la revolución» tal como lo anotara con toda precisión Jorge del Prado al prologar «Así nació el Cusco Rojo», obra mayor de Gutiérrez. Y es por todo ello que en 1984 el Qosqo, por nuestro intermedio, puso en su pecho la Medalla de la Ciudad, presea con la que premia a sus hijos más abnegados y laboriosos».«En épocas, como la presente, con lamentables ausencias de crítica cultural y artística –y hasta de simples crónicas que recojan la actividad cumplida- «Sesenta Años de arte en el Qosqo» tendrá por lo tanto un carácter también didáctico y pedagógico. Nuestra juventud, en especial, deberá encontrar en cada artículo un mensaje de los qosqorunas del ayer que cumplieron su misión de la mejor manera; pero, al mismo tiempo, también deberá comprender cómo el rol de las publicaciones periodísticas no se limita a la sola consignación, en titulares de bandera, de los hechos delictivos de barbarie, de destrucción, de desesperanza o de menuda chismografía que alimenta vanidades y egoísmos…»«Julio G. Gutiérrez es consciente de ello y sabe que el artículo periodístico «llevado al libro adquiere perennidad y prestancia» por lo mismo que accede a esta publicación, honrando nuestra serie; y, aún más, tiene sus objetivos firmemente trazados: «Mis artículos llenaron su función en su oportunidad y las ideas y opiniones que en ellos expongo, pertenecen a un pasado relativamente reciente y, aunque no forman un conjunto orgánico, tienen o pretenden tener, alguna unidad de pensamiento y un propósito firme, el de contribuir al conocimiento de nuestros auténticos y genuinos valores, rescatándolos del olvido y, de algún modo, tributarles el reconocimiento que, con toda justicia, merecen».«Nobles los propósitos de este libro, compendio de seis décadas de laboriosa y abnegada misión de crítico de arte, con los cuales la Municipalidad del Qosqo se identifica plenamente al estar también empeñada en «recuperar el liderazgo cultural del Qosqo, reafirmando y defendiendo nuestra identidad y los valores que lo sustentan». Al presentarlo, con renovado espíritu cusqueñista, rinde homenaje a su autor, gonfalonero de un pueblo heroico y creador».«Concluida ésta presentación, falleció en el Qosqo, a los 88 años de edad Julio G. Gutiérrez. Que éste libro sea un homenaje a su memoria y sirva como testimonio de su fructífera vida; una constancia de su actividad entregada al desarrollo de su intelecto, de su actividad combativa y valiente en defensa de principios; que sea también una lección para las generaciones de hoy y las que vienen; una prueba de la intensa vida cultural del Qosqo y las captaciones que de ella hizo don Julio G. Gutiérrez»
Qosqo, enero de 1994
Daniel Estrada PérezAlcalde del Qosqo.
Diario LA REPÚBLICA, Lima …febrero de 1994
EL CUSCO DE JULIO G. GUTIERREZHOMBRE DE SU TIEMPO
Escribe Luis Nieto Degregori,
El pasado mes de enero, a la avanzada edad de 89 años, falleció don Julio G. Gutiérrez Loayza, personaje protagónico de la vida política y cultural cusqueña, a lo largo de varias décadas y, conjunción que no siempre se da, acucioso informante de cuanto investigador se acercaba a estudiar la historia del comunismo cusqueño y sus complejas relaciones con el indigenismo.Ya en 1927, en efecto, encontramos a Julio Gutiérrez participando activamente en la segunda huelga universitaria del Cusco e integrando el grupo Ande, ese núcleo de por entonces jóvenes intelectuales que deciden elevar el discurso indigenista a práctica política y fundan, en 1929, una de las primeras células comunistas del país. «Así nació el Cusco Rojo» titula el valioso testimonio que Gutiérrez ha escrito sobre los orígenes y posterior evolución del comunismo cusqueño. Una de las virtudes de este libro es que las memorias del testigo y actor de los acontecimientos están respaldadas con abundantísima e invalorable documentación que nadie como el puntilloso don Julio tuvo la previsión de conservar con tanto esmero.Una faceta de este personaje que es menos conocida fuera del ámbito cusqueño es la de pintor, crítico de arte y periodista, oficios que desempeñó con la misma pasión y entrega que puso en la lucha política. Don Julio, efectivamente, fue no sólo fundador e impulsor de varios órganos de prensa de corte partidario, sino, además, colaborador permanente de las principales publicaciones cusqueñas en la edad de oro del periodismo local.En sus últimos años de vida, empujado por sus hijos, don Julio Gutiérrez trabajó justamente en una selección de sus más logrados trabajos periodísticos dedicados a los temas del arte y la cultura. La muerte, sin embargo, con sus triquiñuelas de siempre, le ganó esta última partida a este tesonero intelectual cusqueño, quién ya no pudo hojear las páginas de su libro «Sesenta años de arte en el Qosqo», que acaba de ser editado por el municipio cusqueño.Quizás lo primero que hay que destacar del libro es el valor testimonial y documental de los más de cien artículos que recoge.Tal es el caso, por ejemplo, de los textos agrupados en la sección «Comentarios sobre arte», cuya lectura permite reconstruir la atmósfera que se respiraba en el medio artístico cusqueño y seguir paso a paso los hitos más importantes de la plástica cusqueña desde fines de los años veinte hasta hace unas pocas décadas.Es indudable, asimismo, que algunos de los artículos trascienden la premura y lo coyuntural del trabajo periodístico y alcanzan la categoría de breves ensayos, caso de los dedicados a los pintores cusqueños Francisco González Gamarra, Manuel Agustín Rivero y Mariano Fuentes Lira, textos que, a pesar de que se apoyan mucho en el dato biográfico, sobre todo el dedicado a González Gamarra, logran dar una objetiva valoración de estos exponentes máximos de la pintura cusqueña de la primera mitad del presente siglo.Por lo demás algunas de las crónicas reeditadas en el libro son tan sabrosas que valen por sí mismas, como la que muestra a Ángel Vega Enríquez y en su faceta de pintor amateur. El retrato que Gutiérrez dibuja de este cusqueño excepcional, fundador de uno de los principales periódicos cusqueños y considerado por Valcárcel precursor del movimiento indigenista, tiene una calidez humana conmovedora y una muestra del alto nivel que había alcanzado la prensa escrita cusqueña y que ahora lamentablemente se ha perdido.Me parece, sin embargo, que es la sección del libro que reúne los artículos dedicados al arte popular cusqueño donde el lector, sobre todo especializado, hará los hallazgos más importantes. Así, por ejemplo, antropólogos y estudiosos del folklore encontrarán material sumamente interesante en la crónica de los años cuarenta dedicada al imaginero Santiago Rojas, en la que don Julio Gutiérrez mata dos pájaros de un tiro, pues, al tiempo que aboga por la revigorización del arte de la juguetería cusqueña, se explaya sobre las danzas que se bailaban o aún se bailan en la fiesta de la Virgen del Carmen de Paucartambo. En cambio, quienes se dedican al estudio de la pintura popular, se interesarán seguramente en el artículo dedicado a los pendones de las chicherías, arte que ahora se ha perdido y que en el libro es minuciosamente descrito.Podemos afirmar, en suma, que el municipio cusqueño ha dado en el clavo al rescatar estos textos que estaban desperdigados en periódicos y revistas de difícil acceso. Es sin duda el mejor homenaje que se podía rendir a un cusqueño de la trayectoria de don Julio G. Gutiérrez.J.G.G.L.
UN LUCHADOR SOCIAL PREDESTINADO
Algo que nos admira en las apreciaciones de Avendaño es eso de las cábalas que anunciaban no a un pintor sino a un hombre de empeños redentores, hecho que coincide con el tenor de un horóscopo publicado en el Diario El Comercio de Lima en 1941 y que transcribimos:
«LO QUE DICEN LAS ESTRELLAS DE LOS QUE HAN NACIDO EL 19 DE ENERO.
(Especial para «El Comercio» por Urania)
¿Es hoy su cumpleaños? Entonces es Ud. Un auténtico idealista, es decir, uno de esos seres inverosímiles que son capaces de sacrificar su propio mejoramiento, progreso personal y particular provecho si con ello no sufrirán, en lo más mínimo, sus ideales. Luchará Ud. Contra adversidades críticas: Nada lo hará desistir.En verdad, hay en Ud. madera de mártir. Cuide que las «causas» bajo las cuales Ud. se abanderice merezcan la heroica devoción y la cabal abnegación que Ud. habrá de dedicarles. Tiene Ud. humores cambiantes y a menudo no se entiende Ud. mismo. Para los demás, resulta Ud. todavía mucho más incomprensible, naturalmente.Pocas personas en el mundo le inspirarán verdadero cariño, pero por esas pocas estará Ud. siempre dispuesto a sacrificar bienestar y tranquilidad. Es Ud. un pésimo administrador de su dinero. Aunque por temporadas ganará Ud. dinero en abundancia lo acecharán siempre periodos de privaciones y escasez. Tendrá Ud. un solo amor. El poeta y cuentista Edgar Allan Poe, nació en esta fecha.(Exclusivo para «El Comercio» por United Feature Syndicate)¿Coincidencia feliz? Lo cierto es que este horóscopo parece haber sido escrito exprofesamente para Julio G. Gutiérrez. En esta misma fecha nacieron, también, el pintor francés Paúl Cezanne, Carlos Guido y Spano (poeta argentino) y Javier Heraud (heroico poeta y guerrillero peruano).En efecto, Julio G. Gutiérrez, no tardó en escoger el doloroso y difícil camino que conduce a la redención de los desposeídos, los parias, los asalariados; saboreó la amarga sal del destierro, bebió el cáliz con la hiel de las prisiones políticas, como nos relata en sus trabajos testimoniales. ¿Estuvo predestinado? ¿Se sometió voluntariamente a un destino preestablecido? No lo sabemos; pero el tiempo y la vida le brindaron múltiples satisfacciones, como la amistad y el homenaje sincero y espontáneo de otros luchadores del proletariado como Agustín Rivero, Oscar Rozas, Rafael Tupayachi Ferro, Julio Moreno, Sergio Caller, Isidoro Leiva, Simón Herrera Farfán, Oswaldo Baca Mendoza, Alfredo Somocurcio, Enrique Miota, Emiliano Huamantica, Vicente Medrano, Saturnino Huillca, Roberto Rojas Grajeda, Pedro Huillca Tecse, Rubén Acurio Rivas y Daniel Estrada Pérez.El 21 de marzo de 1990, el incansable y heroico líder del sindicalismo cusqueño Don Gregorio Ramos Mamani, escribió en el Comercio del Cusco, entre otras cosas, lo que sigue:«En señal de reconocimiento rindo pleitesía a los destacados camaradas Julio G. Gutiérrez e Isidoro Leiva. Julio G. Gutiérrez, indeclinable luchador social, sindicalista que, con su testimonio, refleja los difíciles acontecimientos que supo cumplir en la conducción de esta central federal, ubicada como baluarte del pueblo del Cusco y la región. Habiendo caído en muchas persecuciones y recluido en las más inhospitalarias mazmorras del Sepa. En esta oportunidad con motivo de los sesenta años de la Central Obrera que construyó, le saludamos con pleitesía, en vida; al menos para aliviar las fatigas de su edad avanzada y de igual manera saludar a sus familiares, quienes, también, sufrieron una serie de vejámenes por la gendarmería».
EL PERIODISMO, SU ARMA DE COMBATE.L
La obra periodística de Julio G. Gutiérrez Loayza comprende más de dos mil artículos, comentarios, críticas de arte e investigaciones históricas. Desde que inició sus actividades como cronista de la revista «Kosko» y «El Diario» en 1927; ilustrador y redactor de la revista «KUNTUR», redactor de «El Sol» y «El Comercio». Tiene, en su larga trayectoria de más de cincuenta años de periodista, el mérito de haber fundado el primer periódico obrero del Cusco: «Constructor», órgano del Sindicato de Construcción Civil y Artes Decorativas. El vocero clandestino del partido Comunista cusqueño: «AYLLU»; el periódico «JORNADA» también, de los comunistas cusqueños y, después del terremoto del 50, fundó y dirigió «RECONSTRUCCIÓN».
Su copiosa obra periodística está compilada en «PERSPECTIVA» 30 años de periodismo cusqueño; «RAYOS X» y «50 años de política Cusqueña», aún inéditas.Discípulo de la generación «La Sierra», conformada por ilustres maestros, dio brillo a la edad de oro del periodismo cusqueño, junto al maestro José Gabriel Cosio y los periodistas José Antonio Velazco y Gutiérrez «Loredán», Roberto Latorre Medina, Pedro Bravo Escobar, Manuel E. Cuadros, Sócrates Miranda, Eduardo «Lalo» Díaz, Eduardo Moscoso, Rubén Sueldo Guevara, Abel Ramos Perea, Miguel H. Milla, etc.
FUNDACIÓN DEL SINDICATO DE PERIODISTAS
En su manuscrito «Noticia Autobiográfica» JGGL, escribe: «En abril de 1942, el propietario de «El Comercio» ordenó mi retiro, a raíz de este hecho, los periodistas cusqueños me ofrecieron una fiesta de solidaridad gremial y quedó organizado por primera vez, el Sindicato de Periodistas del Cusco, cuyo primer secretario general fui elegido entonces»…La noticia de la fundación del Sindicato de Periodistas fue divulgada en los diarios de la localidad.El Sol, en su edición del 13 de abril de 1942 dice lo siguiente:
HA QUEDADO CONSTITUIDO EL SINDICATO DE PERIODISTAS DEL CUZCO
Promisor resultado de la fiesta ofrecida ayer al señor Julio G. GutiérrezUn hecho importante, que ha de producir magnífica impresión en los círculos intelectuales del Cuzco y del Perú todo, ha sido la resultante promisora de la fiesta que todos los trabajadores de prensa de la ciudad, han ofrecido ayer al señor Julio G. Gutiérrez, como manifestación de simpatía y caluroso aplauso, por su brillante labor periodística, durante varios años en la redacción de «El Comercio».Este hecho importante es la constitución, por primera vez en la ciudad, del SINDICATO DE PERIODISTAS DEL CUZCO, organización que agrupa a todos los que laboran y cooperan en la función diarística desde el Director hasta el buen palomilla que pone en manos del lector el periódico.
CONCURRENCIA
A las tres y media de la tarde de ayer se reunieron en la Quinta Eulalia, sita en la calle Choquechaca, los siguientes trabajadores de prensa, señores, Roberto Latorre, José Antonio Velasco y G, Víctor E. Cornejo, Pedro J. Bravo Escobar, Manuel E. Cuadros E., Luis Nieto, Julio C. Rouviros, Orestes Aparicio, Luis Angel Aragón, Augusto Dávila, Isidro Bravo, Eduardo Andía, Humberto Montañez, José E. Rozas, Antonio del Mar, Miguel Ángel Delgado Vivanco, Guillermo Puente de la Vega, Carlos A. Velazco y Manuel Camacho. Especialmente invitado realzó con su presencia esta cordial reunión el periodista limeño señor Jorge Falcón, de la redacción del «Universal» de Lima.Comisionados especialmente los señores Carlos A. Velazco y Guillermo Puente de la Vega se constituyeron en el domicilio del señor Julio Gutiérrez, invitándolo a pasar al lugar de la fiesta organizada en su honor.
EL PIC NICK
La presencia del señor Julio Gutiérrez en la Quinta Eulalia, fue recibida con cariñosa efusión, evidenciándose así, una vez más la honda simpatía y el merecido prestigio de que ha sabido rodearse este joven periodista, incansable luchador por los intereses del pueblo cuzqueño.De inmediato y sentados en torno a una mesa arreglada al aire libre, se hizo los honores del caso a un exquisito menú de viandas criollas.
OFRECIMIENTO
A la hora oportuna ofreció la manifestación, el señor José Antonio Velasco y G. Director de «El Comercio», quien con palabra fácil y cariñosa elogió la personalidad periodística de Julio G. Gutiérrez estructurada con reciedumbre a través de una larga y honrada actuación en las filas del diarismo cuzqueño.Las palabras del señor Velasco, expresión fiel de la eclosión amical que reunía en su torno el homenajeado, fueron calurosamente aplaudidas por los presentes.
AGRADECIMIENTO
En brillante y emocionada improvisación, el señor Julio G. Gutiérrez, agradeció la fiesta que obsequiaban sus compañeros del diarismo y las frases de alta estima a su persona que había pronunciado el señor Velasco. Finalizó expresando su anhelo de que los periodistas del Cuzco, ofreciendo un magnífico ejemplo de solidaridad, se agruparan en una entidad que perfectamente organizada haga valer sus derechos. Al concluir fue cálidamente aplaudido.
HABLA JORGE FALCÓN
Luego usó de la palabra el periodista limeño señor Jorge Falcón quién hizo una amplia exposición sobre la importante misión que en esta hora trágica le toca realizar a la prensa, trató el significado grato de la fiesta y finalizó brindando por Julio Gutiérrez y por la solidaridad de los periodistas cuzqueños, mereciendo aplausos al terminar.
TERMINA LA MANIFESTACIÓN
Pasadas las seis de la tarde, terminó esta significativa fiesta, pasando los concurrentes, por especial invitación del propietario de la Quinta, señor Ricardo Ballón a los salones de su residencia, donde se hizo animada tertulia. Los señores Miguel Ángel Delgado Vivanco y Julio Rouviros pusieron la nota musical, ejecutando en guitarra y mandolina bonitas piezas de nuestro folklore regional.
SINDICATO DE PERIODISTAS.
Haciendo un paréntesis a la simpática fiesta, el señor Manuel E. Cuadros, expresó que la presente era magnífica oportunidad para hacer realidad el anhelo de todos los presentes y constituir una agrupación de los trabajadores de prensa. La propuesta fue aceptada con calurosos aplausos y de inmediato se procedió a elegir un Director de Debates, elección que recayó en el señor José Antonio Velasco, siendo designado Secretario el señor Julio Gutiérrez, quien estuvo secundado por el señor Puente de la Vega.Abierta la asamblea por el Director de Debates, se acordó denominar a la agrupación Sindicato de Periodistas del Cuzco.Después de oportunas intervenciones que sobre los principios y finalidades del Sindicato hicieron los señores Latorre, Bravo Escobar, Velasco y Nieto, se procedió a la elección de la Junta Directiva.
SECRETARIO GENERAL
Para este cargo fueron propuestos los señores Julio G. Gutiérrez, Bravo Escobar y Roberto Latorre, resultando electo el señor Gutiérrez, quien fue objeto de cariñosa ovación. Agradeciendo la designación el Secretario General manifestó su decisión de trabajar por el surgimiento del Sindicato, en todas las formas posibles.
LOS DEMAS SECRETARIADOS
Las votaciones para los demás Secretariados dieron el siguiente resultado:Secretario de Relaciones, señor Pedro Bravo Escobar.Secretario del Interior, señor Roberto Latorre.Secretario de Economía, señor Víctor E. Cornejo.Secretario de Prensa, señor Manuel E. Cuadros E.Secretario de Biblioteca y Cultura, señor Luis Nieto.Vocales, señores José Antonio Velasco y Carlos A. Velazco.
ACUERDOS
Después que cada uno de los miembros de la Junta Directiva hizo uso de la palabra, abundando en conceptos que auguran un magnífico desenvolvimiento al flamante Sindicato de Periodistas, se acordó, por unanimidad, celebrar reuniones el primer sábado de cada mes y encomendar la redacción de los estatutos pertinentes, al señor Roberto Latorre, quien, deberá presentarlos a consideración de la asamblea a la brevedad posible. También, se acordó a pedido del señor Latorre, que una de las primeras gestiones del Sindicato sea la consecución de facilidades hospitalarias para los periodistas y de un sector especial en el Cementerio General para enterrar a los miembros que fallezcan.A pedido del Secretario de economía señor Cornejo, se realizó una erogación entre los presentes, habiéndose reunido una apreciable suma de dinero. Finalmente a pedido del señor Isidro Bravo, se aprobó que el Sindicato de Artes Gráficas acreditará una delegación ante el Sindicato de Periodistas.
La nota de «El Comercio», es del 14 de abril de 1942 y titula:
SINDICATO DE PERIODISTAS, lo preside Julio Gutiérrez.- Persigue altos fines sociales y de mutua cooperación. Relata los sucesos con detalle y recalca que para el cargo de Secretario General … «resultó electo … Julio Gutiérrez, periodista de nota, combativo y enérgico, cuya labor es bastante conocida en el Cuzco, toda la república y el extranjero»…
RECONOCIMIENTOS A SU LABOR PERIODÍSTICA
Todavía en 1949, en el artículo «Roberto Latorre y los intelectuales de Puno y Cusco» (publicado en la Revista del Centro de Estudiantes Puno Nº. 1, Cusco 1949). Román Saavedra o Eustaquio Kallata, hizo una justa valoración de la importancia de Julio G. Gutiérrez en el panorama periodístico de la ciudad cuando escribió que:.. «los periodistas por antonomasia, dentro del aporte cultural cusqueño son indudablemente, Roberto Latorre y Pancho Fierro» .El día viernes 29 de agosto de 1952, Julio G. Gutiérrez celebró sus «Bodas de Plata» al servicio del periodismo, con ese motivo, la Empresa Editora de EL SOL, le rindió homenaje, entregándole un diploma artístico de la inspiración del maestro Mariano Fuentes Lira Director de la Escuela de Bellas Artes, estuvieron presentes en este homenaje el Director del El Sol Dr. José Gabriel Cosio Medina, la Gerente propietaria señora Celia Velazco de Zamora y su esposo Sr. Luis Zamora, los periodistas, personal administrativo y de los talleres de este prestigioso diario; el Dr. Alfredo Rodríguez, director del periódico «Acción Agraria» y Presidente del Centro Federado de Periodistas del Cusco y otras personalidades. En esa oportunidad el Sr. Luis R. Zamora pronunció un elocuente discurso, al que ya nos hemos referido; el Dr. José Gabriel Cosio, maestro y patriarca del periodismo, según esta crónica: … «En elegante estilo hizo uso de la palabra para expresar que como Director de EL SOL, no podía dejar de expresar su voz en una ocasión tan significativa y en homenaje de Julio Gutiérrez, cuyos méritos, cualidades de escritor y periodista de fino estilo ensalzó, expresando que lo había conocido desde las aulas ciencianas, y allí, precisamente supo apreciar su inquietud y vocación para el periodismo. Hizo elogio de la labor que realiza en EL SOL, donde ha plasmado su regia personalidad, y aporta su cultura y experiencia al mayor prestigio de nuestra Casa, en la que, por sus merecimientos intelectuales, su espíritu cordial y acucioso, goza de la simpatía de sus compañeros de labor. Al término el doctor Cosio fue muy aplaudido».Don Julio G. Gutiérrez emprendió importantes campañas en pro de la conservación y defensa del Patrimonio Cultural, denunciando a los traficantes o chamarilleros que depredaban los tesoros artísticos de nuestra tierra; muchas campañas importantes para revalorar el arte popular el folklore cusqueño en el «Santuranticuy», por la reconstrucción fidedigna del Cusco después del terremoto, poniendo los puntos sobre las íes, cuando los encargados de esa tarea desfiguraban «creativamente» los edificios históricos o sembraban de cemento y fierro la ciudad acabando con su valiosa traza incano-mestiza.Su labor en EL SOL, continuó hasta 1957, en que la Empresa pasó a ser parte de la cadena de Diarios Asociados, dejando este diario como consecuencia de un editorial «pidiendo ayuda más práctica y efectiva para las víctimas de la sequía que regalaban a sus hijos por los caminos y morían de hambre». Muchos años después, en 1984, cuando la Honorable Municipalidad del Qosqo, por iniciativa del Alcalde Dr. Daniel Estrada Pérez, representante del Movimiento de Izquierda Unida, concedió la Medalla de la Ciudad a Julio G. Gutiérrez Loayza, el poeta y periodista Dr. Gustavo Pérez Ocampo escribió para un noticiero radial lo que sigue:«Se ha llamado del olvido a un maestro del periodismo cusqueño. Julio G. Gutiérrez que como decía Federico Nietzsche, «decía su palabra y se rompía entero», y, además: ¡escribía en perfecto castellano! cosa esta rarísima entre nosotros los periodistas de estos años … Digo, pues, que el gran Pancho Fierro, como firmaba sus comentarios don Julio G. Gutiérrez, fue premiado con la medalla de la ciudad»…Todo eso y mucho más se ha escrito del Profesor Gutiérrez en su faceta de periodista. Por ello, el Colegio de Periodistas, -por gestiones de dos valores del periodismo local, aunque de disímiles posiciones políticas, como son Erik Escalante y Germán Alatrista -, lo reconoció como Colegiado Distinguido en 1986.
EDUCADOR Y MAESTRO DE JUVENTUDES
Julio G. Gutiérrez L. inició su labor educativa muy temprano, como profesor de dibujo en la escuela primaria. Organizó la primera exposición escolar de pintura, en diciembre de 1942, bajo los auspicios del Instituto Americano de Arte. El discurso de inauguración publicado en el primer número de la Revista del IAA dice:«La significación intrínseca (de esta exposición) no reside tanto en la calidad específicamente artística de los trabajos ejecutados por los niños escolares, cuanto en el valor pedagógico y educativo de los mismos, y sobre todo, en mi concepto, ella está contenida en la elocuente y magnífica demostración de las insospechadas posibilidades creadoras, de la capacidad innata de aquellos que encuentran sus raíces en la milenaria tradición artística de nuestro pueblo».«He aquí la misión esencial del maestro encargado de la educación estética. Sugerir, simplemente, orientar y poner al alcance de los pequeños discípulos los instrumentos elementales de la técnica, dejando libre, absolutamente libre, la posibilidad expresiva y el lenguaje plástico de los niños. De entre las capacidades sobresalientes que se vayan encontrando, una acertada educación especializada puede encaminarlos posteriormente hacia rumbos profesionales.«No pretendo sentar cátedra con estas esperanzadas divagaciones, pero quiero llamar vuestra atención, compañeros del magisterio primario, sobre la importancia trascendental de la educación Técnica que debéis dar a los millares de discípulos que pasan anualmente por vuestras manos y sobre la profunda orientación nacionalista que a ella estamos en el deber de imprimir». En reconocimiento a esta labor el periodista Roberto Latorre hizo un discurso, en uno de cuyos acápites dice:«He dicho que esta magnífica realidad se debe al Instituto Americano de Arte, en cuyo nombre hablo. En gran parte es así. Pero, no se puede callar que, si se anota ese mérito, es imprescindible proclamar que la iniciativa y el esfuerzo librados en la cruzada, se deben en todo a Julio Gutiérrez, maestro de pintura escolar, que interpretando fielmente el motivo de su presencia en el magisterio, no sólo se ha encajado en los cánones que la obligación le impone, sino en los que su profesión espiritual, su inteligencia y su patriotismo le dictan imperativamente. Afirmo que obra tan loable le cuesta sin numero de amarguras y tormentos, pero los resultados conquistados, compénsenle de ellos y dan una vibrante voz de alerta para el renacimiento de nuestro pueblo que por su tradición y mando, debía ser siempre excelentemente artista. Tenía que ser Julio Gutiérrez, Secretario del I.A.A., quien asumiese intrépidamente la enorme responsabilidad de encauzar la fresca mentalidad de los cholos patakalas de mi pueblo, por los amplios caminos del Arte para gloria del Perú».La revista «El Ayllu» dirigida por Miguel Ángel Delgado Vivanco le dedica estas palabras de admiración: «Cabe destacar la actuación de Julio G. Gutiérrez, maestro de dibujo de nuestras escuelas. El joven periodista, ágil escritor y panfletario, notable crítico de arte, y uno de los más calificados valores de la nueva generación, se anotó un éxito más a su foja de servicios, nutrida de campañas nobilísimas, puestas todas ellas al conjuro de convicciones bien probadas y definidas al servicio social». Revista «El Ayllu» No.1-2 diciembre de 1945 Pág.176.Posteriormente Gutiérrez dictó cursos de Historia Universal, Historia de la Cultura Peruana, e Historia del Perú, en los diferente planteles escolares de la ciudad.
EL RECONOCIMIENTO DE UN ALUMNO
Entre los papeles más queridos de Julio G. Gutiérrez Loayza, se encuentra una asignación del curso de Historia del Perú, de un alumno del Colegio José Gabriel Cosio, en cuya introducción el joven discípulo exalta a su maestro en estos términos:«Haré un pequeño alboroto antes de alzar el vuelo, sólo el águila se levanta de golpe para abismarse al infinito cielo; pero yo no soy un águila. No voy a justificar futuras deficiencias de estos escritos, sino aprovechar la oportunidad que me brinda, para hacer caber algunas ideas muy mías.Profesor: Ud. fue el único en despertar en mí y quizá en mis coetáneos más, la inquietud (…) de juzgar nuestra Historia más «realistamente» (sí se puede decir). Casi no fue una Historia de fechas, ni lugares, ni circunstancias, tampoco efemérides. Fue una Historia en la que sentí su cruda realidad. Sinceramente, «su» Historia del Perú, entregada de corazón de sinceridad, fueron un pequeño estímulo que abrió una brecha de reacción en mi espíritu».En otro párrafo el joven estudiante escribe: «Tengo una manera de ser libre, de protestar -aun no encuentro quién lo entienda, ojalá fuera Ud., porque afirmo que la Historia del Perú que se nos enseña (le excluyo en mucho a Ud.) es una Historia de sucesos con fechas inamovibles, de lugares, y no una Historia «Vectorial», una triste condición estructural, nuestro subdesarrollo. La Historia del Perú actualmente programada (la que se memoriza, se escribe, se dicta, se explica, se plagia en los exámenes etc, etc.) me es sólo una fuente de consulta. Porque no es un «pujio» de donde pueda beber: amor, energía, para sentir que el Perú vive en mi corazón».
LABOR EN LA EDUCACIÓN TÉCNICA
Otra gran faceta como educador, en la cual, el profesor Gutiérrez, empleó sus desvelos fue la Educación Técnica.Se inició como profesor de Dibujo Técnico, primero en la Escuela de Artes y Oficios y Luego en el «Politécnico» Regional.Son muchas las generaciones de profesionales y técnicos que recibieron sus motivadoras enseñanzas en la esperanza de contribuir con el desarrollo tecnológico del Perú, por que, como militante socialista, comprendió que la ciencia y la técnica son herramientas de primer orden para transformar y revolucionar un país sumido en el atraso como es el nuestro.En su trabajo de tesis para optar al grado de profesor de segunda enseñanza, titulado La Educación Técnica en el Perú», Cusco 1949. (Trabajo que nunca presentó por «ser alérgico al título» pese a las reiteradas recomendaciones de su maestro el Dr. J. Uriel García, en la nutrida correspondencia que mantuvieron). Luego de un análisis minucioso del carácter predominante de la educación peruana; -trata sobre el capitalismo y la educación técnica, la legislación nacional y la educación técnica, y un estudio sobre un plan en boga en esa época-, arribó a las conclusiones siguientes:- La Educación es fundamentalmente un problema económico y no puramente pedagógico. La educación de un país depende de su economía.- La evolución económica del país ha determinado la orientación política educacional en cada etapa de su historia.- La educación de tipo humanista, intelectualista, responde a nuestra realidad económica semi-feudal que va siendo lentamente superada- El actual cambio de orientación hacia la educación técnica obedece al crecimiento de las necesidades del capitalismo nacional cuyas posiciones se fortalecen frente a los restos de feudalismo.- El plan de Reorganización de la Educación Técnica responde a las necesidades de la industrialización del país en la que están interesados todos los sectores progresistas.- La estructura semi-feudal de la propiedad agraria en la sierra y la consecuente servidumbre de las masas indígenas, entraban el desarrollo de una profunda reforma educativa.- No podrá aplicarse consecuentemente la Reforma de la Educación Técnica, si no se emprende la Reforma del régimen de la propiedad agraria.- El progreso del Perú, la independencia nacional del país, reclaman como tarea urgente en el campo educativo, la estructuración de la política educacional sobre la base de la educación técnica y la categórica orientación de los fines del Estado en la educación y formación de ciudadanos capacitados para el trabajo».
Cuántos de estos conceptos que tratan de promover la educación para el trabajo están vigentes hoy y, aún no se han realizado.Estos postulados llevó a la práctica cuando fue profesor en el Politécnico Regional del Cusco.
En premio a sus de 35 años de labor dedicada a la enseñanza recibió en 1986, en Lima, las Palmas Magisteriales del Perú en el grado de «Maestro». La Escuela Superior Autónoma de Bellas Artes del Cusco le confirió el título de Docente Emérito, el 3 de julio de 1990.
JULIO G. GUTIÉRREZ LOAYZA Y LA HISTORIA SOCIAL DEL CUSCO
RESUMEN DE SU TRAYECTORIA POLÍTICA
1924.- Participó como estudiante en la Universidad Popular González Prada. Escuela de indigenismo e ideología de vanguardia, aperturada en mayo de 1924, con el concurso de maestros, como: Luis E. Valcárcel, Antonio Lorena, Alberto Delgado, Rafael Tupayachi, Casiano Rado, etc.
1926.- Formó parte del grupo «Ande» que reunía a jóvenes intelectuales y artistas universitarios bajo la dirección de Román Saavedra, y editaban la revista «Pututo» «Revista oral de arte, crítica y polémica». Julio G. Gutiérrez intervino como pintor y xilógrafo.
1927.- Participa activamente en la organización de la Huelga Universitaria de ese año, impulsada por el Grupo Ande. Esta agrupación cultural y política publicó dos números de la revista «Kuntur», con xilografías y comentarios de arte de JGGL.
1929 Fue uno de los fundadores de la primera Célula del Partido Comunista Peruano, afiliado a la Internacional Comunista cuyo Buró Sudamericano se hallaba en Buenos Aires.
1930.- Marzo, fue uno de los fundadores y el Primer Secretario General del Sindicato de Obrero de Construcción Civil y Artes Decorativas.Organizó, junto con Roberto Latorre y Román Saavedra el primer homenaje póstumo al Amauta José Carlos Mariátegui, publicado en EL SOL del 19 de abril de 1930.Fundó «Constructor» primer periódico obrero del Cusco.Fue uno de los fundadores de la Federación Obrera Departamental (FOD), que posteriormente cambió a Federación Departamental de Trabajadores del Cusco (FDTC).
1932.- Fundó y dirigió «El Ayllu», órgano clandestino del Partido Comunista del Cusco, del que salieron dos números entre febrero y abril.
1931.- El 11 de octubre fue hecho prisionero en el Cusco, llevado a Arequipa y luego, por vapor, a la Isla Penal de El Frontón, hasta fines de noviembre, en que fue liberado en Lima, sin trabajo ni recursos económicos.
1932.- El 16 de diciembre fue apresado junto con Julio C. Vizcarra y enviado a Puno para luego ser desterrado a Bolivia, hasta agosto de 1933. En la Paz trabajó como obrero de una fábrica cervecera.
1940.- Fundó y dirigió «Jornada», órgano del Partido Comunista del Cusco. («Jornada» salió en tres etapas: En 1940; en octubre de 1948 y entre 1978 – 79).
1945.- Fue elegido miembro del Comité Central del PCP.
1950- 58 Participó en las Jornadas de lucha propiciadas por la FDTC. En las que la clase trabajadora tomó la ciudad.
1962.- Fue nominado candidato a una diputación por la alianza del Frente Democrático Nacionalista y el Frente de Liberación Nacional en las elecciones presidenciales de ese año, bajo la postulación del General Pando a la presidencia de la República.Fue confinado en la prisión selvática de «El Sepa», durante el Gobierno Militar de Pérez Godoy.
1963.- Volvió a ser apresado y confinado en «El Sepa» por el primer gobierno del Arquitecto Belaunde Terry, a cuya elección habían contribuido las fuerzas progresistas y la izquierda peruana.Desde entonces continuó colaborando y asesorando las actividades partidarias y políticas en el seno de la Federación de Trabajadores del Cusco.
1986.- Publicó en Lima su obra testimonial «ASI NACIO EL CUSCO ROJO».
1979.- Organizó a la «Guardia Vieja» del Partido Comunista Peruano en el Cusco.
1991.- El Sindicato de Construcción Civil y Artes Decorativas del Cusco al conmemorar el 61 aniversario de su fundación le rindió homenaje como fundador y primer secretario general.
1993.- El 30 de diciembre Julio G. Gutiérrez falleció en la ciudad del Cusco. Una nutrida comitiva de trabajadores, luchadores sociales, políticos e intelectuales cusqueños le rindieron tributo y le dieron el último adiós.
“ASÍ NACIO EL CUSCO ROJO”,SU OBRA MAYOR
Hijos espirituales de la generación indigenista de La Sierra, el plantel de ANDE fue la generación que, como dice el escritor Luis Nieto Degregori, decidió … «elevar el discurso indigenista a la práctica política». Ese salto cualitativo del discurso lírico a la práxis revolucionaria, premunidos ya de la ideología del socialismo científico y la experiencia de la Revolución de Octubre, los distinguió de la generación anterior de indigenistas románticos y brillantes teorizadores que, lamentablemente, cuando se vieron enfrentados a los regímenes reaccionarios, moderaron su discurso, sacrificaron su antiguo credo y se pusieron al servicio de la clase dominante, la feudalidad y el imperialismo, cuando otros optaron por el ostracismo, prefiriendo colocarse al margen de la lucha social, sindical o partidaria.
ANDE se adscribió al APRA, -cuando éste era un movimiento continental sin pretensiones electoreras ni poses demagógicas-, y rompió con él, denunciando las maniobras políticas de su líder fundador. Entonces se constituyó en Célula Comunista en mayo de 1929, para cuyo efecto habían suscrito, con su sangre, cada uno de los participantes, una legendaria acta fundacional.Ellos fueron: Oscar Rozas Terzí, Julio G. Gutiérrez Loayza, Sergio Caller Zavaleta, César González Willis, Julio Moreno Álvarez, César Vilchez Pimentel, Rafael E. Tupayachi Ferro, Alfonso González Gamarra y Julio E. Torres Ampuero. Por circunstancias diversas no concurrieron a la fundación Román Saavedra y Mariano Muñiz; Roberto Latorre, Casiano Rado, Carlos Valer y Aquiles Chacón que se integraron después.A esta generación insurgente, cuyo despertar coincidió con el «advenimiento en la arena política de la clase obrera» se le deben: la organización del proletariado urbano y rural en sindicatos, federaciones y confederaciones; el haber conseguido, mediante largas luchas, las principales conquistas de reivindicación social; el haber organizado los primeros partidos políticos de vanguardia y haber fundado la prensa proletaria, para denunciar las matanzas de campesinos, las masacres de obreros y difundir la cultura proletaria; el haber generado, en medio del fragor de la lucha social, los primeros estudios sociales basados en una interpretación marxista de la historia, difundiendo y dando continuidad a la obra creadora del Amauta José Carlos Mariátegui. En esta tarea recuperaron la identidad cultural del pueblo rescatando las manifestaciones más genuinas de su alma: el arte popular, la artesanía y el folklore.También les cupo el honor de haberle dotado al proletariado cusqueño y peruano de armas ideológicas y políticas, organización y líderes forjados en la lucha, con los que se creó la tradición que distinguió al «Cusco Rojo»; con héroes y mártires que entregaron, generosamente, su vida y su sangre tales como: Rafael Tupayachi Ferro, primer mártir del magisterio peruano, torturado preso y muerto por los maltratos inferidos a su persona por la dictadura de Sánchez Cerro; Simón Herrera Farfán, heroico líder obrero torturado y asesinado por la dictadura de Odría; Emiliano Huamantica, líder obrero textil muerto junto con varios compañeros obreros en un accidente, no esclarecido hasta hoy; Vicente Medrano, joven militante comunista que fuera arrastrado por la corriente del río en la prisión del Sepa, etc. Todas estas luchas sociales iniciadas en los años treinta, precipitaron las reformas sociales que, a fines de los sesenta, implementara, desde el estado, el gobierno de la Fuerza Armada del General Velasco Alvarado. Un gobierno formado por los mismos militares que, cansados de masacrar a su propio pueblo, se dieron cuenta que no había otra salida que liderar, ellos mismos, la ejecución de los cambios sociales.Nosotros escuchábamos las historias narradas por los camaradas de mi padre: Mariano Fuentes Lira, y en especial Román Saavedra, quien, en alguna oportunidad, trajo la revista «Pututo» empastada como libro, donde estaban los dibujos y escritos de esa generación. El comentario general entre ellos era que debía escribirse la verdadera historia, porque muchos jóvenes historiadores estaban especulando y tergiversándola. A la muerte de Román Saavedra, y a exigencia de sus hijos, -que apoyamos en la recopilación y ordenamiento de los documentos que, incontables veces habíamos hecho escapar de las manos de la policía y los soplones, enterrándolos en sacos, o escondiéndolos en los entretechos-, mi padre, ya retirado de la actividad docente, pudo, finalmente, darse el tiempo para escribir su obra, tarea que duró muchos años, el tipeo fue realizado por don Julio Valdez Valdivia.
Otro contratiempo fue la edición del libro, evitando las «revisiones» y modificaciones que la burocracia partidaria quería realizar, con la finalidad de encubrir y modificar algunos hechos fundamentales, y gracias a la intervención de la familia, entre ellos, mis hermanos José Carlos, Tania y Blanca Lis, se evitó la consumación de dichos recortes y tergiversaciones que hubieran causado honda frustración al autor de «Así nació el Cuzco Rojo» aún, cuando estuvo enfermo grave y tuvo que ser llevado a la capital.
En la ciudad de Lima, luego de un largo y paciente trabajo de edición, el primero de agosto de 1986, en el local de la Asociación Nacional de Escritores y Artistas (ANEA), fue presentado el libro testimonial de Julio G. Gutiérrez Loayza, «Así nació el Cuzco Rojo», con el prólogo del Senador Jorge del Prado y la Introducción de Sergio Caller Zavaleta, fundador del partido en el Cusco y ex diputado por el Departamento. En él se reivindicaban hechos que «de otro modo se hubieran perdido en el olvido» y que estaban quedando ya como leyenda.
El poeta y revolucionario Gustavo Valcárcel escribió en esa oportunidad lo que sigue: «Acaba de aparecer el libro de Julio G. Gutiérrez «Así nació el Cusco Rojo» –contribución a su historia política – 1924 – 1934 (Lima, 1986, sin sello editorial, 344 páginas).
Jorge del Prado, hace un justo y preciso prólogo de la obra, advierte: «Julio Gutiérrez, como sabemos, fue no sólo fundador y constructor del Partido en el Cusco, sino que se desempeñó también como brillante periodista y escritor y sobre todo, cual uno de los más destacados exponentes de la pintura nacional».«El libro que sucintamente comentamos, constituye –por su documentación y por la calidad de protagonista del autor- un valioso aporte, de primera mano, para la historia sociopolítica de nuestro siglo. Por sus páginas brillan las características «del movimiento cusqueño, en su conjunto, (lo que), hacen de él un proceso de excepcional originalidad», según la visión certera de ese gran revolucionario que es Sergio Caller, también oriundo del Cusco, autor de la «Introducción» del libro.Uno de los capítulos que despertará el más vivo interés se titula «Intermedio polémico: Mariátegui y los comunistas cusqueños», donde se anota, después de informar que la Célula Comunista del Cusco, se afilió a la Internacional en Mayo de 1929, que algunos admiradores del Amauta han tratado de presentar las relaciones entre José Carlos Mariátegui y la Célula Cusqueña como influidas por el «antilimeñismo» de los revolucionarios de la capital incaica, idea que presumiblemente abrigó en su intimidad el autor de los «7 ensayos».
Sirvan estas líneas como un anticipo a la exégesis, cabal y concreta, de este libro de trascendencia nacional». (Diario La Voz, Lima 22 de setiembre de 1986)
Julio G. Gutiérrez, había salido de la clínica donde estaba internado y así, convaleciente, sobreponiéndose a la enfermedad, participó en la presentación de su libro.En el Cusco, el poeta y escritor Gustavo Pérez Ocampo destacó el significado e importancia de esta obra, en su espacio radial del 5 de setiembre del 86, con estas palabras:«Todavía con los cálidos olores de la tinta de su impresión, acabo de recibir un libro, obsequio de su propio autor y con dedicatoria que me honra y enaltece. Se trata de «Así nació el Cusco Rojo», por Julio G. Gutiérrez, el gran periodista y maestro de periodistas cusqueño. Este libro suyo se ha editado en Lima en julio del presente año, y yo he tenido el privilegio de recibirlo hace unos días. No quiero entrar en falsas ponderaciones, pero, se trata de un valiosísimo volumen de historia política. Un libro hermoso. Macizo. Emocionado, emocionante. De una definida y militante «filiación y fe». A todo esto, agreguemos que es un libro escrito en castellano.
¿Cómo? Un castellano fluído, correcto, elegante, suasorio y de una transparencia cristalina extraordinaria. Cosas rarísimas estas, en un medio donde por lo general, los llamados «intelectuales» se despachan y despachan sus poluciones literarias o científicas en una jerigonza muy parecida al castellano, carentes de claridad, sindéresis y corrección. No. El libro de Gutiérrez «Así nació el Cusco rojo», es un dechado de excelente castellano.Viene precedido de una presentación del mismo autor; luego un extenso y muy riguroso prólogo de Jorge del Prado. Posteriormente, la obra se desarrolla enmarcada bajo la siguiente temática: De la Universidad Popular a la Reforma Universitaria – El Grupo KUNTUR- De los grupos al partido – Paréntesis Aprista – La edificación del partido – El Sur Perú en el proceso revolucionario – Deslinde de posiciones – Iniciación del movimiento sindical – Intermedio polémico: Mariátegui y los comunistas cusqueños – Final del «oncenio» – Construyendo la unidad clasista – El Partido ante las masas – Los gamonales en el poder – Agitación y propaganda desde la clandestinidad – Elecciones burguesas y lucha de clases – De la ciudad al campo – Bajo la bota del Cerro-civilismo – Ley de emergencia, desocupación y terror – Salvaje masacre de Pujyura – Las nietas de Micaela – «El Perú es un infierno». De la prisión al destierro. Epílogo y colofón. Hermosas fotografías de personajes influyentes dentro de la política izquierdista de los años 30 para adelante.
Este libro es de obligada lectura no sólo para los políticos de profesión, sino para los sociólogos, politicólogos, periodistas y estudiantes; dirigentes obreros y sindicales, porque en sus páginas está palpitante el Cusco de los últimos 50 años en su quehacer político, laboral y universitario. Para poder zafarnos de la inveterada e inverecunda costumbre de «hablar por hablar», sobre todo cuando se trata del Partido Comunista Peruano, será urgente acudir a las páginas del libro de Julio Gutiérrez.
Además, tenemos la garantía de que el autor del libro fue actor de primerísima fila en la fundación y construcción de dicho partido en el Cusco. Desde sus horas aurorales, él fue una suerte de «factotum» en los momentos difíciles de aquella gestión. Oigámoslo decir: «Más de medio siglo ha transcurrido desde 1926 en que un grupo de universitarios con inquietudes sociales nos reunimos, dejando un poco la bohemia juvenil, para organizar un equipo dedicado a hacer vida más activa y provechosa que la rutina de estudiantes despreocupados. Fue el grupo «Ande»: éramos literatos, poetas y artistas en cierne (…) Por entonces, ya habíamos leído a González Prada, a Henry Barbusse, a Romain Rolland, y algunos de los nuestros conocían libros anarquistas y comunistas (…) Algo había trascendido también de la Revolución Rusa de 1917, de la república de los soviets, del socialismo y el comunismo.
Nuestro grupo creció -sigue hablando Gutiérrez- y sus actividades rebasaron los marcos del arte y la literatura. Nos ganó la emoción social, el deseo ferviente de transformar la caduca sociedad en que vivíamos inmersos. Estaba a la orden del día el movimiento de la Reforma Universitaria y queríamos poner en práctica sus postulados liberales. Hicimos la gran huelga universitaria de 1927. Como consecuencia, Leguía clausuró la Universidad del Cusco.
Entonces sacamos una revista: KUNTUR. la cual por su valentía, audacia y radicalismo, hizo brecha y causó escándalo…. Entre los redactores y colaboradores de KUNTUR, un sector se orientó franca y definitivamente a la lucha social. En el seno de este pequeño núcleo, nació el Partido Comunista (…) Las doctrinas socialistas ya eran difundidas desde Lima por José Carlos Mariátegui, el más lúcido analista de la realidad nacional…», concluye Gutiérrez.
Para concluir esta breve recensión, escuchemos lo que dice Jorge del Prado en la parte final de su prólogo: «Julio Gutiérrez, fundador del Partido Comunista Peruano en el Cusco, destacado valor de la plástica peruana, periodista de acuciante calidad, piedra angular de nuestro movimiento a lo largo y ancho del país; varias veces miembro del Comité Central; preso bajo diversos gobiernos dictatoriales y confinado en la prisión selvática de El Sepa, con esta obra testimonial de invalorable calidad histórica y brillante estilo literario, apasionada y viva, llega a los años cimeros de su infatigable labor revolucionaria, entregando al pueblo peruano uno de los más importantes instrumentos de combate: las experiencias del pasado, y nada menos que del «Cusco rojo siempre será»; rojo no sectario; pero sí revolucionario en nuestro camino al socialismo».
Así, pues, este libro de Julio G. Gutiérrez, entra en los predios serios, analíticos e históricos del proceso social y político del Cusco. «Así nació el Cusco rojo» marcará una época.
Y al maestro Gutiérrez le agradecemos y le felicitamos por su valiosísima contribución».
Hasta aquí lo escrito por el poeta Gustavo Pérez Ocampo.
Posteriormente, el 3 de octubre de ese año, el libro fue presentado en el salón consistorial de la Municipalidad de Cusco; entre los oradores que destacaron este aporte a la cultura política del Cusco estuvieron: El Dr. Víctor Mayorga, Presidente de la Izquierda Unida; Miguel Saavedra Parada, Secretario General de la FDTC y finalmente, el Alcalde del Cusco Dr. Daniel Estrada Pérez, quien pronunció un encendido discurso.
El Partido Comunista Alemán (KPD), propició la presentación del libro en la ciudad de Hamburgo, el 28 de noviembre de 1986«Así nació el Cusco Rojo» es una de las tentativas más importantes para la construcción de la historia del movimiento social, obrero y popular del Cusco de los años 20 al 30; es un mensaje que fortifica y pertrecha a la clase obrera en su lucha antiimperialista por la liberación nacional y la creación del socialismo peruano.
«VACACIONES EN EL SEPA»
Es un testimonio novelado que trata de los hechos ocurridos en la Colonia Penal de «El Sepa», a donde fue confinado Don Julio G. Gutiérrez Loayza, junto con sus camaradas de lucha en dos oportunidades: en los primeros meses de los años 1962 y 1963, años del auge del movimiento popular y de las tomas de tierras por el campesinado de la región, en abierta oposición al gamonalismo serrano y de rechazo a las dictaduras militares de Lindley López y Pérez Godoy, y al régimen demagógico de Belaunde Terry, que traicionó a las fuerzas progresistas que lo llevaron al poder. Fue una época de crisis y recrudecimiento de la lucha de clases y del lamentable rompimiento de las filas del movimiento comunista internacional entre los ejes de Moscú y Pekín, hecho que causó graves estragos en el Perú y virtualmente destruyó el movimiento sindical y político de la izquierda peruana, condenándolo a la sectarización y atomización que degeneró en la subversión y el crimen, por parte de una secta fanática, dogmática y sectaria.
UNA VIDA DE ENTREGA A LA CULTURA CUSQUEÑA
Desde el inicio de sus actividades, Julio G. Gutiérrez Loayza se dedicó a la promoción y recuperación de la cultura cusqueña, tanto como maestro en la organización de concursos y exposiciones artísticas, promoviendo la actividad estética entre los obreros sindicalistas, en el gremio de los artistas o como periodista: realizando campañas en beneficio de la biblioteca municipal; a favor de la creación de la escuela de Bellas Artes; de la Facultad de Arquitectura o la cátedra de Quechua; cuanto por el desarrollo del arte popular y la defensa irrestricta del patrimonio cultural.Como crítico de arte, orientó a las generaciones de artistas cusqueños impulsándolos, constructivamente, a depurar sus técnicas y mejorar la calidad de sus producciones, comentando las exposiciones de artistas nacionales y extranjeros que visitaron la ciudad.Como fundador o socio de las principales instituciones culturales de esta tierra, fue socio fundador del Instituto Americano de Arte, cenáculo de la cultura y el arte, baluarte de la defensa del patrimonio cultural y la cultura viviente, al lado de una pléyade de grandes valores de la cusqueñidad. Ejerció durante varios periodos la presidencia de esta institución, promoviendo el arte popular, la artesanía y la creatividad a través del Museo de Arte Popular o difundiendo la palabra, el pensamiento e investigaciones estéticas, literarias y filosóficas con esa valiosísima Revista del Instituto Americano de Arte.Como conferencista, cusqueñista e historiador, difundió la obra de pro hombres y mujeres del Cusco como el Inca Garcilaso de la Vega, el Lunarejo, Túpac Amaru, Clorinda Matto de Turner y Uriel García; a través de sus comentarios y crónicas de viaje hizo conocer las expresiones del arte neoindígena o mestizo; la arquitectura colonial de Apurimac y Cusco, y aportó al conocimiento de la «Escuela Cusqueña» de la colonia.
Como quechuista, fue miembro de número de la Academia Peruana de la Lengua Quechua y dirigió la publicación de la revista «Inka Rimay». Es trascendental su aporte en el conocimiento y divulgación del drama indígena colonial «Ollantay», que tradujo, él mismo, de la fuente original quechua, el códice de Santo Domingo, al castellano, en 1958 y cuya última versión, terminada todavía en 1971, publicamos sus herederos con motivo del centenario de su nacimiento (19 de enero del 2005).
Como político revolucionario se preocupó por crear una cultura proletaria, dando charlas y conferencias para los obreros en sindicatos y formando cuadros dirigenciales de gran nivel y valía como don Emiliano Huamantica, Simón Herrera Farfán, Gregorio Ramos Mamani y Pedro Huillca Teqse, hombres que darían prestigio al Cusco Rojo.
CORONA FÚNEBRE
El 30 de diciembre de 1993, encontrándome becado en el Japón, falleció mi padre, quien presumiendo su muerte me había dicho antes de mi viaje, que quizás, al volver, ya lo encontraría en la tumba, pero como era una oportunidad para mi desarrollo debía cumplir con mi cometido. Así era él, severo, rotundo y claro. Entonces escribí estas glosas que, después, formaron parte de un Testimonio que fue premiado en un concurso nacional organizado por la Asociación Peruano-japonesa «Mi estadía en Japón, una lección de vida». Yo tenía destrozado el corazón al haber visitado Hiroshima y Nagasaki, donde las bombas nucleares habían exterminado tanta gente y habían rebajado la índole del hombre hasta la bestialidad. La noticia de su muerte ensombreció mi existencia:
«MI PADRE MURIÓ»
… «Luego de una larga enfermedad murió mi padre. Su cansado corazón dejó de latir y aquel poderoso intelecto, que alumbrara como un faro toda nuestra pobre oscuridad, se ha extinguido sin remedio. ¿Con qué palabras puedo expresar este dolor ilimitado?Mi padre terminó de bajar la escalera inclinada de su larga vida: fiel, digno, consecuente con sus principios. Sólo quedan de él su osamenta y su obra. La distancia y las circunstancias han hecho que no esté presente en el supremo trance de la muerte. Papá simplemente se durmió. La muerte lo abrazó, dejándolo con la fijeza horizontal y las pupilas apagadas, ¿Y yo, dónde estuve cuando se le estremecía el corazón y perdía el aliento? Entonces sentí en mi interior los gritos desesperados de mis hermanos por ese desgarro de perderlo para siempre. Eso es todo. Una triste melodía oriental, dulce y dolorosa, me hace compañía. Tal parece que el dolor, sustancia imponderable, ha superado el tamaño del mundo hasta alcanzarme. ¡Oh, desolación, cómo no pude velar su cuerpo inerte!Al saberlo, mis maestros y compañeros expresan su solidaridad, algunos lloran. Naveta sensei ha pronunciado palabras profundas y sentidas de homenaje: ruedan lágrimas por mis mejillas»…En el sepelio muchos amigos y admiradores de mi padre pronunciaron dolidas palabras de despedida, participaron líderes políticos de diferentes tiendas; incluso políticos opositores valoraron la catadura moral del combatiente caído; algunos publicaron las notas fúnebres que hemos podido recopilar:
HOMENAJE PÓSTUMO A JULIO G. GUTIÉRREZ
Discurso del Periodista Sr. Miguel H. Milla.Presidente del Instituto Americano de Arte.
JULIO:
Se ha apagado tu voz terrena, pero sigue en nosotros tu voz admonitiva, tu crítica serena, tu pensamiento lúcido, puestos desde siempre al servicio comunitario.Te recuerdo en los momentos cruciales de la patria siempre de pié y al frente de los grupos de avanzada que predicaban la democracia y la libertad, a fuer de perder la propia.Te recuerdo escribiendo con tu acerada pluma las mejores crónicas de arte, defendiendo nuestro patrimonio, destacando lo bueno de nuestra tierra, denostando contra la maledicencia de los genuflexos.Te recuerdo al frente de nuestra Institución, inspirando con tus mejores luces la dirección que debía tener el Instituto Americano de Arte a la que diste vida al fundarla para preservar, difundir y alentar las expresiones artísticas de nuestro pueblo y constituirse en tribuna de acción en defensa de nuestro patrimonio,Julio: tu labor que no conoció del cansancio ni de la derrota sigue siendo luz y guía para tus consocios, por que seguimos tus pasos para hacer de nuestro Instituto la entidad rectora y defensora de nuestros valores cusqueños.Fuiste ejemplo de hombría de bien, de conducta inmarcesible, de honesto y amoroso padre de familia que constituyó hogar modelo, que compartió ilusiones, esperanzas, anhelos, momentos aciagos y felices con doña Consuelo Samanez que fue tu permanente compañera y te diera la satisfacción de moldear el carácter, la conducta y el profundo amor a nuestra tierra de tus hijos: José Carlos, Tania Consuelo, Blanca Lis, Julio Antonio, Sandro Virgilio y Lucía Esperanza., que hoy te lloran, desconsolados.Tu cuerpo desaparecerá envuelto en la sabia profunda de nuestro Cusco que te acoge en su seno, pero tu pensamiento pervivirá al tiempo y se prolongará a través de tus hijos, dignos herederos tuyos, de tu arte, ideales y de tu entrega a la sociedad por el bien del pueblo. Las juventudes seguirán nutriéndose del Amauta que ha dejado sabias enseñanzas en sus obras póstumas «Arquitectura colonial del Sur Andino», «Comentarios sobre Arte Cusqueño».. Tres pintores cusqueños» y otras notas de Arte», «Vacaciones en el Sepa», «50 años de política cusqueña», «Perspectiva de 30 años de periodismo cusqueño».Recibe de tus compañeros del IAA nuestra siempreviva y nuestro juramento de seguir, en tanto nos quede un hálito de vida sirviendo a nuestra tierra el Cusco razón y fuerza de nuestra existencia.
Julio, descansa en paz.
JULIO G. GUTIÉRREZ LOAYZA, Intelectual progresista, cofundador de la Izquierda peruana en el sur.
Escribe: Sergio Caller Zavaleta
El fallecimiento de Julio G. Gutiérrez, ocurrido en el Cusco, el 30 de diciembre último, constituye sensible pérdida para la izquierda nacional; he aquí algunos rasgos de su trayectoria.
Julio G. Gutiérrez, concluidos sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de Ciencias, se incorporó al cuerpo de redacción de «El Diario» del Cusco (1927) del que se retiró a poco de constatar su ortodoxia eclesial.
Desde la escuela, destacándose en todos sus estudios, se daba plenamente al dibujo, al modelaje en arcilla y a la expresión figurada, tronco vital de su vocación artística y de otras afines; de ahí emanarían su inquietud intelectual y su quehacer humanista.
Con Mariano Fuentes Lira y Alfredo González Gamarra unió pinceles tempranos que fueron perdurables.
Con ellos y Román Saavedra acogieron los nuevos vientos de sus tertulias con Oscar Rozas Terzi. De tal convergencia nacía el Grupo «Ande», constituido por otros jóvenes más, tras el objetivo de propagar arte del pueblo para el pueblo.
En las primeras sesiones realizadas en su seno, apoyó la iniciativa de Saavedra, creador de la revista oral «Pututo», a la que ilustró con sus dibujos.
El grupo asumía nuevas tareas y de este modo, excedía sus objetivos simplemente artísticos que en exposiciones pictóricas exitosamente realizadas, cumplía su programa.
En siguientes sesiones las sugerencias surgieron a tono con el clima político candente a consecuencia de los atropellos de la proyectada reelección del dictatorial gobierno leguiísta.
Tal incitación actualizaba la oración cívica de Luis Velazco Aragón («LA VERDAD SOBRE EL FANGO» – Plaza de armas del Cusco, abril de 1923) y, así mismo, el mensaje de V. R. Haya de la Torre («Arenga contra la Consagración del Perú al Corazón de Jesús» -Plaza Mayor de Lima, mayo de 1924) que vializó un camino de entendimiento sobre la base de los 5 principios fundadores de la entonces Alianza Popular Revolucionaria Americana. El grupo ingresó a su militancia exigiendo a sus gestores la aplicación de los mismos.
Esa fidelidad consecuente no fue posible obtener, por lo tanto, vencido un año y meses de polémica intrapartidaria, el grupo ANDE se retiró del APRA.
El grupo, entre tanto, había consolidado su cohesión orgánica y avanzado trancos en la creación de subgrupos barriales luego transformados en pilares guiones de las cuatro zonas de la población urbana. Desde ellos, en una ciudad típica de relaciones feudales con base poblacional artesana muy empobrecida, abrumada, además, por el mayor número de los subvaluados de la servidumbre patronal; sin más obreros que las docenas de trabajadores de la naciente cervecería Gunther, se inició la difícil promoción sindical tallada en vacío al no existir clase obrera. La tarea silenciosa encontró materia prima, persistiendo en su desarrollo se enfrentaba a los curas de las parroquias, que desde los púlpitos defendían su feligresía.
Un grupo de albañiles, gasfiteros y otros constituyeron el Sindicato de Construcción Civil con su periódico quincenal CONSTRUCTOR fundado y, en sus doce ediciones, dirigido por Julio Gutiérrez.
A su ejemplo, los choferes, carpinteros, herreros, desocupados, sastres, crearon su organismo; meses después, la primera Federación Obrera Departamental se había logrado. Su instalación en el Salón de Artesanos, constituyó la presencia de un instrumento articulado en sus propias fuentes de defensa de los intereses colectivos hasta entonces ignorados por la Justicia y el Derecho. Era, pues, el primer paso del grupo que precedía a otros peldaños. Gutiérrez, junto a Oscar Rozas en tareas de dirección conjunta, se perfilaba como constructor de la estructura sindical del movimiento. No fue solamente el paciente organizador de sindicatos y acciones reivindicativas. Se desplegaba en su contribución a funciones sociales, cubriendo con honor objetivos culturales. Maestro condecorado, entre maestros eméritos. Literato y crítico, nos deja numerosos trabajos de divulgación y crítica artística, redactor principal y Jefe de Redacción del diario «El Sol» del Cusco. Miembro fundador del Instituto Americano de Arte, fundador y Vice-presidente de la Academia Peruana de la Lengua Quechua.
Su obra «Así nació el Cusco rojo» es la rememoración histórica que constituye el testimonio mayormente documentado de una experiencia de proyección social de singular trascendencia.
Pese a sus 88 años, cayó obsedido en el empeño de desarrollar nuevos temas de investigación histórica.
Que su tumba sea permanente fuente inspiradora de su pueblo amado.
Lima, enero de 1994
HOMENAJE PÓSTUMO A UN PERIODISTA DE ORO
Por Abel Ramos Perea.
(Para el Programa radial en Súper Radio, 5 de enero de 1994)
Entre mis notas de todos los días, por primera vez voy a hacerlas hoy en primera persona y esta vez para referirme en justicia que no puedo eludir a una de las más altas teas del periodismo cusqueño del siglo que declina: Mi maestro, con mayúscula, lo digo con orgullo, el Profesor Julio Genaro Gutiérrez Loayza, cuyas sabias enseñanzas en esa auténtica universidad del Periodismo, que constituye la Redacción de un periódico escrito, encausaron mi pasión y marcaron para siempre mi destino profesional, seguido, seguramente, con más defectos que virtudes, pero pasión al fin, terca e irrenunciable, como toda pasión que nace, vive y muere en la propia sangre.
Muy niño aún, escuchaba el nombre de un irreductible luchador social Julio G. Gutiérrez Loayza, hacia cuya huella encaminé mis pasos buscando identificarme, acaso conciente o inconscientemente, salvadas las distancias, por supuesto, con la rebeldía de su espíritu y la profundidad de sus pensamientos, hasta que un día el destino, esta vez con el nombre de Rubén Sueldo Guevara, hoy reconocido poeta, escritor y periodista, radicado en Lima, con quien me unen indisolubles lazos fraternales, ingresé en ese fabuloso y apasionante mundo del diarismo, empezando a gatear en él, asido de las manos de periodistas de la talla, precisamente de don Julio G. Gutiérrez, entonces Jefe de Redacción de EL COMERCIO del Cusco; José Antonio Velazco y G., Roberto Latorre, Pedro Bravo Escobar, Sócrates Miranda, entre otras grande figuras de periodistas con Mayúscula, que tenían su hogar espiritual en esa auténtica escuela de periodismo, con sede en la casa Nº 240 de la calle San Andrés: EL COMERCIO, Diario de la tarde, Sub Decano de la Prensa Nacional, en cuyas playas levanté definitiva carpa.
Allí, en ese ambiente en el que se respiraba tinta de imprenta, se ensordecía al tintineo de la lluvia de matrices de los linotipos, de los intertipos, de las prensas y hasta de los chibaletes: Allí brillaba la nítida personalidad del maestro Julio G. Gutiérrez, escritor, educador, artista pintor, crítico de arte, periodista y como luchador social, sindicalista y político que jamás buscó acomodo personal en tienda alguna.
Allí lo recuerdo, allí tendremos siempre grabada la imagen del maestro, de uno de los grandes maestros del periodismo nacional refulgiendo desde este viejo rincón de América, que es nuestro Cusco querido; tanto más hoy que en materia, Julio G. Gutiérrez se ha ido para siempre, pero que su espíritu seguirá su destino de alta tea y como tal iluminando el camino de quienes creemos haber hecho del periodismo, lo que el Amauta José Carlos Mariátegui en el Perú: Una filiación y una fe.
Mi permanente y reconocido homenaje a la ilustre memoria del maestro Julio G. Gutiérrez Loayza.
El SOL, 5 de enero de 1994
IN MEMORIAM, JULIO G. GUTIÉRREZ
Por Martín Romero Pacheco.
Cuando vivimos tiempos esquizofrénicos según los que creen que todo lo pasado funciona como lastre y lo novísimo se presenta como las puertas de la gloria… Cuando la ingratitud invade la conciencia colectiva y nos dedicamos a dar muerte a nuestros padres a despreciar lo que fuimos y lo que somos y corremos tras la frivolidad es que debemos volver a la cordura y dar las gracias de lo que somos; y de lo que tenemos en nuestros mayores… Cuando los pueblos viven sus etapas heroicas sus héroes son muy mencionados y tomados en cuenta… Pero cuando esos mismos héroes logran llevar a sus pueblos prometidos y mundos mejores como lo hicieron Julio G. Gutiérrez y su generación, parecería que las facilidades del presente opacan la conciencia del pasado… Quienes hoy se llenan la boca criticando a comunistas, apristas y sindicalistas, de «tradicionales»; llevan en el fondo del alma la ingratitud del can que muerde la mano que lo alimenta. No reparan que toda la comodidad, la ciudadanía, los derechos legales, morales y materiales de lo que llama «modernidad» se consiguió gracias a esos hombres que desprecian, gracias a esos partidos y líderes que lo dieron todo sin pedir ninguna recompensa.Casi pocos de los hermanos menores que llegaron al mundo cuando todo estaba hecho no valoran lo que costó a los padres. Los hermanos mayores saben cuánto costó levantar la casa y allanar el camino duro para la vida futura.Quizá, en la actualidad seguiríamos siendo una masa de población servidumbre en las tierras de los poderosos terratenientes; sin nombres como los de Mariátegui, Haya de la Torre o Julio G. Gutiérrez.
Ellos hicieron posible la transformación y modernización de aquella oprobiosa República Aristocrática; impulsaron nuestra libertad, la ciudadanía y los derechos sociales.Como en los principios del siglo, actualmente, vivimos tiempos de oscuridad, tiempos que fueron solucionados por la audacia de hombres como Julio G. Gutiérrez.
Por ello su presencia no es sólo contemporánea pues seguirá guiando el camino de la libertad del pueblo, libertad que hoy peligra; quizás su mensaje y el mensaje de su generación, como el cristianismo, recién se escucharán y plasmarán.
Su profunda pasión por fusionar comunismo con utopía andina, desde la revista KUNTUR o desde las universidades populares es cada día vigente.
Esos hombres que pensaron la revolución desde nuestra realidad, rechazando recetas estalinianas extranjerizantes son en realidad hombres del futuro.
Pensar en ellos es también pensar en Luis Alberto Sánchez, José María Arguedas o Emiliano Huamantica.
Nuestro homenaje es continuar su obra porque Julio G. Gutiérrez es un hombre del futuro.
COPLAS A LA VIDA DE MI PADRE
(A LA MEMORIA DE JULIO G. GUTIERREZ LOAYZA)
Recordando tu ejemplar existencia,
no vencida por la muerte,
combatiendo por ideales.
Me pregunto:
¿Cómo iluminó nuestras vidas tu presencia entrañable?
¿Cómo con humildad y paciencia,transformaste mi proverbial soberbia?
¿Cómo tu ejemplo enderezó mi camino extraviado?
Pues, para comprender cómo se forjó mi padre,
-aquel ser de tantas virtudes dechado-,
en el yunque del amor y el trabajo.
Abismo mi alma en poético vuelo,
y agitando las alas de mi estro dormido,
tomo a discreción la plumay procedo con certeza;
porque ensalzar la vida de un hombre honrado
es imperativo de honor para un hijo agradecido.
Padre:De antiguo abolengo vienentu nombre,
tu escudo y tu acerada pluma,
de trovadores, poetas y guerreros
que rindieron la vida en campos de batalla,
por su honor, su dama o sus nobles ideales:
Phelipe, luchó en tierras castellanas y andaluzas,
convalor y con bravura.
Alonso, hidalgo y encomendero, cruzó la mar
Para extender los dominios imperiales,
y mezclar, a sangre y fuego,
su raza y su cultura.
Llegó aquí a la cúspide de América,
corazón del incario.
A sus mercedes de Oruro, Puquises y Lamay.
Pero el tiempo que transmuta elementos
trocó la simiente de conquistadores en libertadores.
Fermín, se alistó a morir o triunfar en los campos de Ayacucho
derramando su sangre de prócer
por la libertad de la Patria americana
Jacinto, acudió a la guerra del Pacífico
para cerrar, con su cadáver, el paso al invasorfratricida,
que armado hasta los dientes por el León de Inglaterra,
Hirió nuestras carnes y cercenó el sagrado suelo de la patria,
regado con tanta sangre.
Miguel F., fue periodista combativo e ilustre parlamentario,
Juan Wenceslao, sacrificó su fortuna en defensa de la patria,
sumiéndose en la pobreza;
fueron sus hijos Tomás, Serapio y Melchora.
Serapio, el abuelo, fue artesano forjado en el trabajo
venía de la raza de heroicos defensores
que marcharon a los desiertos de San Francisco,
Tarapacá, Arica y Tacna
Junto a estudiantes, colegiales y universitarios,
beneméritos de la patria
que dejaron sus huesos y su sangre
para nuestro orgullo y rebeldía.
Padre:No tuviste más dicha ni fortuna
que el trabajo duro y sacrificado.
De la escuela del estudio hiciste norma;
de la belleza y el arte, tu estandarte.
del periodismo tu arma de noble caballero,
Y, con vieja adarga y lanzón, como el Quijote,
montado sobre flaco rocín,
cargaste contra grandes fortalezas
del oprobio y del dolor;
con los tuyos, camaradas de ideales compartidos,
pusiste cerco al castillo de la injusticia;
conquistando con coraje, derechos para los pobres;
uniendo a obreros del andamio y campesinos;
asalariados y parias de este mundo:
Sindicalizándolos para sacudirles las conciencias;
Planteando, sin cesar, reivindicaciones más sentidas,
encabezaste a tu pueblo en las revueltas,
los mítines, las protestas,
zahiriendo a los esbirros, frailes reaccionarios,
fariseos hipócritas y traidores.
Pero, a su turno, llegó la traición.
La canalla oligarquía y sus secuaces:
dictaduras militares,
desataron oleadas represivas.
Y, condenado a prisión,
marchaste engrilletadocon tus hermanos revolucionarios,
a llenar cárceles y celdas del oprobio;
a saborear la sal amarga del destierro:Expatriado.
Por tu patria proletaria de trabajadores Combativos.
Por tu hermano obrero o campesino
explotado,
Por la mujer trabajadora
humillada.
Por los hombres sin voz, sin voto
y sin pan. Por los pobres de la tierra.
Por legarnos una patria justa, libre y solidaria.
Sin oprimidos ni opresores.
Combatiste las tiranías.
Te temían y odiaban los usurpadores,del poder.
Patrones de la injusticia
Temían tu bosque de banderas rojas,
que ondeaban al vientocomo palomas libres,
Temían tu palabra verdadera y franca;
tu discurso acerado,
tu actuar limpio y sin dobleces.
La absoluta lealtad a tus principios.
Hoy, que evoco tu memoria,
me invade la emoción de turecuerdo,
que crispa nervios, enerva voluntades
y convoca inquietudes
más profundas,
cuando del alma, brota este poema,
como manantial sagrado
de lágrimas de prístino torrente.
Por los días que me diste
bajo el espléndido solde este valle fértil.
Hijo soy de tu noble estirpe,
de tu excepcional talento, encendido en mí
como fragua sagrada.
Y, aunque ya estás ausente,
ungido con tu sapiencia, mi profano corazón te evoca,
exudando este dolor asimétrico,
latiendo con más potencia y esperanza constructora.
No voy a dolerme más de lo imposible,
ni perturbar tu profundo sueño.
Porque estoy en las cenizas de tus huesos amados.
En los átomos que conmigo compartistepara engendrar esta vida
que canta tus acciones.
Transido de amor filial con canto de viril acento.
Pocos alcanzan a sentir el alma,al extremo
embelesada por la emoción,
como yo estoy sintiendo; para exaltar tu vida, tu paso,
pausado, sobrio y sabio sobre este mundo.
Por tus caras enseñanzas de justicia y libertad.
Por todo lo humano y sencillo que nos enseñaste amar:
lo correcto, exacto y bello que nos mostraste.
Por la excelencia que buscaste inculcarnos.
evoco tu epopeya y canto tu gloria.
Al pie de la tumba solitaria, bajo cuya losa de piedra
Se hallarán unidas, algún día, tus cenizas con las mías
Cuando las sensaciones doblegan mi dolor
Para estallar en luces de colores y arpegios
y trinos de mi quena india;
con la armonía nacida de la lira que me entregaste,
puedo yo decirte:
En el nombre del padre, tus hijos,
como cometas ardientes, brillan con luz propia
Y, como árboles maduros, te ofrendan los frutos exquisitos:
Cosechando las mies del campo fecundado y culto que tú sembraste,
lleno de esperanza.
Recogiendo el oro tamizado de arenas estelares,
ofreciéndolo labrado, bruñido y fulgurante, a tu memoria
;El diamante facetado y pulcro, engastado en tu diadema;
la flor de lis, el lienzo o la escultura;
el teorema, el cántaro, el libro o el poema,ofrendados a tu recuerdo.
Y esta corona de laureles con que ciño tu frente ilustre.
En el recuerdo, está mi madre presente
Como en los días felices de la infancia
Cuando ella sola protegía a sus hijos, abnegada y noble.
Dejándonos su legado sublime de valor y de heroísmo
.Mi madre, aguerrida y firme, luchaba día a día
por arrancar tu libertad de las mazmorras de la tiranía.
Preparándonos a batallar y vencerlos avatares de la vida.
Por todo ello, padre, estás siempre presente en la memoria
Cada logro mío, cada triunfo nuestro, Son y serán obras tuyas
.Heredero soy de tus sueños y pasiones,caminando estoy,
llevando más allá, tu camino cierto.
Construyendo la constelación de los ideales forjados en tu maestranza
,con golpes de hoz y de martillo.
Ese ideal solidario y perenne de acabar con toda esclavitud,
y romper todas las cadenas que humillen a la vida;
sirviendo y honrando a la justicia.
Redimiéndola, con la ciencia o con el arte, para ver florecer,
un día, el humanismosocialista,
como arco iris alzado sobre la frente del hombre
en el prado universal de su planeta.
Quiero que el hombre supere su soberbia superlativa
y sus múltiples defectos;
que busque legitimarse, limpiamente,
ante la grandeza inconmensurable del cosmos que nos contiene
Superando escollos,más allá de Escilas y Caribdis, traicioneros,
el navío nuestro navega, cierto y con buen viento.S
omos, como querías, vectores dirigidos,
saetas que no pararán hasta encontrar el objetivo.
Atrás, vendrá la humanidad redimida,inspirada en el cantar de los cantares
y la gesta de los héroes, y su ejemplo fiel y verdadero
;en la cosecha de millones de años de cósmica aventura,
desde el protozoario unicelular abuelo de las especies,
evolucionado hasta nosotros;
que no se extinguirásin mostrarnos al hombre proletario
victorioso en su planeta.
Con el sol brillante de la justicia entre las manos,
como Zeus olímpico de los helenos;
como Cristo redentor, humanizado,
sin cruces ni clavos ni espinas ni demonios.
Como Prometeo vencedor de todos los martirios,
plagas o bestias apocalípticas.
Como Inkari andino, redivivo
de entre despojos descuartizados.
Como el Fénix, renaciendo de sus cenizas, a cumplir su vuelo triunfal,
más allá de prosaicos apetitos y miserias terrenales:
Usura, avaricia consumista, genocidio,
dictadura de la rentabilidad y la ganancia;
negocio imperialista de la muerte.
Extendiendo su simiente inteligente al confín del universo,
antes del fin de nuestra estrella.
Sólo así, amado padre, forjando tus ideales
y cantándole a la vida que me diste,
puedo serte digno.
Porque todo brillo y lucidez que en mi mente bullen;
toda gloria, semilla o fruto conseguidos,
son sólo fuego secular
para honrarte en la memoria.
KUTIRY
(Visite www.kutiry.org)


LUIS E. VALCARCEL, PROFETA DE UN NUEVO MUNDO.
Escribe: Julio Antonio Gutiérrez Samanez.
El Centro científico del Cusco (1897) y el movimiento de la Huelga Universitaria de 1909, fueron los núcleos de acción de la intelectualidad cusqueña que funcionaron como nidos, pakarinas o semilleros de una generación fecunda que iluminó con su creatividad, acción y credo todo el siglo XX peruano, a través del Indigenismo y el Inkanismo, fundando la peruanidad, es decir un nuevo credo en el alma de la patria que había sido herida mortalmente con la derrota en la Guerra del Pacífico. Eran hijos de las nuevas corrientes filosóficas que renovaban el pensamiento en la metrópoli europea: el krausismo y el positivismo, y de la crítica gonzalez-pradista a los responsables de la derrota frente a Chile. Los indigenistas cusqueños elaboraron un ideario, un programa para restaurar el alma herida de la nación, volvieron sus ojos a las grandezas del pasado para revitalizar su sabia y su sangre, por ello lucharon para incorporar a la raza nativa y su cultura milenaria, raza que yacía explotada por siglos. Fue un acto de justicia social que había iniciado décadas antes, la voz valiente de nuestra paisana Clorinda Matto de Turner.
Hombres sabios fueron los maestros de aquella Escuela Cusqueña. Pedro José Carrión Antonio Lorena, Benjamín Mendizábal, Luis María Robledo Eusebio Corazao, Ángel Vega Enríquez, fundador del diario El Sol, desde el cual alentó la huelga universitaria. A la labor de estos maestros, como consecuencia de la primera huelga universitaria, se unió otro gran maestro el Rector norteamericano Alberto Giesecke, hombre de talento extraordinario y de una exquisita formación profesional que enrumbó hacia destinos de grandeza a nuestra universidad, creando un caldo de cultivo del talento y laboriosidad para esa generación privilegiada de estudiosos y críticos de la realidad local y nacional liderados por Demetrio Corazao, Luis E. Valcárcel, Uriel García, Romualdo y Rafael Aguilar, José Gabriel Cosio, Luis F. Paredes, Manuel J. Urbina (ayacuchano), protagonistas de la primera huelga universitaria de 1909 y sus colegas Justo Pastor Ordoñez (Puneño que fundara el IAA en esa ciudad), Pio Benjamín Díaz, José Ángel Escalante; Leandro Alviña, Francisco González Gamarra y Benjamín Mendizábal, que llevaron el arte peruano por las grandes capitales del mundo. Personalidades que individual y colectivamente crearon una cultura e ideología locales que influyeron e impactaron fuertemente en la consciencia nacional.
La recuperación de la cultura inca en nuestro imaginario bajo el impacto mundial del descubrimiento de Machupicchu en el National Geografic Magazin, pese al huaquerismo imputado a Bingham, impulsó a esa generación a inventar un renacimiento andino, el mismo que aún no ha podido darse a cabalidad un siglo después.
Por esa razón la fama de la universidad cusqueña, llamada por Tamayo Herrera la “Edad de oro” atrajo a grandes personalidades juveniles como Haya de la Torre, José Luis Bustamante y Rivero, Porras Barrenechea y Jorge Basadre, que participaron del congreso fundacional de la FEB en 1920. Con ellos la llama del indigenismo cusqueño se expandió a la capital y a todo el país. La prédica de la revista “La Sierra”, de los estudiantes de la huelga, y de la Revista Universitaria, influyó en los núcleos intelectuales de Trujillo, Lima, Arequipa y Puno. Era tal el entusiasmo y la actividad cultural vivida que se fundaron instituciones como el Centro Nacional de Arte e Historia, Sociedad Anónima de Arte, el Instituto Histórico del Cusco y se desarrollaba una gran actividad cultural y artística y teatral que atrajo a personajes epónimos como José Sabogal, el creador del indigenismo pictórico peruano; Daniel Alomía Robles, cuya inmortal “El Cóndor Pasa” fue concebida aquí en el cusco.
Era completamente acertada la frase de Valcárcel en Tempestad en los Andes, “la cultura bajará otra vez de los andes”
Valcárcel fue el abanderado de su generación, en 1923, bajo la dirección de este maestro iluminado del indigenismo, la compañía Peruana de arte incaico, realizó una cruzada cultural, llevando los fastos renacentistas de la cultura andina a los principales teatros de La Paz, Buenos Aires y Montevideo, con el Drama “Ollantay” y con exposiciones de artistas como Juan Manuel Figueroa Aznar, Roberto Ojeda, y conferencias de Valcárcel y Luis Velazco Aragón, como podemos leer en “Inkánida” un libro testimonial y documental de ese acontecimiento memorable que se realizó (cuando no) sin la ayuda estatal y contra su oposición.
Estos prohombres de la cusqueñidad constituyeron en 1924 la Universidad Popular Cusqueña (como parte de las Universidades Populares González Prada que se abrieron en el país) que duró escasos meses, pero que dejó un sello indeleble en el proletariado cusqueño y en su juventud, educando a conspicuos líderes que poco después formarían los sindicatos y la federación obrera, impulsados por el ideal del socialismo.
“Kosko”, fue la revista fundada por Roberto Latorre, Luis F. Paredes, Luis Yábar Palacio y otros, que sirvió de tribuna del pensamiento indigenista que defendió a la universidad popular ante su clausura decretada por la reacción clerical y el gobierno dictatorial de Leguía que apresó a sus organizadores y los confinó a sus mazmorras.
LUIS E. VALCÁRCEL, PROFETA DEL SOCIALISMO PERUANO
Fue en la Universidad Popular que Luis E. Valcárcel, por primera vez pronunció en público una conferencia sobre el socialismo triunfante en la República de los soviets. Y se refirió a su auditorio con el vocativo de camaradas (“Así nació el Cuzco Rojo” de JGGL), explicando la doctrina de la nueva sociedad humana sin explotados ni explotadores, que bajo el liderazgo de obreros, campesinos y soldados, transformaría el mundo de las ruinas dejadas por la guerra imperialista, constituyendo la nueva esperanza para la humanidad y para los pueblos oprimidos de todo el orbe.
Valcárcel junto con Latorre, Casiano Rado y Rafael Tupayachi, conformaron el grupo “Resurgimiento”, que secundó y difundió en el Cusco las ideas socialistas y marxistas de José Carlos Mariátegui, a través de su revista Amauta y el periódico Labor.
Por ese tiempo en Puno intelectuales revolucionarios como Gamaliel Churata Dante Nava, Emilio Arnaza, Alejandro Peralta, Luis de Rodrigo y Aurelio Martínez, fundaron el grupo Orcopata y publicaron el Boletín Titicaca (1926).
Bajo la influencia benéfica de los maestros Luis E. Valcárcel y José Uriel García, se fundó en 1926 el grupo Ande que publicó “Kuntur” en 1927; paralelamente apareció el grupo femenino que editó la revista “Albores” conformado por Lucrecia Núñez de la Torre, Rosa Augusta Rivero Justina Araníbar, Teresa Loayza
El grupo Ande que primero estuvo adscrito al APRA auroral, (cuando tenía la característica de un movimiento continental y no de un partido pequeño burgués), se radicalizaron tras la segunda huelga universitaria cusqueña de 1927 y de esa pugna político-ideológica se forjaron los partidos comunista y aprista, y se fundaron los primeros sindicatos obreros de construcción civil, textiles, sastres, herreros, ferroviarios, etc., que conformaron la Federación obrera Departamental, en plena persecución de la dictadura del oncenio.
En 1927, se dio la huelga universitaria al declararse en rebeldía el estudiantado porque el candidato presentado por ellos: el Dr. Uriel García, fue rechazado. Para salir del problema el profesorado de la universidad cusqueña publicó el nuevo estatuto universitario, que defendió Mariátegui en Amauta y en sus 7 ensayos, como el documento de enseñanza superior más avanzado de su época, estatuto elaborado por: Fortunato L. Herrera, José Gabriel Cosio, Luis E. Valcárcel, Uriel García, Leandro Pareja, Alberto Araníbar, etc.
Ese año se publicó un libro provocador y candente del Dr. Valcárcel: “Tempestad en los Andes”, en él, el otrora, indigenista lírico y nostálgico del Imperio, rompió fuegos y pronosticó una revolución política y una hecatombe de sangre.
Valcárcel había pronunciado en una conferencia dictada en Arequipa que la avalancha social indígena había comenzado y que en el Perú se incubaba un nuevo estado social y que el proletariado andino se liberaría de sus opresores hacendados y gamonales.
“El despertar de millones de consciencias indias implica el más grave problema que se haya presentado jamás en el Perú”
“El autómata que hoy dispara contra sus hermanos de raza dejará de serlo ¿Y entonces?
Quién sabe de qué grupo de labriegos silenciosos, de torvos pastores surgirá el Espartaco andino. Quién sabe si ya vive, perdido aún en el páramo puneño, en los roquedales del Cuzco”
La dictadura indígena busca su Lenin”
Los que en el corazón de la sierra poseemos el privilegio de asistir al acto cosmogónico del nacimiento de un mundo, como el viajero que contempla el sublime espectáculo de la tempestad en medio de la llanura azotada por el rayo.”
En el Cuzco, centro de la indianidad, los núcleos de la inteligencia están en guardia….
“Los cuzqueños nos hemos dado cuenta con oportunidad de la inminencia de un próximo nuevo ciclo de cultura andina…. Y por qué no decirlo nos asiste la fe viva en cierto papel providencial deparado al viejo solio de los inkas. Puede ser para muchos censurable este orgullo cuzqueño de sentirse “pueblo escogido”, pero tal sentimiento es tan fuerte que nos compele a marchar juntos hacia un sólo rumbo, como impelidos por un soplo místico.
De aquí la sensación de fuerza y unidad que produce el Cuzco a quienes observan los movimientos espirituales del país en esta hora crítica.”
¿Será presunción nuestra el intento de encausar las formidables energías desplazadas por el mundo que nace detrás de las montañas?
“la única elite posible, capaz de dirigir el movimiento andinista, será integrada por elementos racial o espiritualmente afines al indio, identificados con él, pero con preparación amplísima, de vastos horizontes y ánimo sereno y sonrisa estoica para afrontar todos los reveces, sin perder la ruta en el laberinto de las ideologías.”
“Ese grupo selecto se incautará de la técnica europea para resistir a la europeización y defender la indianidad. El vendrá a ser el bautista de ideas que den nombre a las cosas y luz a los ojos del monstruo ciego”
“… Esta “alma grande que despierta”… está dotada de una demiúrgica voluntad de cultura, ha menester del grupo de escogidos que vive, siente, obra y sabe morir en nombre del pueblo.”
“Aspiramos a constituir ese grupo.
Nuestro evangelio se sintetiza en una sola palabra:
ANDINISMO.”
Haya de la Torre había profetizado en 1920 escribiendo que “En el Cusco nació el nuevo verbo, del Cusco saldrá la nueva acción”
Valcárcel profetizó también la hecatombe que se avecinaba el “Sol de Sangre” o Yawar Inti, la etapa atroz del desgarramiento de la nación, que comenzó con la toma pacífica de tierras, contrarrestadas con criminales masacres de campesinos hasta las guerrillas armadas de los sesenta y ochenta.
“… desconfíe el que oprime y maltrata: si no muere la víctima se vengará
Desgraciadamente para el tirano, las razas no mueren
Un día alumbrará el Sol de Sangre, el Yawar-Inti, y todas las aguas se teñirán de rojo: de púrpura se tornarán las linfas del Titikaka, aun los arroyos cristalinos. Subirá la sangre hasta las altas y nevadas cúspides. Terrible Día de sol de Sangre
¿Dónde están las fuentes de esta inundación de rojas aguas?
¿Se ha vertido el ánfora secreta?
Es que sangra el corazón del pueblo. El dolor de un milenio de esclavitud rompió sus diques. Púrpura de los espacios, púrpuras del sol, púrpura de la tierra: eres la venganza. Aun en la noche el fuego alumbrará los mundos.
Será el incendio purificador.
¡Oh! El esperado Apocalipsis, el Día del Yawar Inti que no tardará en amanecer.
¿Quién no aguarda la presentida aurora?
El vencedor injusto que ahogará en su propia sangre al indio rebelde., ¿No oís por allí la prédica del exterminio, de la cacería inmisericorde? Ya las matanzas de Huanta, de Cabanillas, de Layo, de cien lugares más, son ráfagas del gran día sangriento.
El vencido alimenta en silencio su odio secular; calcula fríamente el interés compuesto de cinco siglos de crueles agravios. ¿Bastará el millón de víctimas blancas?
Desde su mirador de la montaña, desde su atalaya de los Andes escruta el horizonte. Serán estos celajes de fuego la señal del Yawar-Inti?
Obceca el odio.
Volved a la razón, hombres de los dos mundos. Tú, hombre “blanco”, mestizo indefinible, contagiado de la soberbia europea, tu presunción de “civilizado” te pierde. No confíes en las bocas unánimes de tus cañones y de tus fusiles de acero. No te enorgullezcas de tu maquinaria que puede fallar. Es incurable tu ceguera. ¡Sigues viendo en el hombre de tez bronceada a un ser inferior de otra especie distinta a la tuya, hijo de Adán, nieto de Jehová! Tu ideología no cambia en lo cotidiano: reencarnas a Sepúlveda, el doctor salmantino que negó humanidad a los indios de América.
“Altanero dominador de cinco siglos: los tiempos son otros. Es la ola de los pueblos de color que te va a arrollar si persistes en tu conducta suicida. Arrogante colonizador europeo, tu ciclo ha concluido. La tierra se poblará de Espartacos invencibles.
Y tú, hombre de los Andes, persiste en ti mismo, cúmplase tu sino. Obedece el mandato de la tierra, si vives con su alma; pero no te consuma el odio. El amor es demiurgo.
Haciéndote grande y fuerte el blanco te respetará. Triunfarás sin ensangrentar tus manos puras de hijo del campo. Sueñen los malvados con el Sol de Sangre; en tu alma regenerada sólo brillará el rayo del sol que besa la tierra en la santa cópula de todos los días.
Como en la cósmica armonía, los dos mundos girarán dentro de sus órbitas, por igual, el hálito creador del Rey de los astros.”
Sesenta años después nuestro país vivió el Yawar Inti anunciado, setenta mil peruanos fueron inmolados en una cruel y sangrienta guerra interna en la que el pueblo indígena se vio en medio de dos fuegos de metralla: el fanatismo demencial de una ideología trastornada y una política brutal de contrainsurgencia de tierra arrasada.
El sol se tiñó de rojo y la muerte llenó de cuerpos inertes las sepulturas y fosas comunes, dejando millares de viudas, huérfanos y pueblos incendiados y destruidos.
Paralelamente como complementario dialéctico de este profeta del Yawar Inti, en 1930 José Uriel García, publicó “El Nuevo Indio”, pronosticando una etapa de concordia y reencuentro de las razas en pugna y el surgimiento de una nueva cultura mestiza que exhibiría las mejores cualidades de sus progenitoras. Los Nuevos Indios modeladores de una nueva historia serían los mestizos, blancos e indios, cultivados y educados, superando las limitaciones de raza o de sangre con las adquisiciones más sublimes del espíritu
El nuevo indio será más espíritu que sangre. La sangre separa… el espíritu une, ondula por el universo.
“La cultura mestiza en América, ha venido creando y desarrollando su propia identidad y su propio espacio en el proceso histórico. Esta identidad de síntesis dialéctica, tiene como paradigmas a grandes personalidades que son: “Los guías de nuestros pueblos, pensadores, artistas, héroes que dan modalidad al continente” –decía Uriel García- y agregaba, “El indio antiguo, hoy, es más sangre que espíritu; el nuevo indio debe ser más espíritu que sangre. Porque indígena es el hombre que crea en la tierra y no sólo el que procrea. Nuevo indio no es, pues, propiamente un grupo étnico sino entidad moral, sobre todo”.
Las razas puras están condenadas a desaparecer, la rueda de la evolución se dirige a mezclarlas cada vez más fuertemente hacia un hombre universal. “Mientras la raza subsiste como sangre, subsiste la tradición. Pero cuando se acreciente como “espíritu”, como espíritu dominador de la sangre, avanzará la cultura. La sangre limita y separa; el espíritu unifica, funde y ondula por el universo” –escribió Uriel García-.
Era preciso reinventar al hombre andino y evitar el choque racial y tanta muerte innecesaria.
Pero, la lucha final no fue racial, sino entre clases de explotadores y explotados que devino en guerra militar del estado contra fracciones insurgentes armadas, enturbiadas por el narcotráfico. El resultado fue igualmente trágico, destruyó al país, engendró desconfianza y odio, desestabilizó y condujo a la derrota del movimiento popular y a la crisis de sus instituciones representativas con una dictadura cívico-militar que llevó al extremo del cinismo la corrupción y el crimen. Y el alma caída y dolida de la nación que es preciso, una vez más, sanar y recuperar.
El Cusco, inacabable venero de la cultura debe volver a recuperar su papel histórico, que Valcárcel, creía “providencial” y con él avizoró: “La cultura una vez más bajará de los andes” pero esta vez para toda la humanidad.
Ha quedado atrás la feudalidad la explotación colonial del indígena y del proletariado campesino, se ha ampliado la base democrática y hay mejora económica, nuevos ricos pero muchos más pobres, se ha dado paso a un capitalismo rentista neoliberal y vende patria.
Las organizaciones proletarias están en crisis, envejecieron sus métodos de lucha no lograron integrar a los pueblos nativos originarios ni a las multitudes de desclasados, informales y emergentes que son las verdaderas masas del país, la otrora gloriosa universidad es un organismo paralítico en descomposición que vive por inercia, infestado por parásitos, sin visión ni ambición para generar ciencia e investigación, apartados y ajenos a la vida social y económica de la patria. La politiquería sin principios ni ideas ha plagado como yerba mala los campos de la gran política obstruyendo el desarrollo. Hoy hace falta, más que nunca, el tiempo de un nuevo pachacutiy, y que un nuevo sol de justicia y libertad alumbre el nuevo día, el nuevo tiempo augurado por estos profetas de la andinidad.
Ya no son sólo clases las que luchan, son los pueblos y continentes enteros que buscan liberarse de un orden económico irracional, injusto que hoy domina el mundo.
El imperio, para seguirnos dominando, nos prefiere divididos, luchando entre nosotros dentro de un gallinero, manteniendo resentimientos fratricidas atávicos, mientras ellos nos despojan de todo lo que poseemos aún: materias primas, recursos energéticos, agua, para seguir derrochando y despilfarrando en su absurdo modo de explotación que está destruyendo el planeta.
Esencialmente, lo que Valcárcel, García, Mariátegui, Haya de la Torre, Porras o Basadre nos dejaron como herencia es el asumir el conocimiento, la preservación, la restitución y la conducción de un estilo de vida y cultura, un modo de producción justo, una forma humana de civilización, contrapuesta y antagónica a la decadente civilización occidental: la nueva civilización andina síntesis o hija del colectivismo comunista incaico y del socialismo mítico y mágico que buscaron Mariátegui y Arguedas, manifestada en el Inkarri y el pachakutiy: la resurrección toda la humanidad.


Cusco, Octubre de 1996                            
ETNOHISTORIA INCANISMO E INDIGENISMO
UNA APROXIMACIÓN A VALCARCEL                  
Escribe Julio A. Gutiérrez Samanez.        
                                                                     
Como homenaje al Amauta del Indigenismo Dr. Luis E. Valcárcel Vizcarra en el 105 aniversario de su nacimiento, el Centro de Estudios Históricos Luis. E. Valcárcel del Cusco, presidido por el dinámico y joven estudioso de la Historia, Martín Romero Pacheco, ha organizado en ésta ciudad, un interesante seminario llevado a efecto en los días 16,17 y 18 de octubre en el Salón Consistorial del Municipio.
El evento auspiciado por la Comisión de Cultura del Municipio (presidida por la Profesora Telma Chacón, el INC y el Hotel Monasterio (cuyos directivos muestran una singular y saludable sensibilidad con la cultura y el arte), ha contado con la presencia del historiador Dr. Franklin Pease, docente de la Pontificia Universidad Católica de Lima, y autor de una vasta obra historiográfica y de nuestros paisanos escritores e investigadores: Jorge Flores Ochoa, Juan Núñez del Prado, Marco Álvarez, Eduardo Luza, Héctor Espinoza y Luis Nieto Degregori.
Muchos de los asistentes oyeron y vieron, por primera vez, al Amauta Valcárcel; todos enriquecimos nuestros conocimientos sobre las obras de este insigne cusqueño y moqueguano universal.
Alcanzamos a escuchar las disertaciones de Nieto, Núñez del Prado, Flores Ochoa y Franklin Pease, de ellas comentamos lo que sigue:
Nieto, retomó el tema sobre el discurso cusqueñista y el papel de Valcárcel en su elaboración. En un somero examen documentado de la obra juveniles “Del Ayllu al Imperio” y “Tempestad en los Andes”, nos mostró al incanista radical, autor de una visión lírica y romántica del incanato, que había vertebrado lo medular de un discurso que después fue repetido por sus seguidores hasta degenerar en pose demagógica, facilista y esquizofrénica, del chauvinismo etnocentrista de nuestra politiquería. Sin percatarse que el maestro, en estudios posteriores, había madura su pensamiento hacia una visión científica universalizadora de la Etnohistoria y Culturología del pasado incaico y el presente indígena.
Nieto Degregori estableció comparaciones entre el pensamiento de Uriel García en “El Nuevo Indio” y el de Valcárcel en “Tempestad en los Andes”. García era el opositor y complementario dialéctico de Valcárcel, tanto por su filiación marxista, como por estudios sociológicos y estéticos. Ambos condiscípulos de la Escuela Cusqueña, copartícipes de la Huelga universitaria de 1909, colaboradores del Rector Alberto Guisecke, de Roberto Latorre en “Kosko” y Mariátegui en Amauta, discreparon después. En 1926, Valcárcel lideró el grupo “Resurgimiento”, mientras, bajo la inspiración de García, apareció el grupo Ande y “kuntur”. El año 25, Valcárcel publicó “Del ayllu al Imperio” y en el 27 “Tempestad en los Andes”. Ese año García fue propuesto para postular al rectorado, al no ser admitido se declaró una Huelga estudiantil y la clausura del centro de estudios. En 1930 se publicó “El Nuevo Indio” de García y don Luis se mudó definitivamente a Lima.
Franklin Pease hurgó los pormenores del incanismo en el Perú y Sudamérica, sobre el origen de la visión romántica de un pasado esplendoroso del que se consideraron herederos los fundadores de la independencia, como lo reclaman en los Himnos Nacionales del Perú y Argentina (El prócer Belgrano, en la Argentina, quiso restaurar el incario y aún el propio Virrey La Serna estuvo tentado de coronar un soberano descendiente de la nobleza incásica)
Felipe Paz Soldán y el coronel Manuel de Mendiburo se había ocupado, superficialmente de algunos temas de aquel pasado. Por entonces era común el criterio de que los indígenas americanos eran supérstites degenerados y embrutecidos por la explotación colonial de una civilización ya arruinada y, hubo quienes pretendieron exterminarlos o cruzarlos, como si fuesen ganados, con razas superiores. Estudiosos y viajeros como el norteamericano Prescott, el español Sebastián Lorente, Squier y Midendorff estudiaron a los incas y su cultura, recopilaron y publicaron las crónicas y describieron sitios arqueológicos y tomaron información oral sobre restos culturales incaicos. Cabe anotar que en el Cusco de ese siglo, hubo también inquietud por estudiar a los cronistas y revalorar el pasado. José Palacios en su “Museo Erudito” (1837) publicó acerca del drama “Ollantay” y la Revolución de Túpac Amaru; Clorinda Matto escribió sus tradiciones tomadas de la tradición oral que todavía existía sobre el incario; en sus novelas denunció la explotación del indígena y en su actuación en el Círculo Literario de Lima y en la redacción de “El Perú Ilustrado” enarboló, junto con González Prada, el Indigenismo literario.
En el Cusco, las familias terratenientes cultas, poseían colecciones de huacos tejidos arqueológicos, como la familia del Dr. Lucas Caparó Muñiz. Se sabe también que en la Exposición Departamental del Centro Científico del Cusco (1897) se mostraron públicamente esos vestigios que hoy forman parte del museo de la Universidad.
Valcárcel bebió el indigenismo de sus maestros del Centro científico; el sabio Antonio Lorena (introductor de la cátedra de antropología física en la Universidad) y el botánico Fortunato L. Herrera; su contacto con Riva Agüero (1912) y con Hiram Bingham, el descubridor de Machupicchu, le señalaron el derrotero a seguir.
Pease advirtió las influencias de la sociología evolucionista alemana en Valcárcel, un sociólogo había planteado la tesis sobre el carácter comunista agrario del ayllu andino. Víctor Andrés Belaúnde había publicado “El Perú Antiguo y la Moderna Sociología”. Riva Agüero su Historia del Perú” (1910). Aquí agregamos la prédica indigenista de Ángel Vega Enríquez en “El Sol” y a través del Centro Nacional de Arte Historia; los estudios de Uriel García sobre el arte incaico y los de González Gamarra, sobre el mismo tema; la tesis de Alviña sobre la Música Incaica; la influencia de Sabogal durante su estadía en Cusco; los estudios de Luis F. Aguilar sobre las comunidades de los indígenas; la “Misión de Arte Incaico”, que viajó a Buenos Aires, bajo la dirección del propio Valcárcel, influyeron en su obra “Del Ayllu al Imperio” (1925, escrito desde 1916) hito remarcado por Pease, para la formulación del indigenismo cusqueño, porque puso en el orden del día el debate sobre los temas del indio y el incario, prédica que recogiera José Carlos Mariátegui en “Amauta” y los intelectuales y políticos de la revista “La Sierra” de Lima.
Tanto Flores Ochoa como Pease y Núñez del Prado, rescataron y diferenciaron las obras de madurez de Valcárcel. Ya en Lima, al alcance de las últimas investigaciones arqueológicas y antropológicas, en contacto con las publicaciones más recientes, que él mismo hacía traducir, el historiador fue recreando y transformando su antigua versión romántica y pasadista del “incario sin inca” o de vuelta al incario, por una concepción cultural científica del incanato, elaboró un sistema y metodología propios, para el manejo de la enorme masa de conocimientos brindados por los investigadores de campo con los que reconstruyó la historia inca en su más aproximado proceso real. Para ello, hizo uso de una clasificación sistemática de categorías sociológicas que, como expresó Núñez del Prado, dieron como resultado una matriz universalizable para la clasificación del material cultural. Hecho que cobra enorme importancia sabiéndose que “la base sustentatoria de toda sociedad, es el despliegue de su material cultural o informativo”. La matriz mencionada constituye un poderoso instrumento para el estudio científico de las sociedades y una herramienta para la ingeniería social del futuro. Se trata de los estudios críticos y sintéticos sobre la cultura, publicados por Valcárcel en “Historia de la cultura antigua del Perú”. (1948). Una obra que como dijo el Dr. Flores llenó un vacío en la información bibliográfica, antropológica y sociológica de su tiempo.
Esos estudios teóricos junto con las excavaciones arqueológicas en Sacsayhuaman, hechas por él y las realizadas por Tello y otros investigadores en Chavín, Paracas, Wari y Tiahuanaco; los estudios de campo en las comunidades campesinas andinas, realizadas por antropólogos profesionales de universidades norteamericanas; el cotejo de datos con las crónicas, algunas recién descubiertas como las de Guamán Poma y los estudios lingüísticos del Quechua y Aymara, procesados en la obra del Valcárcel dieron una nueva concepción de los incas y preincas, su comunidad y enlace directo con la sociedad indígena andina contemporánea. Esta es la concepción etnohistórica, según explicación de Flores Ochoa.
Este esclarecimiento de lo que antes fuera mitología y retórica sentimental (como en “De la vida incaica” y “Del Ayllu al imperio”) permitió a su autor y a las nuevas generaciones de científicos formularse una definición de lo que es el Perú en su contexto histórico. Formulación que es un instrumento eficaz para la creación de programas y proyectos de desarrollo que, considerando la dinámica histórica real y existente en este espacio geográfico, puedan transformar efectivamente el país.
Así, el profeta avizor del Socialismo y el comunismo de los años veinte, activo conspirador antileguiísta y prisionero de ese régimen que, sesenta años antes, en “Tempestad de los Andes”, había reclamado un Lenin para el proletariado indígena, pronosticando la época del Yawar Inti y el baño de sangre que desató recientemente el terrorismo, prefirió trabajar en su gabinete, alejado de las luchas populares y campesinas forzado a colaborar con democracias y dictaduras; regímenes masacradores de indios, sin poder alzar su voz de protesta y aparentando, con astucias, cierto reaccionarismo, con el propósito expreso de descubrir el por qué y no sólo el cómo de los cambios sociales, dotó al país de un arma más eficaz que el fusil y la dinamita para revolucionarlo: el auto-conocimiento o reconocimiento del propio país, la toma de conciencia de su grandeza y limitaciones, la potencialidad para construir, como quería el Amauta Mariátegui, un Perú nuevo en un mundo nuevo.
Revista Cambio, Lima, 07 Marzo 1991
LUIS E. VALCARCEL: 100 AÑOS
Escribe: Julio Antonio Gutiérrez Samanez
Al estudiar la época juvenil de las grandes figuras nacionales, observamos ejemplos de beligerancia y entusiasmo, muchas veces insurgente, que el tiempo se encargó de atenuar. La juventud es pues, una época de grandes pasiones e ideales que la edad adulta abandona.
Esto lo constatamos en la vida singular y larga del gran amauta del indigenismo peruano. Cuyo primer Centenario natal (8 de febrero de 1991) se recordará tanto en Ilo, la ciudad donde nación, como en el Cusco, la ciudad adoptiva donde el maestro recibió su exquisita formación.
La vida estudiantil del maestro fue rica en actividades e inquietudes. Participó en la primera huelga universitaria de Sud América en 1909. Colaboró en los diarios locales del Cusco. El Sol y El Comercio. Como miembro de la Asociación Universitaria colaboró en la Sierra y en la Revista Universitaria, fundada por el modernizador de la Universidad cusqueña, el joven rector norteamericano Dr. Albert A. Giesecke.
Después del descubrimiento científico del Machupicchu, Valcárcel orientó sus estudios al pasado incaico y a la creación del “indigenismo” como corriente ideológica.
En 1917 fue nombrado profesor universitario, llegando a la dirección del Museo Arqueológico y del Archivo Histórico.
En el año de 1923 viajó a Buenos Aires, encabezando una delegación de intelectuales y artistas cusqueños que alcanzó mucho éxito.
En mayo de 1924 formó parte del grupo de intelectuales que dieron vida a la “Universidad Popular” del Cusco. Dictó conferencias acerca de “El comunismo agrario” y “El socialismo” constituyéndose en el pionero de la difusión del pensamiento socialista en esta ciudad.
Por aquellos días, salió el primer número de la revista Kosko editara por Roberto Latorre y Luis Yábar Palacio, que fue dedicado a difundir la actividad de la “Universidad Popular”.
El Dr. Valcárcel dirigió un encendido discurso en el acto de inauguración, según afirma mi padre en su obra testimonial “Así nació el Cusco rojo”. Allí se lee “Valcárcel (…) comenzó su discurso con el vocativo de “camaradas” que no dejó de causar alguna sorpresa en el auditórium. El orador –continua JGGL- explicó el uso del término, manifestando que el tratamiento de “señores”, era propio de una sociedad feudal dividida en señores y siervos, pero que, entre obreros y trabajadores, el trato debía ser de camaradas, de hombres iguales en derechos.
El Dr. Valcárcel, por entonces, era un entusiasta admirador y apologista de la Revolución Rusa.
“El ochocientos –había dicho el maestro del indigenismo- fue la edad de la democracia liberal. El novecientos es la del Socialismo. La Rusia de los zares es hoy la república de los soviets. Petrogrado es Leningrado; la ciudad de Pedro el Grande recibe el nombre del apóstol del comunismo”.
“¿Y en el Perú?, ¿Qué hace la juventud encerrada en las pretenciosas torres de marfil de su exquisitez… de su egoísmo? Descienda a la planicie desde los globos cautivos de su egolatría. La hora es de fervor combativo, no de fría contemplación”.
“así pensaba LEV en 1924 –dice JGGL– muchos de los jóvenes que lo escuchamos recogimos su palabra admonitiva y entusiasma, aunque años después no lo encontramos en nuestro camino”.
Valcárcel tomó contacto con José Carlos Mariátegui siendo uno de sus informantes sobre el problema del indio y de la tierra. Fue también, distribuidor de la revista “Amauta” en el Cusco.
Mariátegui prolongo “Tempestad en los andes” (1927). Obra en la que el autor preconizó proféticamente, la resurrección de la raza quechua; el éxodo de la población andina hacia la capital, escenario político y económico que domina el país. Transformando esta ciudad, Por entonces feudal, aristocrática y oligárquica.
Luis Alberto Sánchez al comentar la obra, escribió que “la tempestad en los Andes se trocará en tempestad en el Perú”. Y, en efecto, hoy, la tempestad ha tomado características de un alud de violencia que amenaza con borrar del mapa la sociedad toda.
Luis Eduardo Valcárcel Vizcarra, hombre que consideraba a sí mismo pertenecer a tres siglos, murió a los 96 años el 26 de diciembre de 1987, preocupado por lo que el siglo XXI traerá al Perú.
 http://cusquenos-ilustres.blogspot.com/2011/02/luis-e-valcarcel-profeta-de-un-nuevo.html

VICTOR NAVARRO DEL ÁGUILA

 

Por Humberto Vidal Unda. (Lima 1977)Lo conocí en enero de 1932. Yo almorzaba en una pensión para estudiantes, cuando irrumpió un joven alto y delgado, acompañado por dos muchachos de baja estatura. Parecía un Quijote con dos escuderos. Irrumpió rompiendo la relativa calma que reinaba en la sala. Hacía comentarios sobre todo, bromeaba a la patrona y soltaba tremendas risotadas – ¿Quién será este confianzudo? – , pensé.
A poco me entabló conversación y supe de sus propósitos de ingresar a la Universidad. Yo estaba en el mismo plan. Nos hicimos amigos, con una amistad que se da muy pocas veces; con entrega total, con lealtad absoluta y para siempre.
El doctor Navarro del Águila tomó la vida por el lado alegre. No lo vi nunca abatido ni colérico. Reunión donde él estaba, pronto se hacía reunión alegre, se incendiaba la fiesta, porque, además de tocar el piano, cantaba, sobre todo huaynos ayacuchanos. En las calles, a veces, sabíamos que por ahí andaba Navarro, al oir sus ruidosas carcajadas, su carácter jovial, alegre y sincero, lo llevaron a hacerse de las más diversas amistades. Familias de la vieja aristocracia cusqueña o de modestos trabajadores e incluso reuniones de sindicatos lo llamaban, lo invitaban y lo acogían con gran amistad y agrado.
En la Universidad cursó las facultades de Letras y Derecho. Se graduó de Doctor en la de Letras.
A poco de ingresar a la Universidad, comenzó a ser llamado como profesor en los colegios particulares de Santa Ana, Las Mercedes, San Francisco y el Colegio Nacional de Ciencias. A poco de graduarse de Doctor en Letras, ingresó en la Cátedra Universitaria. En 1942 ganó en concurso la Cátedra de Folklore y Arqueología Peruana.
Víctor Navarro del Águila fue el primero que comenzó a enseñar el Folklore en el Perú en forma sistemática, como una ciencia social, con su metodología propia para el conocimiento de los productos de la cultura popular, espontánea y anónima. En este campo llegó a acumular un archivo valiosísimo en forma de fichas técnicamente elaboradas sobre literatura folklórica: cuentos, tradiciones, leyendas, refranes, adivinanzas, etc. Además otros ficheros sobre música, instrumentos de música, instrumentos de trabajo, alimentación, medicina popular, prácticas de brujería, etc., etc.
Como maestro secundario escribió un texto sobre Educación Cívica. A parte de esto ha publicado lo siguiente:
Las Tribus de Anko Walloc
Pujllai Taki
Calendario de Fiestas Populares del Departamento de Cusco.
Folklore Nacional.
Wayanay
Chijmu
Wamán Puna: Cronista.
Estos son los trabajos, diríamos, académicos, que publicó Víctor, pero aparte de ellos, durante los 16 años que vivió en Cusco, no cesó de publicar algo en los diarios y revistas cusqueñas y aún del extranjero. Usaba distintos seudónimos como: Leda Liuga, Pokra, Argos,
Agapito Kanchara, etc., para sus artículos de diversa índole, sobre todo tema, incluso cultivó con éxito el buen humor cuando sacamos la revista humorística “Don Cualquiera” donde Agapito Kanchara hacía sus diabluras muy sabrosas.
Queda mucho que hablar sobre la labor cultural de Víctor. Su sorpresiva y temprana desaparición dejó trunca su obra. Pero, entre sus discípulos quedan algunos verdaderos valores que, a mi criterio, deben mucho de su formación a Navarro del Águila. Me refiero al doctor Efraín Morote Best y el doctor Josafat Roel Pineda.
Al escribir estas desvaídas palabras de recuerdo, dejo constancia de mi indestructible amistad, respeto a su nombre y a la persona de Alcira, su esposa, y sus hijos: Waldo, Eddy, Anita y Alicia. Notas adicionales
1. Esta fue una semblanza escrita por el doctor Humberto Vidal Unda, con ocasión de celebrarse el “Congreso Nacional de Folklor”, organizado por la Universidad Nacional de San Marcos en 1977, evento que llevó el nombre de Víctor Navarro del Águila.
2. Navarro del Águila nació en Ayacucho el 15 de diciembre de 1910 y falleció en Cusco el 6 de enero de 1948.
3. Fue fundador de la Revista “Guaman Poma” y de la Sociedad Folklórica del Cusco y del Museo de Arte Popular de la Universidad Nacional de San Antonio Abad del Cusco.
VÍCTOR NAVARRO DEL ÁGUILA, FOLKLORISTA AYACUCHANO

Por Julio Antonio Gutiérrez Samanez
El insigne folklorista Víctor Navarro del Águila, nació en la ciudad de Ayacucho el 15 de diciembre de 1910.
Realizó estudios en el antiguo colegio de San Ramón en su ciudad natal.
Muy joven, al iniciar su carrera docente en Ayacucho editó el periódico “El Poqra”
Hizo estudios superiores en la universidad del Cusco
Estuvo casado con la señora Alcira Ibáñez Palomino, natural de Apurímac, de cuyo matrimonio tuvo cuatro hijos: Alicia, profesional residente en Alemania; Anita, residente en los EE.UU., Eduardo y Waldo.
En el año de 1931 (1) se estableció en el Cusco.
En 1937 formó parte del grupo de intelectuales que presididos por el Dr. José Uriel García Ochoa, fundaron el Instituto Americano de Arte del Cusco, entidad que promovería el folklore, el arte popular, la conservación y defensa del patrimonio cultural y publicara una revista especializada en arte y cultura peruana.
En 1938 es socio fundador del Centro Cultural Ayacucho que editó la revista Huamanga (1)
Fue profesor del Colegio Nacional de Ciencias
En 1943 es nombrado catedrático de la Universidad, en la Facultad de Ciencias, en la cátedra de Folklore, fundada por él y creada por gestión del senador Dr. Uriel García.
Fue secretario de folklore en la ANEA Cusco (2) y escribió con el seudónimo de Argos Temira.
En el año de 1945 el Instituto Nacional de Antropología e Historia de la Universidad de México, lo invitó a realizar estudios de perfeccionamiento para optar al grado de Maestro en Ciencias Antropológicas y Arqueología por cuenta de la Viking Found (3).
Distinciones y Reconocimientos.
Como investigador en el campo del folklore, Navarro del Águila fue invitado a ser miembro de importantes entidades científicas internacionales como:
a) La Sociedad Folklórica de México, respetable entidad científica que publicaba un “Anuario” con publicaciones sobre folklore.
b) Folklore of the Americas” que agrupaba a 26 eruditos americanos de folklore del mundo. Del Perú sólo fueron considerados tres miembros: los doctores Federico Schwab y J>M>B> Farfán de la Universidad del Cusco.
c) Instituto de Historia, Lingüística y Folklore de la Universidad Nacional de Tucumán, Argentina. (4)
GRAN ANIMADOR DE LA CULTURA
El Centro Cultural Deportivo Wamán Puma de Ayala:
El 25 de mayo de 1941 Navarro del Águila organizó este centro cultural que tendría tanto significado con el correr de los años y con las 16 publicaciones que alcanzó la revista “Wamán Puma”. Una revista cusqueña realizada por un cusqueñista como Navarro.
El centro estuvo conformado por un grupo de profesores y catedráticos universitarios provenientes de los departamentos de Apurímac y Ayacucho, tuvo más de ochenta afiliados según da a conocer el primer número de su revista.
La primera directiva estuvo conformada por las personas siguientes:
Presidente: Dr. Víctor Navarro del Águila.
Vice-Presidente : Br. Arturo del Pozo.
Secretario: Sr. Edmundo Arce Quiroz; Pro-Secretario: Sr. Efraín Morote Best; Fiscal: Sr. Hermenegildo Altamirano; Tesorera Sra. Adela de Hermoza; Pro-tesorero Sr. Oscar Canales; Vocales Br. César Revatta Cáceres, Srta. Elsa Nehmad, Srta. Nora Malpartida Pino; Comisión de Estatutos Dr. Víctor Navarro del Águila, Br. C. Revatta y Br. Arturo del Pozo. Comisión de Revista Dr. Víctor Navarro. Br. Arturo del Pozo y Sr. Belisario Cawana; comisión de música y radio: Sr. Efraín Morote, César Zanabria, Oscar Luna, Oscar Núñez del Prado; Comisión de teatro: Sr. Edmundo Arce, César Revatta. Srta. Sara Samanez; Comisión de Deportes: Pedro Gutiérrez. Jorge Altamirano, Manuel Vivanco C; Comisión de Asistencia Social: Sr. Hugo Cabrera, Nataniel Hermoza, Srta. Iraida Altamirano y Jorge Nieto.
Estudiantina.- Mandolinas: Efraín Morote, Oscar Núñez del Prado, Adolfo Núñez del Prado; Guitarras: César Zanabria, Rafael Vera, Gregorio Núñez del Prado; Violín: Sr. Víctor Fernández; Piano: Víctor Navarro; Quenas: Edmundo Arce y Nataniel Hermoza.
Coro Femenino.- Señoritas: Elsa Nehmad, Bertha Galván, Carmela Casafranca, Dora Alarcón, Sara Samanez, Dina Samanez, Nora Malpartida.
El centro tenía como finalidades:
a) La promoción de la Cultura, mediante audiciones radiofónicas, charlas y la publicación de su revista.
b) Promoción de los deportes, perfeccionamiento físico mediante el deporte principalmente del basquetbol.
“El director y principal animador intelectual de Wamán Puma fue el folklorista y folklorólogo Víctor Navarro del Águila – dice Tamayo Herrera en su Historia del Indigenismo”- seguramente la figura más nítida de este movimiento neo indigenista. Si bien la revista fue administrada por Roberto R. Rivero, la personalidad clave fue la de Navarro del Águila, pues, éste fue el motor inicial de este interés científico por el folklore y el más brillante y productivo de este grupo de intelectuales ayacuchanos avecindados en la ciudad imperial” (5)
“Es que fue un maestro de aquellos maestros que dejan huella palpable a su paso –dice Efraín Morote Best, uno de los distinguidos discípulos de Navarro- Los cerca de cuatrocientos trabajos entre libros, folletos y artículos que ha dejado, son una muestra perenne de enseñanza sabia y jugosa. Escribió con hondura sobre los más variados temas y caló profundamente en las entrañas de la tradición. Fue el primer estudioso peruano que tocó el campo del folklore abandonando el relato chirle escrito al paladar de lectores baratos, vale decir, fue el primer demólogo o estudioso serio y profundo de los temas tradicionales, de ahí que mereció se lo conociera en los más alejados rincones del mundo, se utilizara sus producciones con la fe que infunde la severidad científica y se le concedieron distinciones que dieron brillo a la universidad a la que había dedicado su pasión y sus desvelos.
Sin olvidad el señero valor que tiene la figura de Adolfo Vienrich, Navarro del Águila tiene, como hombre de ciencia, el mérito de haber sido el iniciador del folklore…” (6)
Tal es pues al decir de dos importantes intelectuales peruanos la trascendencia y mérito de la obra científica de Navarro del Águila.
LA REVISTA WAMÁN PUMA.
En octubre de 1941, salió a luz este órgano del “Centro Cultural Deportivo Wamán Puma de Ayala”, bajo la dirección del Dr. Víctor Navarro del Águila y administrada por Efraín Morote Best.
En la presentación, Navarro del Águila, hace notar el carácter de la composición del Centro, “cuyos miembros son estudiantes (ciencianos, salesianos, franciscanos, educandinas, mercedarias, salesianas, aneñas, universitarios) y profesionales; estos son los hombres de hoy, los que están en el puesto de trabajo y de la lucha, aquellos, la gloriosa reserva, los que han de ser los hombres de mañana, los edificadores de nuestro futuro. Bienaventurados porque ellos han de vivir una nueva era, un nuevo orden social político y económico”.
“Sale modestamente, como nacieron y nacen todas las revistas peruanas; pero tiene la esperanza de crecer, desarrollarse, ampliar su campo de acción y convertirse en una publicación seria y bien estructurada, con esfuerzo de sus sostenedores y el apoyo de sus amigos nacionales y extranjeros”.
“Publicará trabajos sobre temas peruanos y peruanistas (de Arqueología, Historia, Literatura, Lingüística, Etnografía, Etnología, ensayo, etc.), pero dará mayor preferencia al Folklore nacional, y quizás con el tiempo se convierta en una revista especializada de Folklore”. (Presentación del primer número de la revista)
“Esta revista que duró hasta 1944, -dice el Dr. Tamayo Herrera- fue el reducto de este movimiento chanca que enriqueció el pensamiento cusqueño de su época, con un vigoroso impulso por el Folklore científico”.
“A diferencia de los folkloristas anteriores, que sólo eran gustadores de las manifestaciones folklóricas, este grupo cultivó el Folklore como una rama especializada de la Antropología Cultural, sobre todo bajo la influencia de los métodos y técnicas de Ralph S. Boggs en su libro El Folklore en planes de estudio de los Estados Unidos; aunque también su metodología y su clasificación de los fenómenos del Folklore estuvieron fuertemente influidas por las orientaciones de John H Rowe, entonces residente en el Cusco y profesor de su Universidad; y por las influencias del Folklore argentino, entonces de gran predicamento en Sud América” (7).
Entre los colaboradores de la revista tenemos a: Edmundo Delgado Vivanco, intelectual apurimeño que firmaba precisamente con el seudónimo de Waman Puma; Edmundo Arce Quiroz, Román Saavedra (Eustakio Kallata); Luis Nieto, Andrés Alencastre G. (Killko Warak’a); Alejandro Peralta, Víctor M. Guillén, Roberto Barrionuevo, Julio G. Gutiérrez, José C. Mendoza, Alberto Guillén, Dante Nava, José Gabriel Cosio, Arturo Castro, Ralph Steele Boggs, J. Uriel García, Oscar Núñez del Prado, Lucio Bueno, Hugo Pesce, Dr. Isaías Vargas, Rafael Aguilar, Pio Max Medina, Julio A. Vizcarra, Sergio Caller, Jorge A. Lira, Luis Sueldo Guevara, Rodolfo Zamalloa, César Zanabria, Miguel Ángel Delgado Vivanco, Alberto Cuentas, Juan J. del Pino, Alfredo Macedo Arguedas, Marcelino Montes, Augusto Madueño, John Rowe, Luis E. Valcárcel, César Vargas, Manuel E. Bustamante, Luisa B. Núñez del Prado, Lelia B. de Morote, Oscar Núñez del Prado, Gabriel Escobar M, entre otros.
Como puede verse en los 16 números de Waman Puma se nuclearon las ideas, propuestas, estudios, creaciones literarias, etc. De una pléyade regional de intelectuales sur peruanos. Durante tres años (1941-1944), la revista promovió la creación de la cátedra universitaria de Folklore (1943), la creación de la Sociedad Folklórica del Cusco, fundada el 20 de mayo de 1944, presidida por Víctor Navarro del Águila.
Como órgano cultural de la inteligencia avanzada se erigió como “un vocero antifascista (que) apoya las ideas y a los hombres contrarios y enemigos de la barbarie Nazi-fascista”.
En ese mismo editorial Navarro del Águila, reivindicó “el orgullo de ser (Waman Puma) la primera y única revista de folklore del Perú”,
Esta posición valiente y franca frene a la situación política del momento, le valió el odio de los pro-nazis criollos, quienes desataron una intensa campaña de desprestigio contra su persona, creyendo que se trataba de un cabecilla activista del Partido Comunista, cuando en realidad era sólo un miembro de base, eso sí, de firme militancia revolucionaria que nunca ocultó.
UN INTELECTUAL REVOLUCIONARIO
Otra faceta de Navarro del Águila, constituye su militancia revolucionaria en el Partido Comunista.
Científico social estudioso del pueblo y sus costumbres no fue ajeno a la lucha reivindicativa de las clases explotadas. Fue también un gran periodista, colaborador de importantes medios de comunicación del Perú y el extranjero, con sus estudios rigurosamente científicos y sus comentarios en el campo del folklore. El “Poqra” o el “Allcco”, como lo llamaban cariñosamente sus amigos, parodiando su dejo del quechua ayacuchano. Fue un hombre cariñoso, amiguero y bohemio; músico y cantor, como son casi todos los ayacuchanos, tocaba el piano con gran soltura; reunía a sus amigos y propiciaba alegres reuniones. Mi padre comentaba: “Navarro hacía arder las jaranas”.
Por todo ello su temprana muerte fue un gran golpe para su generación, sus amigos y familiares.
Morote Best, en un artículo necrológico antes aludido exclama:
“¡Y su figura de amigo es inolvidable!
¡Qué humanidad la de Navarro del Águila!
¡Qué alta calidad espiritual la suya!
Raro será quien al hablar de él no diga que fue un hombre extraordinario dotado para la amistad. No hubo discriminaciones en la esfera de su afecto. Escritores, artistas, hombres de ciencia, acudieron hasta él en demanda de instantes de paz y sana alegría, y los hallaron, como en un palacio hecho para ese fin. Hasta ese lugar no llegaba la miseria espiritual. Allí estaba Navarro de Águila con su risa sonora y jocunda, con su abrazo fraterno, con esa cordialidad de anchura inabordable”.
La “Revista Letras” Nº1 de la UNSAAC, publicada en agosto de 1948, le rindió cálido homenaje con motivo de sus sensible desaparición física, ocurrida el 6 de enero de ese año. En ese homenaje el articulista dice: “sus artículos sobre los temas de folklore que lo consagraron como estudioso de labor imperecedera se encuentran diseminados en publicaciones nacionales y del exterior y alguna vez tienen que ser reunidos en un solo volumen que constituirá una fuente valiosa para los estudiosos peruanistas de nuestra universidad”.(…)
La tarea planteada en esa nota necrológica no fue llevada a cabo, sin embargo, una de sus obras fue publicada póstumamente.
La lista de obras, entre libros, artículos y conferencias, que pongo a consideración, puede ser, debidamente enriquecida con mayores investigaciones futuras, es el comienzo de la recopilación de la obra de este insigne cusqueñista huamanguino, que tanto hizo por la cultura el folklore y especialmente por el Cusco, ciudad de la que se consideró uno de sus hijos (8) y le prestó cálido refugio a sus despojos mortales, Víctor Navarro del Águila, falleció el 6 de enero de 1948, su tumba, lugar de peregrinación de sus paisanos, amigos, hombres cultos y parientes, se encontraba en el Pabellón San Pedro Nº B-21, del Cementerio de la Almudena.
Después de cumplidos cincuenta años, como nicho “perpetuo”, sus restos fueron puestos en el mausoleo de nuestra familia Gutiérrez Samanez, donde hoy reposan.
NOTAS
(1).- Carta a la Revista Huamanga Nº 14, Ayacucho del 28 07 1938 (Pág. 35 -36)
(2).- Revista Waman Puma N º 3 – 4 (Pág. 42)
(3).- Carta a Julio G. Gutiérrez Loayza, del 01 05 1945. JGGL Archivos, correspondencia.
(4).- Ibídem.
(5).- Historia del Indigenismo Cusqueño, siglos XVI-XX, José Tamayo Herrera, pág. 301-302.
(6).- Víctor Navarro del Águila, Artículo de homenaje por Efraín Morote Best. Revista del IAA Nº 6, Cusco 1952, Pág. 262-263.
(7).- Tamayo Herrera, pág. 301.
(8).- En el Nº 16 de la revista Waman Puma, su director expresa estas bellas palabras de homenaje al Cusco:
“Los que trabajamos en esta revista con el fervor casi religioso de contribuir a la dignificación de la cultura peruana, supeditada desde hace siglos, hemos encontrado en esta Gran Ciudad de los Inkas, el Kosko milenario, cuna de la auténtica peruanidad y centro de atracción del turismo mundial, un clima propicio para nuestras actividades intelectuales y periodísticas. Por eso la consideramos nuestra madre sin haber nacido en ella y, más que todo, porque el Cusco no es sólo para los cusqueños sino para todos los peruanos, no sólo para ellos sino para todos los americanos, ni sólo para éstos sino para todos los hombres cultos del orbe”.
OBRAS
1. Ceremonias y Fiestas Populares, Revista Municipal No. 1. 30 Octubre 1943.
2. Cánticos a la Virgen del Carmen de Paucartambo. Revista Municipal No. 3. 31 Mayo 1945.
3. Folklore Nacional: Danzas Populares del Perú. Revista del Instituto Americano de Arte No.2. 1943, Pág. 24.
4. Calendario de Fiestas Populares del Departamento del Cusco. Revista del IAA No.3. 1944. Pág. 37.
5. Folklore. Revista El Alba No.26 Voz del Colegio de Santa Ana 1949. Cusco.
6. Carmen Segunda Pardo (Primera Mujer Universitaria, junto con María Luisa Garmendia). Revista La Voz Mercedaria. 1960. Pág. 313.
7. Muestrario de Algunas Expresiones Indígenas. Revista de la Semana del Cusco No.2. 1946. Pág. 79.
8. Las Adivinanzas Quechuas. Revista Letras No.1. UNSAAC. 1948
9. Breves Datos Biográficos de Encino del Val. El Comercio de Cusco. 26 de enero de 1940.
10. Ensayos Folklóricos: Juegos Infantiles del Chinchaysuyo. Chuwi Chunkay. Revista Cuzco No. 4. Noviembre de 1942, Págs. 12 -14. Y Diario El Sol Cusco 1º. Enero 1945
11. Don Felipe Guamán Puma: Cronista Ayacuchano. Revista Universitaria No. 79 Segundo Semestre 1940. Pág.. 108 – 135.
12. Carta al Centro Cultural Ayacucho. Revista Huamanga No.14. 28 Julio 1938. Pág. 35.
13. El Runa Simi Huamanguino. Revista Huamanga No.32. 30 Junio 1940. Págs. 15 -21.
14. El Cronista Felipe Guaman Puma de Ayala. Revista Guaman Puma No.1. Octubre 1941.
15. Doctor Erasmo roca, Un Político que nunca se olvida que es Maestro. Revista Guaman Puma No.2. Noviembre 1941.
16. Primer Capítulo de los Ingas, por Felipe Guaman Puma. Revista Guaman Puma No.2 Noviembre 1941.
17. Doctor Felipe Aguilar. Interview. Revista Guaman Puma No 3-4. 1941.
18. Sara Mamas Ripukuska. Leyenda. Revista Guaman Puma No.3 -4 1941. Pág. 26.
19. Bibliografía sobre Guamán Puma de Ayala. Revista Guaman Puma No. 3-4. Pág. 38.
20. Unos Minutos con Jorge Falcón. Interview. Revista Guaman Puma No. 5-9. Junio 1942. Pág. 2.
21. Una Muestra del Runa Simi del Chinchaysuyo. Revista Guaman Puma No. 5-9. Junio 1942. Pág. 31.
22. Dos Ceramios Pre Incas en un Museo Particular de Huanta. Revista Guaman Puma No. 10. 1942. Pág. 28.
23. Interview con el Presidente del Instituto Americano de Arte, Dr. Víctor M. Guillén. Revista Guaman Puma No. 10. 1942. Pág. 2.
24. Interview con el Sr. Alcalde del Honorable Consejo Provincial del Cusco. Revista Guaman Puma No. 11-14. 1942. Pág. 2.
25. La Universidad confirió el título de Doctor Honoris Causa al Profesor Julio C. Tello. Revista Guaman Puma No. 11-14. 1942. Pág. 3.
26. Editoriales de la colección de la Revista Guaman Puma, 1941- 1944.
27. Comidas Tradicionales del Cusco. Revista Guaman Puma No. 16. 1944. Pág. 10.
28. Las Tribus de Ancku Walloc – Cusco. Tesis Universitaria. 1939.
29. Pukllay Taki, Folklore Nacional. Cuzco 1943. y Revista Peruanidad No.12. Vol. 3. Lima febrero 1943.
30. Cartilla de la Ciencia del Folklore. Cuzco 1944.
31. Folklore Nacional. Editorial H. G. Rozas .1948. (Obra póstuma).
32. Contribución al Estudio de la Picantería Cusqueña. Boletín de la Sociedad Científica del Cusco. Año 1. No.1. Pág. 24-38. 1949.
33. Carta a Julio G. Gutiérrez Loayza. 1º. junio 1945. Archivo de la correspondencia de JGGL.
34. Folklore Peruano: Las adivinanzas quechuas. Revista del IAA No.5. 1937. Pág. 31.
35. Honoris Causa. Defensa de Víctor Navarro del Águila. Por Julio G. Gutiérrez L. Columna Perspectiva. Diario El Sol. 9 Julio 1945.
36. Víctor Navarro Del Águila, por Efraín Morote Best. Revista del IAA No. 6. 1952. Pág. 261.
37. Homenaje Póstumo de “Jornada” No. 58. 11 enero 1948.
38. Noticia.- Víctor Navarro ganó concurso para Cátedra de la Sección Pedagógica. Diario El Comercio Cusco 2 de junio 1939.
39. Víctor Navarro del Águila. Por Efraín Morote Best. Revista del IAA No.6. 1952. Pág. 261.
Notas Necrológicas:
40. Fallecimiento de Víctor Navarro del Águila. Revista Letras No. 1. 6 enero 1948. Pág. 282.
41. Víctor Navarro del Águila por Humberto Vidal Unda. Libro de Oro de la Universidad. 1992.
42. El Folklorismo Antropológico en el Cusco de la Segunda Modernización. En Historia del Indigenismo Cusqueño. José Tamayo Herrera. Págs. 299-302. INC Lima 1980.


VÍCTOR NAVARRO DEL ÁGUILA, CIEN AÑOS

En esta página rendiremos homenaje al gran científico social ayacuchano Dr. Víctor Navarro del Águila, en el centenario de su nacimiento, para ello reuniremos materiales bio-bibliográficos, fotografías, documentos y todo lo referente a este ilustre intelectual que vivió en el Cusco y dinamizó su cultura al participar de la fundación del Instituto Americano de Arte, al fundar y dirigir la revista Guamán Poma, y ser el introductor de la cátedra de Folklore en nuestra universidad. Mi her¡mana la escritora Tania Gutiérrez, (http://tania-gutierrez-samanez.blogspot.com/ es la primera persona en entregarme un interesante artículo de homenaje que también está colgado en su blog personal.
Los admiradores de la obra de Navarro del Águila, están invitados.
Julio Gutiérrez Samanez
CENTENARIO DEL NACIMIENTO DEL CIENTÍFICO SOCIAL PERUANO
VÍCTOR NAVARRO DEL AGUILA
Por: Tania Gutiérrez Samanez
El 15 de diciembre del 2010 se conmemora el Centenario del Nacimiento del Científico Social Peruano Dr. Víctor Navarro del Águila, nacido en la ciudad de Huamanga (Ayacucho) en 1910.
Después de medio siglo, el aporte y la vigencia de Víctor Navarro del Águila, empieza a ser estudiado y analizado por los nuevos científicos sociales peruanos, ya que Navarro del Águila tuvo el mérito de introducir los estudios de Folklore en el país.
En los 16 años de permanencia en el Cusco, influyó decisivamente en los estudios folklóricos del Cusco, Ayacucho y el Perú, dándole un nuevo sentido a la realidad social de esa época, venida a menos e ignorada por su importancia en los círculos intelectuales de sociólogos e historiadores.
En 1932, llega al Cusco e ingresa a la Facultad de Letras, Ciencias Humanas y Derecho, graduándose como Doctor en la Facultad de Letras; siendo aún estudiante universitario, ejerció la docencia en los colegios de las Hijas de Santa Ana, las Mercedes y en los colegios de San Francisco y Nacional de Ciencias.
Obtuvo la cátedra de Folklore y Arqueología Peruana en 1942, mediante concurso de méritos y aptitudes, iniciando de esta manera el estudio de las Ciencias Sociales en el Perú.
Navarro del Águila, fue el primero que introdujo el estudio sistemático de la ciencia social, utilizando una metodología propia, para estudiar el comportamiento de la cultura popular en sus diversas manifestaciones, elaborando un archivo valiosísimo en forma de fichas, creadas con este fin. Gracias a él se conoce temas sobre literatura folklórica, cuentos, tradiciones, leyendas, refranes, juegos infantiles, adivinanzas. Además estudió y realizó fichaje de la música andina, huaynos canciones populares, instrumentos musicales, danzas, trabajo, alimentación, medicina popular, práctica de brujería, etc., de esta manera enseñó a desentrañar las raíces y la mentalidad del alma andina, salvando un patrimonio rico en costumbres y tradición.
Entre sus trabajos publicados están:”Las Tribus de Anko Wallock” que es el estudio de los Chancas de Andahuaylas (Apurímac), “Calendario de las Fiestas Populares del Departamento del Cusco”, “Folklore Nacional”, “Wayanay”, “Chijmu”, “Wamam Puma, Cronista” y otros trabajos que se hallan diseminados en diarios y revistas de la época, como en la Revista Universitaria y la Revista del Instituto Americano de Arte, diarios locales, nacionales y del extranjero. En sus trabajos utilizó diversos seudónimos como: Ludaluiga, Poqra, Argos, Agapito Kanchara, personaje satírico, que recrea en la revista humorística “Don Cualquiera” que dirigía el Dr. “Humberto Vidal Unda.
En 1937 fue cofundador del Instituto Americano de Arte del Cusco, acude al llamado de su maestro, el Dr. Uriel García Ochoa, quien había recibido el encargo de fundar dicha institución cultural, luego de concurrir al Segundo Congreso de Historia de América, cuya sede fue la ciudad de Buenos Aires. Uriel García, emprende la tarea de agrupar al elemento más selecto de la intelectualidad cusqueña de la época, entre ellos se recuerda a: Víctor Navarro del Águila, Alberto Delgado, José Gabriel Cosio, Víctor M. Guillén, Domingo Velazco Astete, Rafael Aguilar, Roberto Latorre Medina, Sergio Caller Zavaleta, Julio G. Gutiérrez Loayza, Luís Felipe Paredes, Federico Ponce de León, Julio Rouviros, Alfredo Yépez Miranda, Humberto Vidal Unda, Juan Manuel Figueroa Aznar, Daniel Castillo. Martín Chambi, Rafael Yépez La Rosa, Luís Nieto Miranda, Roberto Díaz Robles; generación brillante de intelectuales y artistas que tenían por misión salvaguardar el patrimonio cultural del Cusco y de la nación. Fue en el seno del Instituto Americano de Arte que surgió la idea de creación de la Semana del Cusco, idea plasmada por el doctor Humberto Vidal Unda en 1944; asimismo se llamo a concurso para la creación del Himno al Cusco, se instauró el Santurantikuy, feria artesanal que se lleva a cabo el 24 de diciembre; se creó el Museo de Arte Popular, único en su género en el país, se cuenta con una fototeca del Cusco antiguo, donado por el mago del lente Martín Chamb, biblioteca y pinacoteca y se publica La Revista del Instituto Americano de Arte, cuyo ámbito de difusión no sólo es local, sino internacional, ya que esta revista es leída en Quito (Ecuador), La Paz (Bolivia) y Buenos Aires (Argentina),
Los fundadores del Instituto Americano de Arte, fueron forjadores de una autentica identidad nacional dando lustre y prestancia a la cultura Sur Peruana como testifica su vida y obra.
En 1977 se llevó a cabo en Lima el Congreso Nacional de Folklore, organizado por la Universidad Nacional de San Marcos, evento que llevó el nombre del insigne científico social “Dr, Víctor Navarro del Aguila” en mérito a su valiosa obra en la rama de las Ciencias Sociales y como precursor del estudio del Folklore en nuestro país.
En su faceta periodísticas Víctor Navarro del Águila fue fundador de la revista “Guaman Puma” y la Revista Folklórica del Cusco, asimismo fue fundador del Museo de Arte Popular de la Universidad San Antonio Abad del Cusco.

FACETA HUMANA DEL DR. VÍCTOR NAVARRO DEL ÁGUILA
En opinión de sus parientes y amigos, el Dr. Víctor Navarro del Águila fue una persona jovial y alegre, se dice que nunca se le vio colérico, abatido o triste; reunión social donde se encontraba él, se convertía en jolgorio, porque además de tocar el piano y la guitarra el Dr. Víctor Navarro cantaba huaynos ayacuchanos y apurimeños.
Julio G. Gutiérrez, amigo entrañable del Dr. Navarro del Águila refería que “Navarro armaba las jaranas y se bailaba hasta sacar chispas al suelo”.
En las calles, cuando se escuchaba sendas carcajadas, es que allí, andaba Navarro del Águila; debido a su carácter festivo era muy querido por sus amigos, así como era apreciado en los sectores del sindicalismo cusqueño.
A decir del Dr. Edmundo Arce Quiroz, catedrático de la Facultad de Educación de la Universidad del Cusco y coterráneo suyo, refería que “El Dr. Navarro del Águila, Arce Quiróz y la Profesora Dina Samanez Cáceres, egresada de la universidad San Antonio Abad del Cusco fueron los que popularizaron el huayco “Puka Pulleracha” (Faldita Roja), así como otros huaynos ayacuchanos y apurimeños.
El Dr, Víctor Navarro del Águila, contrajo matrimonio con la señora Alcira Ibañez Palomino, proveniente de distinguidas familias apurimeñas.
Alcira Ibáñez, fue una de las primeras universitarias que desplegó actividad social y cultural en el Cusco. En 1934 figura en la AFU (Asociación Femenina Universitaria), fundada por entonces por la luchadora social Rosa Augusta Rivero Ricalde, que en 1927 fundara el grupo “Albores” de feministas cusqueñas, para años más tarde aglutinar al elemento estudiantil femenino en la AFU; la joven Alcira Ibañez, fiel a los postulados de la Asociación Femenina Universitaria, desplegó acción de concientización feminista en los colegios de Santa Ana y las Mercedes, donde daba charlas a las estudiantes sobre el rol protagónico que debían tener las mujeres en la sociedad.
En 1945, Alcira Ibañez de Navarro del Águila, aparece como co fundadora de “Acción Femenina Peruana – filial Cusco”, que a instancias de la luchadora social Estela Bocángel Montesinos se fundó en el Cusco y como primera Presidenta figuraba la señora Martha Alicia Yépez de .Fernan Zegarra, en los demás cargos estaban: Rosa Augusta Rivero, Concepción Ramos Valdivia, Estela Bocángel, Rebeca Fernández Baca, Alcira Ibañez de Navarro del Águila, Delia Vidal Unda, Maria Jesús Salas de Caller, Consuelo Samanez de Gutiérrez, Maria Luisa de Delgado, Tula Luna de Latorre, Etelvina de Lira, Angélica Hurtado Povea, Rosario Bocángel Montesinos; quienes en acción conjunta de frente único, sin distinción de raza, credo político y religioso, se unieron para luchar por la obtención del voto femenino peruano, y gracias al petitorio que formulara Acción Femenina – filial Cusco, la organización de Lima y personalmente la Dra. Carmela Aguilar Ayanz, primera embajadora peruana, al entonces Senador de la República Dr. José Uriel García Ochoa, quien expuso el petitorio ante el Senado de la República, se otorgó la Ley a favor del sufragio femenino durante del Gobierno de Manuel A. Odria en 1955.
Víctor Navarro del Águila y Alcira Ibáñez de Navarro, fueron padres de: Anita, Alicia, Waldo y Eddy Navarro Ibáñez, dignos hijos, criados por su madre en el recuerdo de su ilustre padre. Por sus dotes de nobleza y calidad humana la señora Alcira Ibáñez de Navarro del Águila estará presente en el recuerdo de quienes tuvieron la dicha de conocerla.
El Dr. Víctor Navarro del Águila, dejó de existir en la ciudad del Cusco el 6 de enero de 1948, dejando una obra muy importante que al paso del tiempo recobra vigencia, mereciendo el reconocimiento del pueblo peruano, ya que dejó escuela de estudio en sus discípulos: Josafat Roel Pineda, Efraín Morote Best, Demetrio Roca Huallparimachi, dignos exponentes del estudio de la Ciencias Sociales en el Perú



Resumen Latinoamericano

En Argentina se recordó el Día Internacional del Preso y la Presa Política


IMG_2326
Por Andrés Figueroa Cornejo, Resumen Latinoamericano y Kaos en la Red, 18 de abril 2014.-
VIDEO DE HISPAN TV
IMG_2295
A pesar del ajuste antipopular y las políticas del oficialismo por contener policial y jurídicamente el creciente descontento social, como gesta en medio del otoño precipitado de Buenos Aires, el jueves 17 de abril y en la calle, en Callao y Corrientes, se conmemoró en Día Internacional del Prisionero Político.
La solidaridad reunida en una de las ciudades más cosmopolitas de Latinoamérica tuvo como caso y reclamo inmediato la liberación del periodista peruano avencindado en Argentina, Osvaldo Quispe, en arbitrario cautiverio en la cárcel de Ezeiza desde hace más de cuatro meses ante una petición de extradición del gobierno de Ollanta Humala (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=183273&titular=%93si-el-gobierno-y-la-justicia-argentina-me-extraditan-en-per%FA-me-desaparecen%94-), el pedido de absolución para los trabajadores petroleros de Las Heras (provincia de Santa Cruz), la libertad de los presos de Corral de Bustos, provincia de Córdoba y de los dos dirigentes del Movimiento Quebracho, Boli Lezcano y Fernando Esteche, detenidos en el penal de Ezeiza.
IMG_2371
El encuentro popular solidario comenzó con canciones representativas de los pueblos en lucha. Un trovador argentino, recordó a su colega peruano Walter Humala, recientemente detenido en su país, entonando su tema “Rosas Rojas”. Luego, la cantante tunecina Mariam Labbidi, ligada a la lucha por los presos y presas palestinas, cantó en árabe un tema reivindicativo. Un trovador chileno, recordó al inolvidable Víctor Jara, entonando su tema “El aparecido”, y por último, María Torrellas, de Amig@s del Pueblo Vasco, entonó en euskera “Txoria txori” (Pájaro, pájarito), dedicada a los presos y presas vascas.
PARAGUAY, EL SAHARA OCCIDENTAL Y COLOMBIA
La continuidad del acto coordinado por el internacionalista argentino Carlos Aznárez, director de la Revista Resumen Latinoamericano, dio paso a los jóvenes paraguayos del Movimiento 138 que reivindicaron como consecuencia de la Masacre de Curuguaty a “las 12 personas detenidas injustamente, a los 60 imputados, a un presidente constitucional desplazado, y a la violación de los derechos básicos de los acusados”. Inmediatamente dieron lectura a una misiva enviada especialmente para la ocasión por los 6 campesinos prisioneros desde hace casi 8 años en las celdas de Tacumbú y cuya extradición fue lamentablemente facilitada por la mandataria argentina en ejercicio. En su carta, los campesinos paraguayos enfatizaron que “está en manos del pueblo organizado nuestra libertad y la libertad de todos los presos políticos”.
acto 2
Por su parte, el representante la República del Sahara Occidental en el país de origen de Ernesto Guevara de la Serna, el diplomático Salem Bachir, acusó la infamia del Estado monárquico de Marruecos, “el muro de la vergüenza” –la prisión a cielo abierto más grande del planeta- fuertemente militarizado por la soldadera de ocupación y la millares de minas antipersonales en el desierto extenso y vacío que mantiene encerrado a todo un pueblo por décadas, pese a la voluntad internacional y la épica resistencia saharaui. “Del millón de seres humanos que forman mi pueblo, 750 personas han sido detenidas desaparecidas”, informó a la concurrida asistencia Salem Bachir y añadió que “un numeroso grupo de jóvenes luchadores del Sahara Occidental está condenados a cadena perpetua y penas añosas por los tribunales militares marroquíes”. Bachir denunció la ironía amarga de que, como nunca en la historia, una Misión de Paz de la ONU constituida por 34 países ha verificado las violaciones de los Derechos Humanos contra la humanidad saharaui, “pero carece de competencia en la materia y, por tanto, hasta el momento resulta funcional a los intereses espurios del colonialismo marroquí”.
La representante del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica de Colombia denunció la existencia de 9.500 prisioneros políticos en uno de los territorios del mundo más golpeados por el imperialismo norteamericano y la oligarquía nativa y afirmó que “La terrible noche de violencia sociopolítica , de terrorismo de Estado disfrazado de democracia ‘santista’, llegará a su fin bajo la bandera de la unidad de los movimientos sociales; llegará a su fin mediante la paz con justicia social como mandato constitucional del pueblo mediante una Asamblea Nacional Constituyente”.
acto 6

PALESTINA, GEORGES IBRAHIM ABDALAH Y EUSKAL HERRIA
Tilda Rabi, legendaria militante de la causa Palestina, evidenció que “Cada año la Israel sionista arresta a miles de palestinos en un intento de reprimir cualquier resistencia, pacífica o armada, a la ocupación y la colonización sistemática e ilegítima, encarcelando a alrededor de 800 mil personas desde 1967”. Asimismo apuntó que sólo desde el 2013 “han muerto 12 palestinos durante las operaciones de captura por las fuerzas de ocupación israelíes, mientras que otros tres han fallecido como resultado de la ausencia de atención médica y de la tortura”. Particular mención hizo Rabi al héroe prisionero Georges Ibrahim Abdalah encarcelado en Francia desde 1984, “habiendo cumplido su pena en 1999”. De los actuales 5.224 prisioneros por el sionismo, “210 son niños, 183 detenidos administrativos, y 11 miembros del Consejo Legislativo Palestino, entre ellos, el secretario general del Frente Popular para la Liberación de Palestina, Ahmed Saadat”. No es posible en estas pocas líneas realizar el recuento de los crímenes y los negocios antisociales de uno de los Estados más y mejor armados de la Tierra contra un pueblo de campesinos y pastores.
María, la representante de Euskal Herriaren Lagunak (Amig@s del Pueblo Vasco) visiblemente emocionada, señaló que “pese a que hace más de tres años la organización armada ETA abandonó esa forma de lucha para privilegiar la batalla estrictamente política, todavía en España y Francia hay aproximadamente 500 presos, víctimas del ensañamiento y de condenas infinitas. Hasta ahora los jóvenes luchadores pacíficos por la independencia y la libertad de Euskal Herria son detenidos”, y terminó con el mensaje de “¡Presos y presas vascas a casa! ¡Amnistía y viva Euskal Herria libre!”.
ARGENTINA, PERÚ, OSVALDO QUISPE Y LOS DEMÁS
Resulta imposible en la prisión periodística de un número de caracteres determinados extender a los lectores una crónica más pormenorizada de una acción política desafiante ante el recrudecimiento de la represión social y política de los poderes del Estado argentino contra el disenso. Manotazos duros contra un pueblo que multiplica su protesta frente al empeoramiento objetivo de sus condiciones de vida. Casi está de más recordar que cuando los motivos de la movilización social son genuinos, no existen las cárceles ni las fuerzas del orden capitalista que sean capaces de detener su curso. Por el contrario: el castigo de los pocos que mandan contra las mayorías activas y en creciente toma de conciencia sólo agudiza el combate social y reanima la memoria insurrecta de los oprimidos.
IMG_2377

Durante la manifestación conmemorativa y dolorosamente actual, participaron e intervinieron los miembros del Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales de Perú (MOVADEF),quienes exigieron la libertad de los 28 militantes de esa organización recientemente detenidos en Perú y denunciaron la política represiva del gobierno de Ollanta Humala. El representante por Chile denunció la grave situación que atraviesa el pueblo mapuche y enfatizó sobre la lucha de sus presos políticos en huelga de hambre. También se hicieron presentes los militantes del Comité Argentino por la Libertad de los 5 Héroes Cubanos en cautiverio imperialista, quienes apuntaron la necesidad de redoblar la lucha para liberar, junto con el pueblo cubano, a los tres luchadores que aún permanecen en prisiones gringas.
También, hubo un recuerdo para el prisionero puertorriqueño Oscar López Rivera, que hace más de tres décadas está en cárceles de Estados Unidos, lo mismo que el militante de las Panteras Negras, Mumia Abu-Jamal, que acaba de cumplir 60 años y ya lleva 32 años condenado a pena de muerte, o el dirigente del Movimiento Indio Americano, Leonard Peltier, que ya ha pasado 38 años en prisión. Se leyeron mensajes de apoyo al acto llegados desde el País Vasco (de la Organización Askapena), de Palestina (de la Asociación de Apoyo a los Presos Políticos) y de Galicia (ver comunicado abajo).
Desde la cárcel de Ezeiza en Buenos Aires, el comunicador social peruano Osvaldo Quispe envió unas palabras expresamente destacadas para el encuentro efectuado el 17 de abril. Esas palabras dicen que “Los espíritus nobles, elevados y sinceros perciben y respetan la solidaridad histórica de sus esfuerzos y de sus obras. Sólo los mezquinos sin horizonte, las mentalidades dogmáticas que buscan petrificar la vida a través de fórmulas rígidas quedan atrás de la historia”.
El acto concluyó con la lectura de un documento consensuado por las organizaciones convocantes del acto que fue leído por el dirigente de las Organizaciones Libres del Pueblo, Roberto Perdía (ver texto abajo), mientras se reiteraron los gritos de “Libertad, libertad a los presos por luchar”.
HABLA LA REPRESENTANTE DE AMIG@S DEL PUEBLO VASCO
HABLA TILDA RABI, DE LA FEDERACION DE ENTIDADES ARGENTINO PALESTINAS
MILITANTES SOLIDARIOS CON PALESTINA
INTEGRANTES DEL MOVIMIENTO 138 DE PARAGUAY HABLANDO SOBRE LA LUCHA DE LOS PRESOS CAMPESINOS
HABLA ROLANDO ECHARRI, EX PRISIONERO POLITICO PERUANO
HABLA LA REPRESENTANTE DEL COMITE ARGENTINO DE SOLIDARIDAD CON LOS 5 HEROES CUBANOS
HABLA LA REPRESENTANTE COLOMBIANA DE MARCHA PATRIOTICA
PERIODISTA LEYENDO EL MENSAJE DESDE LA CARCEL DEL PRESO POLITICO PERUANO OSWALDO QUISPE
ROBERTO PERDÍA, DE LA GREMIAL DE ABOGADOS, DANDO A CONOCER EL DOCUMENTO FIRMADO POR TODAS LAS ORGANIZACIONES
HABLA EL EMBAJADOR DE LA REPUBLICA ARABE SAHARAUI DEMOCRATICA Y EL FRENTE POLISARIO, SALEM BACHIR
___________________________
Texto del documento leído en el acto:
17 DE ABRIL – DÍA INTERNACIONAL DEL PRISIONERO POLÌTICO
“…Los pueblos y naciones oprimidos no deben, en modo alguno, confiar su liberación a la “sensatez” del imperialismo y sus lacayos. Sólo podrán lograr la victoria fortaleciendo su unidad y perseverando en su lucha…
Este nuevo 17 de abril, es un día de homenaje a los miles de hombres y mujeres del mundo que se encuentran tras las rejas simplemente porque desde los intereses del proletariado, del pueblo o de la nación libraron justas luchas contra la nefasta acción del imperialismo y de sus grandes burguesías opresoras y explotadoras que hoy pretenden resolver la gravísima crisis general de su sistema a costa de los de abajo.
A todos y cada uno les extendemos nuestro más cálido abrazo solidario y ferviente deseo de pronta libertad; entre ellos a los compañeros argentinos, catalanes, italianos, irlandeses, alemanes, saharauis, kurdos, libios, irakíes, palestinos, vascos, peruanos, egipcios, tunecinos, hindúes, mapuches, paraguayos, colombianos, chilenos, patriotas cubanos detenidos en EEUU, mexicanos, puertorriqueños, estadounidenses, a los rehenes de Guantánamo, y de otros países y de tantos otros pueblos que no se resignaron a la hegemonía imperialista, ¡Sus libertades es un derecho!
Por acuerdo de nuestras organizaciones solidarias con la defensa de los presos y perseguidos políticos de distintos lugares del mundo, se decidió llevar a cabo una jornada internacional que ponga de relieve la situación de miles y miles de luchadores que son tomados como rehenes por pelear por transformar sus diversas realidades.
En la Argentina, diversas organizaciones políticas, sociales, estudiantiles y de derechos humanos asumiendo aquel acuerdo internacional, convocamos a que se exprese la solidaridad permanente con los compañeros presos y perseguidos del mundo.
Asimismo, representantes de varios países hermanos dan evidencias mediantes sus intervenciones de cómo están las persecuciones en muchas partes del mundo contra los pueblos en lucha.
Nos solidarizamos con las y los prisioneros politicos de todo el mundo, a fin de lograr su libertad inmediata. Por las y los prisioneros vascos que luchan desde hace décadas por la independencia y el socialismo; por las y los palestinos que llevan más de 60 años batallando por sacudirse el yugo sionista encarnado por Israel; por los paraguayos que vivieron reprimidos por la dictadura stroessnerista y hoy son encarcelados y condenados por el gobierno actual; por los chilenos y mapuches que desafiaron diariamente las políticas injustas de los gobiernos de la Concertación, del gobieno de Piñera y actualmente de la administración Bachelet; por las y los prisioneros políticos del Perú, que padecen en las cárceles del régimen de Ollanta Humala en condiciones infrahumanas y donde recientemente han sido detenido otros 28 luchadores sociales y políticos; por las y los miles de militantes populares y combatientes colombianos que en el marco del conflicto social y armado son prisioneros del gobierno de Santos, por los 5 patriotas cubanos y los prisioneros puertorriqueños que permanecen aislados en las cárceles de Estados Unidos.
Todos ellos son solo algunos ejemplos, porque sabemos que hay muchos más pueblos que sufren la represión, las matanzas y el encierro de sus luchadores.
Si la masacre de Trelew nos mostró de lo que es capaz el terrorismo de estado, el “Devotazo” nos enseñó que a los presos políticos hay que arrancarlos de la cárcel con nuestra lucha y en ese camino nos encontramos.
Para todos ellos exigimos su libertad y nos comprometemos a redoblar las acciones solidarias para concretarlo SIrviendo a la unificación de sus luchas como expresión de la lucha del proletariado y el pueblo contra el imperialismo, la opresión y explotación.
Este año el panorama argentino es el de un país con presos políticos, por un Gobierno que se dice defensor de los Derechos Humanos y que ha impulsado la condena a cadena perpetua a los trabajadores petroleros de Las Heras en la Patagonia, y que mantiene criminalizados y procesados a mas de cinco mil ciudadanos por hechos de reclamos políticos, sindicales o sociales. No admitimos que haya presos políticos en Argentina como los compañeros de Cooral de Bustos (Córdoba) condenados a severas penas, los dos dirigentes Fernando Esteche y Raul Lescano injustamente perseguidos y encarcelados Exigimos que el Gobierno Argentino ponga fin a la persecución política y extradición de luchadores latinoamericanos en su territorio y cese las persecuciones a los compañeros peruanos, Rolando Echarri y libere al compañero Oswaldo Quispe.
Además de compañeros son perseguidos y procesados por resistirse a las políticas de hambre y saqueo, que incluyen judicializar la protesta y perseguir a la militancia política y social que no se resigna a la explotación y la indignidad a las que son sometidos millones de argentinos.
1.-OLP (ORGANIZACIONES LIBRES DEL PUEBLO)
2.- FRENTE DE RESISTENCIA NACIONAL (MILITANCIA GUEVARISTA – MILITANTES POR LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA – CONVOCATORIA POR LA LIBERACION NACIONAL Y SOCIAL – MOVIMIENTO RESISTENCIA POPULAR – MOVIMIENTO BRAZO LIBERTARIO) – TODU TRABAJADORES OCUPADOS Y DESOCUPADOS UNIDOS
3,. MOVADEF
4.- LIGA SOCIALISTA REVOLUCIONARIA
5.- CORREPI
6,. LIGA ARGENTINA POR LOS DERECHOS DEL HOMBRE
7.- ASAMBLEA DEL PUEBLO
8.- MOVIMIENTO PARAGUAYO 138
9.- COLECTIVO PERMANENTE DE LUCHA POR LAS MUJERES PERSEGUIDAS REFUGIADAS PROCESADAS Y PRESAS.
10.- FEDERACION DE ENTIDADES ARGENTINO- PALESTINAS.

11.- CONVERGENCIA SOCIALISTA INTERDISTRITAL EN EL CCUR
12.- RESUMEN LATINOAMERICANO
13.- AMIGOS Y AMIGAS DEL PUEBLO VASCO
14.- MARCHA PATRIOTICA CAPITULO ARGENTINA
15.-COMISION DE DERECHOS HUMANOS DE CHILENOS

16.- ORGANIZACION MONTE
17.- FRENTE POPULAR DARÍO SANTILLÁN
18.- EQUIPO DE EDUCACIÓN POPULAR “PAÑUELOS EN REBELDÍA”
19.- MTR 12 DE ABRIL
20.- ORGANIZACIÓN SOCIAL Y POLITICA LOS PIBES.
21.- O.L.N.y S. FOGONEROS.
23.- COMITE ARGENTINO POR LA LIBERTAD DE LOS CINCO
22.- PARTIDO REVOLUCIONARIO MARXISTA LENINISTA
24.- ARTICULACIÓN DE MOVIMIENTOS SOCIALES HACIA EL ALBA, CAPÍTULO ARGENTINO
25.-MOVIMIENTO POR LA UNIDAD LATINOAMERICANA Y EL CAMBIO SOCIAL – MULCS
26.-CORRIENTE POPULAR JUANA AZURDUY
27.- BARRICADA TV

______________________________________________________________________________________________________________________________
SOLIDARIDAD GALEGA EN EL DÍA INTERNACIONAL EN APOYO
A LAS PRESAS Y LOS PRESOS POLÍTICOS
Este 17 de abril, desde Galiza (Galicia), el Organismo Popular Anti-represivo Ceivar se suma a la jornada de apoyo internacional a las presas y los presos políticos, convocada desde 2005 por iniciativa de organismos de solidaridad de distintos países, en Euskal Herria (País Vasco).
Ceivar alerta que el Estado español prepara, una vez más, legislaciones restrictivas del ejercicio de las libertades democráticas, así como un grave endurecimiento del Código Penal, que multiplica la represión económica y clasifica como terrorismo cualquier lucha popular y anticapitalista, para aplastarla con más contundencia. Cada vez es más frecuente el uso de la violencia contra el pueblo y la subordinación de los medios de comunicación a los dictados policiales. En un contexto en el que España pretende imponer por la fuerza sus políticas neoliberales, la protesta y la auto-organización son más que nunca un objetivo policial. Hoy somos menos libres. Tenemos menos derechos.
Desde 2005, España ha venido incrementando la represión contra el movimiento popular galego, a través de grandes campañas mediáticas de criminalización del movimiento independentista, que han venido acompañadas de detenciones y encarcelamientos de militantes, así como una intensa campaña de persecución contra los movimientos de solidaridad.
A día de hoy, militantes independentistas galegos están dispersados a miles de kilómetros de su tierra en cárceles españolas, bajo régimen de máxima seguridad FIES (Ficheros Internos de Especial Seguimiento): sometidos a prisión preventiva, imposición de aislamientos prolongados, control de las comunicaciones exteriores, agresiones, etc. Con este régimen penitenciario «especial», se busca la destrucción personal y política de los presos y las presas para devolverlos «reeducados», es decir, derrotados y derrotadas a su salida a la calle.
Esta estrategia de criminalización evidencia, fundamentalmente, un conflicto entre dos proyectos políticos opuestos: el proyecto revolucionario galego, independentista y socialista, frente al proyecto español en Galiza, imperialista y capitalista. En este sentido, la excepcionalidad jurídica y carcelaria aplicada a militantes galegos presos no hace más que constatar aquello que el Estado niega con tanta insistencia: su condición de prisioneras y prisioneros políticos.
En este nuevo Día Internacional, nuestro homenaje, recuerdo y solidaridad es para todas las mujeres y hombres que enfrentan a diario la represión, especialmente para aquellas y aquellos que contra viento y marea resisten con dignidad y coherencia regímenes penitenciarios homicidas de un Estado y de un régimen monárquico que se autoproclama «democrático». Su ejemplo de entrega generosa y de honestidad en condiciones tan desiguales brilla con luz propia frente a nuestros opresores: la casta de ladrones de corbata, corruptos y fascistas que hoy llevan las riendas del destino de Galiza.
Ceivar quiere renovar y reforzar en esta jornada internacional el compromiso adquirido desde que se constituyó en 2003. Renovar y reforzar, decimos, porque las nuevas metodologías represivas vienen para quedarse y porque en el futuro inmediato, con un proceso en curso de fascismo y corte de libertades, nos organizamos para combatir colectivamente la represión, visibilizarla, activar sensibilidades, construir redes solidarias y de apoyo mutuo, para resistir y frustrar sus objetivos. Esto se convertirá en una tarea imprescindible para vivir algún día «sin ser esclavos de España».
Enlace al Comunicado del Colectivo de Presos Independentistas Galegos (CPIG) ante el 17 de abril: http://www.lahaine.org/index.php?p=76911.
¡Viva Galiza libre!
¡Libertad para los presos independentistas galegos!
¡Libertad para las presas políticas!
Nuestra solidaridad es imparable

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario