VERSOS QUE ILUMINAN... PALABRAS QUE QUEMAN

martes, 16 de febrero de 2016

“El Pachacuty es hoy!!! La lucha continúa…de la "Cantata popular por la libertad de Milagro Sala" De FRANCISCO ALVERO El Juglar de la libertad





 “El Pachacuty es hoy!!! 
(La lucha continúa…)

 de la "Cantata popular por la libertad de Milagro Sala"


De FRANCISCO ALVERO El Juglar de la libertad



La lucha continúa, 
el pachacuty es hoy
unamos nuestros lazos, 
nuestros lazos del amor
por la liberacion

5 siglos pasaron, 
de sangre y de dolor
no lo hemos olvidado, 
pero no existe el rencor
solo memoria y amor

Oh... Oh,Oh... Oh,Oh... Oh,Oh... Oh



Y con gran dignidad, avanzo sin temor
sembrando con coraje la nueva era del sol
por la liberación!

Si nos organizamos, habrá liberación
Justicia para el pueblo, 
paz en nuestra Nación!
Que se escuche la voz!


El pachacuty es hoy, 
el pachacuty es hoy!
La nueva era del sol, 
el pachacuty es hoy!!!

El pachacuty es hoy! 
La nueva era del sol, 
La nueva era del sol 

De pie por los derechos 
Del pueblo trabajador
Que siempre lo atropellan transnacionales del horror
Junto al estado, cómplice y traidor

Debemos avanzar,  
siempre ni un paso atrás!
Luchar hasta alcanzar 
Victoria popular, 
por la vida y la paz

Ahora es el momento, 
hermanos de  luchar,
luchar en unidad!
 para poder triunfar!
Unidad, unidad!

Libertad, libertad 
A  los presos por luchar!!!
Libertad, libertad  Milagro libertad!















Los Pueblos Unidos… La profecía de los Q’eros, la sabiduria nativa de los Andes


aymara-arco-iris-bandera

La voz de los pueblos indígenas se escuchará como nunca antes se había hecho. Para los Q’ero el 2012 traerá el comienzo de una nueva era llamada Taripay Pacha, en la que el mundo superior, el mundo inferior y el mundo cotidiano se unirán. Compartimos un mismo sueño y canalizamos todas nuestras energías en la unificación necesaria para lograr un equilibrio en la Madre Tierra.

“Cuando suficientes Semillas estén despiertas, liberadas del miedo y de otros aspectos negativos del tercero y cuarto nivel de conciencia, las semillas del quinto nivel podrán brotar dentro de la humanidad y formar un Todo”.

La profecía anuncia que, cuando se alcance el quinto nivel de conciencia, ésto se hará de forma colectiva y simultánea.

La Profecía arco iris ha tenido una manifestación en el encuentro de  8º Circulo Sagrado de Abuelas y Abuelos Sabios del Planeta en Montserrat, Cataluña.
En esta acto se ha creado una red de contacto donde poder juntarnos y compartir la sabiduría. A principio de mayo 2014 realizaremos un encuentro en Madrid. Si te resuena esta profecía puedes contactar con :
8circuloinfo@gmail.com

El Gran Cambio ya ha empezado y trae la promesa de un nuevo ser humano. El caos y la confusión durará 4 años. Los chamanes Q’eros, hablan de un “desgarro” en el tejido del tiempo.

Venimos  a hacer ese sueño realidad y, poco a poco, es una visión colectiva. Según los mayas, si el 16 de agosto de 1987 suficientes personas se reunían a celebrar la unidad de la vida, el 21 de diciembre del 2012 se iniciaría una era de paz. El 16 de agosto se cumplió esa parte de la profecía en una celebración conocida como La Convergencia Armónica. Los bastones sagrados del Aguila y del Condor se encontraron en el camino de Santiago y llegaron a Finisterra el 16 de agosto de 2013.

pachacuti 1

Los Q’ero habían vivido en sus aldeas a lo alto de los Andes, prácticamente aislados del mundo, hasta su “descubrimiento” en 1949. Ese mismo año un antropólogo, Oscar Nuñez del Prado, se encontraba en un festival en Paucartambo, un valle en las laderas este de los Andes, al sur de Perú, cuando conoció a dos indios que hablaban un fluido quechua, la lengua de los incas. La primera expedición occidental a las aldeas Q’ero tuvo lugar en 1955.

Ahí estuvieron durante 500 años y han custodiado el conocimiento original y la sagrada profecía sobre un gran cambio (Pachacuti), esperando el momento en que este mundo, daría un giro, retornando la armonía y poniendo fin a la época de caos y desorden. Los Q’eros han vivido en sus aldeas en lo alto de los Andes, prácticamente aislados del mundo.
Durante la celebración de la fiesta anual del “Regreso de las Pléyades”, las personas de todo el mundo ahí reunidas, se quedaron asombradas al ver aparecer a los Q’eros, vestidos con el emblema Inca del Sol, anunciando que el tiempo de las profecías había llegado.
“Os hemos estado esperando durante 500 años”.


La antigua profecía menciona que, este es el momento del gran encuentro, llamado Mastay y es tiempo de la integración de los pueblos de los cuatro puntos cardinales.

Ellos también nos dicen : Munay, amor y compasión, son las fuerzas que nos guían en esta gran unión de los pueblos.

Son ellos quienes ahora, están ofreciendo sus enseñanzas a Occidente, como preparación para el día en que el Águila del Norte y el Cóndor del Sur, vuelen juntos otra vez.
“Los nuevos guardianes de la Tierra, vendrán de occidente y, aquellos que han causado un mayor impacto en la Madre Tierra, ahora tienen la responsabilidad de rehacer la relación con Ella, después de rehacerse a sí mismos”.


La profecía sostiene que Norteamérica proporcionará la fortaleza física, Europa aportará el aspecto mental y el corazón, será dado por Sudamérica.

Con esto, las profecías son alentadoras, se refieren al final de un tiempo tal como lo hemos conocido hasta ahora, es el fin de un modo de pensar, un modo de ser, una forma de relacionarse con la naturaleza y entre los seres. Los incas esperan el emerger de una nueva era dorada, aunque también mencionan cambios tumultuosos en la Tierra y en la psique de las personas para re-definir las relaciones y la espiritualidad.
El Gran Cambio ya ha empezado y trae la promesa de un nuevo ser humano. El caos y la confusión durará 4 años. Los chamanes Q’eros, hablan de un “desgarro” en el tejido del tiempo.
Dicen que, debemos morir ante los viejos modelos de espiritualidad para abrirnos a la auto-renovación, convirtiéndonos en comadronas de una nueva forma de pensar y actuar.
Necesitamos re-aprender a honrar y respetar a la Madre Tierra, al Padre Sol, a las Hermanas Estrellas, descubrir y respetar a todo y todos y así, poder hacer un salto cuántico hacia aquello en lo que nos estamos convirtiendo, todos juntos.
Los Q’eros dicen que las puertas entre los mundos se están abriendo otra vez, se forman agujeros en el tiempo que podemos atravesar para explorar nuestras capacidades y recobrar nuestra naturaleza luminosa.
Sus profecías dicen que estamos terminando el tiempo de la transición y comenzará a manifestarse el quinto nivel de conciencia a finales del 2012, luego de esta cambio aparecerá el sexto nivel de conciencia y, la época dorada de la humanidad, comenzará poco a poco, paso a paso.
La época dorada anunciará los principios del séptimo Sol, ese será el tiempo de los “niños de la Luz” que estarán completamente despiertos.
Sigue tus propias huellas. Aprende de los ríos, los árboles, las rocas. Honra a tus hermanos, honra a la Madre Tierra, honra al Gran Espíritu. Hónrate a ti mismo y a toda la Creación. Mira con los ojos de tu Alma y comprométete con lo esencial”.

Recortes de Brad Berg* ( ver al final del hilo)


EL ÁGUILA DEL NORTE Y EL CÓNDOR DEL SUR VOLARÁN JUNTOS…

A esta historia poderosa se la conoce como la profecía del Águila y del Cóndor. La historia dice así: Para los ancianos y los chamanes de las culturas indígenas,que viven a lo largo y ancho del subcontinente sudamericano, estamos entrando enel ciclo del quinto Pachakuti (un Pachakuti es un ciclo de 500 años).

De acuerdo con sus antiguos registros, en este tercer milenio ocurrirá la gran reunión entre la gente que es del Águila y la gente que es del Cóndor. Será una alianza de colaboración que salvará a la humanidad.La profecía relata que al principio de la vida humana todos los seres humanos formaron un solo grupo. Con el paso del tiempo se dividieron en dos grupos. Cada grupo siguió un camino muy diferente en su desarrollo. La gente del Águila era sumamente intelectual y se orientó hacia las ciencias. La gente del Cóndor era fuertemente intuitiva y enfocó su vida en armonizarse con
la naturaleza.
En el quinto Pachakuti (en este tercer milenio), la gente del Águila habrá desarrollado un alto sentido de la estética y de sus habilidades cognitivas.Su capacidad para diseñar y construir será sorprendente. Alcanzará el cenit en los
conocimientos científicos y tecnológicos. El enorme despliegue de sus tecnologías creará milagros tecnológicos tan asombrosos que expandirán sus mentes.


Estos logros generarán una inmensa riqueza material para los líderes de su grupo. Sin embargo, su “talón de Aquiles” se encontrará en el vacío espiritual que cercará sus vidas. Su existencia peligrará.La gente del Cóndor, la gente del corazón, del espíritu, de los sentidos, de una profunda conexión con el mundo natural, desarrollará sus habilidades intuitivas. La gente del Cóndor alcanzará un cenit poderoso en la sabiduría de sus antepasados.
Conocerá con claridad los ciclos de la Tierra y será capaz de relacionarse con los espíritus del reino animal y vegetal. Sin embargo, no sabrá cómo desenvolverse satisfactoriamente en el mundo material del águila con quien se sentirá en franca desventaja. Ese será su mayor riesgo. La incapacidad de interactuar con el mundo material pondrá en peligro su existencia.
Está claro que la cultura occidental es la gente del Aguila, y las culturas indígenas del mundo son la gente del Cóndor. La profecía recuerda que ambos grupos proceden de un origen común y deben integrar sus conocimientos para enriquecerse mutuamente. Si el águila y el cóndor vuelan juntos otra vez, ala con ala, el mundo encontrará de nuevo su equilibrio.

Ni las águilas ni los cóndores podrán sobrevivir solos. Es necesaria la alquimia de una colaboración mutua. De esta reunión emergerá una nueva conciencia en el ser humano que honrará a la gente del águila por sus admirables logros en el campo racional. Y honrará a la gente del Cóndor por su profunda sabiduría del corazón. Juntos podrán resolver las crisis del mundo y traerán a la vida un futuro sostenible para todos.Se dice que en el principio, el Dios del Tiempo creo el Sol y la Luna, y con ellos nacieron el Aguila y el Condor, con tal fuerza que el Aguila y el Condor hicieron que America del Norte y America del Sur se unieran formando America Central. De estas tierras salieron las primeras naciones, pasando muchos momentos dificiles, entre ellos el peor, la division de las naciones en cuatro direcciones.

Después de la división aparecieron las Profecias que buscan enseñar a las naciones los caminos para su liberación y unificación. Una de estas profecias habla del día en que la unión de las lágrimas que broten (desde los corazones) del Aguila y del Condor, sanaran las heridas y fortificarán los espíritus, los cuerpos y las mentes de los Primeros Pueblos. Los guerreros (de la Luz) repelerán las espadas de los enemigos y darán término a la opresión, la explotación y la injusticia (vicios de tercera dimensión) en nombre de la Libertad.El Cóndor y el Aguila volarán juntos en el Centro del Mundo
“…Y llegará un día en el que el águila y el cóndor volarán juntos”. Este fue el mensaje que nos legaron nuestros abuelos del Norte y del Sur. El mensaje de nuestros abuelos es un mandato en estos tiempos.
“…Después de muchas vidas yo retornare y seré millones… yo no moriré, solo me separan de este cuerpo”. Así profetizó hace cinco siglos nuestro abuelo Ataw-Allipak el último Inca. En la memoria de nosotros los Cóndores Andinos está presente el Incari o celebración del anunciado retorno del Inca el venerable Ser de luz.

Las profecías de nuestro abuelos se cumplen en este tiempo, y somos los llamados para hacer que este Gran Tiempo anunciado sea de sanación,paz y reconciliación.El abuelo Lakota Wallace Blake Elk nos anuncia:
¨ La purificación vendrá. La Gran Madre nos acunará en sus brazos y secará nuestras lágrimas y el Gran Padre caminará entre nosotros y el círculo roto de nuestros pueblos se formará de nuevo.”


EL ÁGUILA Y EL CÓNDOR
La profecía antigua cuenta que cuando el águila del norte y el cóndor del sur vuelen juntos, la Tierra va a despertar. Se ha dicho que estos seres del aire no pueden ser libres, a menos que se unan para formar un Todo en el conocimiento, en el entendimiento y en las cosas del Espíritu. El vuelo del águila y del cóndor juntos es la Senda de la Paz, de la sanación y del equilibrio.


Mitakuye Oyasin.
Gus dii dada dv ni.
Jim PathFinder Ewing (Nvnehi Awatisgi)
Anciano Espiritual y Anciano Encargado de las Ceremonias
Consejo Indígena Americano de ManatakaNotas iniciales extraídas de:

Profecías de los chamanes Incas Q’ero

Brad Berg
Luna4, dia 27, kin 109, Luna Entonada Roja,  Anillo Solar de la Tormenta  Cristal  Azul – 13/11/2004 
La luz del idealismo brillaba en los ojos del Dr. Alberto Villoldo al describir cómo un terremoto en 1949 debajo de un monasterio cerca de Cuzco, Perú, había partido la tierra en dos, sacando a la luz un antiguo templo inca de oro. Esto era la señal de que las profecías de Mosoq, el “tiempo que ha de venir”, tenían que ser compartidas con el mundo moderno. El Dr. Villoldo, psicólogo y antropólogo médico, ha vivido y aprendido entre los chamanes Q’ero, y ha desempeñado un papel fundamental a la hora de acercar sus rituales y profecías a la conciencia del mundo moderno.
picaflor
Los Q’ero son los últimos incas – una tribu de 600 personas que buscaron refugio en alturas superiores a los 4.200 metros con el fin de escapar de los conquistadores. Durante 500 años los jefes de la tribu Q’ero han conservado una profecía sagrada sobre un gran cambio, o pachacuti, en el que el mundo daría la vuelta, y en el que la armonía y el orden se restablecerían, poniendo fin al caos y el desorden.

Los Q’ero habían vivido en sus aldeas a lo alto de los Andes, prácticamente aislados del mundo, hasta su “descubrimiento” en 1949. Ese mismo año un antropólogo, Oscar Nuñez del Prado, se encontraba en un festival en Paucartambo, un valle en las laderas este de los Andes, al sur de Perú, cuando conoció a dos indios que hablaban un fluido quechua, la lengua de los incas. La primera expedición occidental a las aldeas Q’ero tuvo lugar en 1955.

Cuatro años después, en la fiesta anual del Regreso de las Pléyades, que tiene lugar en los Andes, la congregación de 70.000 peregrinos procedentes de Sudamérica (muchos de ellos chamanes) se quedaron asombrados y la multitud se apartó para dejar que los Q’ero, sin avisar y vestidos con el emblema inca del sol, se dirigieran hacia la cumbre de la montaña para dar a conocer que el tiempo de las profecías estaba cerca. Fueron bienvenidos por los asistentes que les dijeron: “Os hemos estado esperando durante 500 años”.

Recientemente, los ancianos Q’ero viajaron a Norteamérica como cumplimiento de sus profecías. En noviembre de 1996 un pequeño grupo de Q’eros, incluyendo al líder de la tribu y el jefe chamán, visitó varias ciudades de Estados Unidos, entre ellas Nueva York, donde celebraron una ceremonia privada en la Catedral de St. Juan el Divino.

El ritual chamánico no se había celebrado desde hacía 500 años. Pero en el mismo hogar de aquellos que simbolizaban los antiguos conquistadores de sus antepasados incas compartieron sus rituales y conocimiento, no sólo con los occidentales interesados en aprender sus costumbres, sino también con el deán de la gran catedral, uniendo así simbólica y espiritualmente a los dos continentes de América del Norte y del Sur.

Según una antigua profecía, este es el momento del gran encuentro llamado mastay, y la reintegración de los pueblos de los cuatro puntos cardinales. Los Q’ero están ofreciendo sus enseñanzas a Occidente, como preparación para el día en que el Aguila del Norte y el Cóndor del Sur (las Américas) vuelen juntos otra vez.Ellos creen que munay, amor y compasión, será la fuerza guiadora de esta gran unión de los pueblos.

“Los nuevos guardianes de la tierra vendrán de occidente, y aquellos que han causado un mayor impacto en la Madre Tierra tienen ahora la responsabilidad moral de rehacer su relación con Ella, después de rehacerse a sí mismos”, dijo Don Antonio Morales, un maestro chamán Q’ero. La profecía sostiene que Norteamérica proporcionará la fortaleza física, o cuerpo; Europa proporcionará el aspecto mental, o cabeza; y el corazón lo proporcionará Sudamérica.Señales cumplidas
Cuando los españoles conquistaron a los incas hace 500 años, el último pachacuti, o gran cambio, tuvo lugar. Los Q’ero han esperado desde entonces a que ocurriera el siguiente pachacuti, cuando las cosas que quedaron al revés volvieran a su sitio y emergiera el orden del caos. Durante los últimos cinco siglos conservaron su conocimiento sagrado, y al final, en estos últimos años, se cumplieron las señales de que el gran momento del cambio estaba cerca: las lagunas de las altas montañas se han secado, el cóndor casi está extinguido y se ha descubierto el Templo Dorado, siguiendo al terremoto de 1949 que representó la ira del sol.


Las profecías son optimistas. Estas se refieren al final de los tiempos tal como nosotros lo entendemos – la muerte de una forma de pensar y de ser, el fin de una forma de relacionarse con la naturaleza y la tierra. En los próximos años, los incas esperan que emerjamos en una era dorada, un milenio dorado de paz. Las profecías también aluden a unos cambios tumultuosos en la tierra, y en nuestra psique, volviendo a definir nuestras relaciones y espiritualidad.
El próximo pachacuti, o gran cambio, ya ha empezado, y promete el emerger de un nuevo ser humano después de este período de confusión. El caos y turbación característicos de este período durarán cuatro años más, según los Q’ero. El paradigma de la civilización europea continuará desplomándose y los procederes de los pueblos de la Tierra volverán. Más importante aún, los jefes chamanes hablan de un desgarro en el mismísimo tejido del tiempo. Esto nos ofrece una oportunidad para describirnos no como lo que hemos sido en el pasado, tanto personal como colectivamente, sino como lo que estamos deviniendo.

Pachacuti también se refiere a un gran jefe inca que vivió a finales del siglo XIV. Se dice que él construyó Machu Picchu, y que fue el arquitecto de un imperio de igual tamaño que los Estados Unidos. Para los incas, Pachacuti es un prototipo espiritual – un Maestro, un luminoso fuera del tiempo. El era un Mesías, pero no en el sentido cristiano de ser el único hijo de Dios, fuera del alcance de la humanidad. Más bien se considera como un símbolo y promesa de lo que podemos llegar a convertirnos. El personifica la esencia de las profecías del pachacuti, ya que Pacha significa ‘tierra’, o ‘ tiempo’, y cuti significa “poner las cosas en su sitio”. Su nombre también significa “transformador de la tierra”.

Las profecías del pachacuti son conocidas en los Andes. Hay aquellos que creen que las profecías se refieren al regreso del jefe Pachacuti para derrotar a los que usurparon la tierra de los incas. El regreso de Pachacuti está teniendo lugar a nivel colectivo. “No es el regreso de un solo individuo que personifica en lo que nosotros nos estamos convirtiendo, sino un proceso de emerger que incumbe a todos los pueblos.” 
Los Ritos de la Estrella

Los Q’ero han servido como guardianes de los ritos y profecías de sus antepasados incas. Las profecías no sirven de nada a menos que uno disponga de las claves, los ritos del tránsito. Los Ritos de la Estrella, o Mosoq Karpay (Los Ritos del Tiempo que ha de Venir), son cruciales para el crecimiento práctico descrito en las profecías.

La transmisión del Mosoq Karpay es la ceremonia que representa el fin de la relación que se tiene con el tiempo. Es un proceso del corazón. Este proceso de Devenir se considera más importante que las profecías mismas. Los Karpay (ritos) plantan la semilla del conocimiento, la semilla del Pachacuti, en el cuerpo luminoso del recipiente que la contiene. Depende de cada persona regarla y cuidar de la semilla para que esta crezca y florezca.Los ritos son una transmisión del potencial; uno debe luego abrirse al destino. Los Karpays conectan a la persona con un antiguo linaje de conocimiento y poder al que no puede acceder el individuo – sólo puede ser convocado por una tribu.

En último lugar, este poder puede proporcionar el impulso para que uno haga un salto al cuerpo de un Inca, un Luminoso. (En este sentido, el Inca al cual se hace referencia es el hombre auto-realizado). Esa persona está directamente relacionada con las estrellas, el Sol Inca de la cosmología.
  Estas sendas, senderos del chamán, la persona que camina con belleza y gracia en el mundo, están actualmente a  disposición de todos nosotros. Necesitamos desmitificarlos y aprender a honrar y respetar nuestra Madre, la tierra, y a nuestro Padre, el sol, y los cielos – y aprender de todo y todos a nuestro alrededor, aprovechando estos ejemplos de poder para que podamos hacer un salto cuántico hacia aquello en lo que nos estamos convirtiendo, todos nosotros juntos.”


“Los Q’ero creen que las puertas entre los mundos se están abriendo otra vez – agujeros en el tiempo que podemos atravesar e ir más lejos, donde podemos explorar nuestras capacidades humanas. Recobrar nuestra naturaleza luminosa es hoy una posibilidad para todos aquellos que se atrevan a dar el salto.”
Los chamanes andinos no tienen un Buddha o un Cristo a quien seguir. Más bien dicen: “Sigue tus propias huellas. Aprende de los ríos, árboles y rocas. Honra al Cristo, el Buddha, a tus hermanos y hermanas. Honra a la Madre Tierra y al Gran Espíritu. Hónrate a ti mismo y a toda la creación.”

creditos:


Las profecías de los Q’ero
Los Q’ero son los últimos chamanes Incas, nos dicen que estamos aproximándonos a Pachacuti. “Pacha”en aymara significa “Tierra”. Cuti puede significar “retorno” o “nueva oportunidad”. Según una definición que nos ofrece Victor Hugo Sepúlveda, el Pachacuti «representa un cambio profundo en el ser humano. Una especie de renacer de las personas que se produce a partir de un fenómeno climático o un gran movimiento social que deriva en una transformación total de las conciencias, y por ende afecta a toda la sociedad establecida». Según los Q’ero, Pachacuti llegará en el año 2012.
En un capítulo del libro “La transformación hasta el 2012” de Elizabeth Jenkins, menciona la profecía que dice:
“Cuando el derretimiento de la nieve se inicie en la Montaña Sagrada Ausangate, ellos deben salir de su ciudad, debido a que la Tierra necesita de su sabiduría”. Ahora, que la nieve ha comenzado a derretirse. Y los ancianos Q’ero han llegado para compartir su sabiduría con sus hermanos y hermanas, con su familia terrenal. Salieron para compartir y ayudarnos a entender y recordar los principios fundamentales sobre los cuales, los Inka y otros de los antiguos pueblos del mundo, basaron su civilización. La conexión con la Unidad, la Paz original, en el campo de una vida vibrante, como es la energía de la vida- expresada a través del simple principio de AYNI – la reciprocidad.
Juan dice que en enero de 1990, Don Manuel Q’espi, uno de los Maestros Andinos más poderosos de la Nación Q’ero, llegó a su casa temprano en la mañana vestido con su atuendo ceremonial de mayor esplendor. Había caminado todo el camino desde su pueblo Q’ero para decirle a Juan que él había visto las señales en las montañas – el tiempo de la profecía estaba a la vista. Después del período de la “reordenación cósmica”, de 1990 a 1993, las primeras fases de la profecía comienzas y podrían llegar a su culminación en el año 2012. Declaró el comienzo de la Pacha Taripay “la era de la reunión”- o “el tiempo del reencuentro con nosotros mismos otra vez”. Ha llegado el momento, para recordar y para elegir vivir la vida en la reciprocidad. Tenemos que dejar el miedo a “el otro” detrás de nosotros y compartir nuestra sabiduría, los dones y los logros culturales, y establecer una reciprocidad con la naturaleza – a un mundo, que se ha convertido en invisible para una gran parte de la humanidad. (1) http://www.shamanswell.org/shaman/qero-prophecy-when-snow-starts-me…
“Los Q’eros (Queros), conocidos como los últimos incas, también han contribuido con su visión a las profecías de los incas para los tiempos que estamos viviendo cercanos al fin de año 2012. Estos incas se habrían recluido en alturas superiores a 4200 metros de altura para escapar de la última conquista española. Estuvieron allí, guardando celosamente la sabiduría de sus antepasados, esperando el momento oportuno para sacarlas a la luz, y fue en 1949 que fueron “descubiertos”.
En estos últimos tiempos se ha hablado mucho sobre los incas Qéros (Queros), después del Pachacuteq (Pachacuti) de dolor bajaron desde los Andes, área del Qusco (Cusco), hasta los valles, compartiendo sus sabidurías guardadas en las montañas más inhóspitas.
Los Q’eros han conservado las profecías sagradas, hablan sobre el llamado del Mastay y la reintegración de las cuatro naciones: Antisuyu, Qontisuyu, Chincasuyu, Qollasuyu, los cuatro puntos cardinales.
Los Q’ero son hoy una realidad como cualquier otro pueblo que sobrevivió a la colonización. También ellos compartieron su visión y conocida antigua profecía inca: La Unión de las aves sagradas: El águila y el Cóndor.
Como los Imbadura del Ecuador, como los Wayúu, los Witoto de Colombia, como los Quechuas del Perú y Bolivia, ese tiempo ya llegó, es el cumplimiento de las profecías, es la unión y el despertar de las fuerzas energéticas del Mach’aq Mayuy el Sirpe(serpiente y víbora voladora), es tiempo del despertar del Puma y Uturunku, son tiempo del Wanaku (Guanaco) y la Wik’uña(Vicuña).
Los Q’eros (Queros) ofrecen a la cultura occidental una puerta a todos los que puedan entender el respeto a todo lo sagrado, porque ellos, como otros pueblos con sabiduría, fueron y son los guardianes de todo el conocimiento: La medicina, las ceremonias, todas con contenidos proféticos, de anuncio para que se cumplan las señales del gran cambio que está cerca. El Munay, el amor, la comprensión y la humildad serán el motor guia de esta gran unión de pueblos y naciones.
“Sigue tus propias huellas. Aprende de los ríos, árboles y rocas. Honra al Cristo, el Buddha, a tus hermanos y hermanas. Honra a la Madre Tierra y al Gran Espíritu. Hónrate a ti mismo y a toda la creación.” “Mira con los ojos de tu alma y comprométete a lo esencial”
Estas son las enseñanzas de nuestros hermanos incas los Q’eros.” (2)

PROFECÍAS MAYAS | PACHACUTI ANDINO | ¿Se elevarán las conciencias de la Humanidad a un estado superior de justicia, bondad y honestidad?

Según las profecías indígenas en estos días llegará a su fin “la era del miedo”


Indígenas zapatistas ingresando a la Basílica de Guadalupe. Diciembre de 1914. México, D.F. | Foto Archivo Casasola, Fundación Zapata y los Herederos de la Revolución.
Este 12 de diciembre del presente año 2012 —12,12,12— es un día cabalístico muy importante en el mundo de las supersticiones, pero un simple razonamiento comparativo nos convence de que las coincidencias inmersas en tal fecha no parecen ser sólo azar. En este día los indígenas mexicanos celebran la “aparición” de la Virgen de Guadalupe, imagen sincretizada de una deidad huichole muy vinculada a las profecías mayas que anuncian una ruptura del tiempo en el solsticio del 21 de diciembre de este año, del cual, dice la Profecía, emergerá un Sol con renovadas energías; y por si fuera poco existen sorprendentes coincidencias entre esos oráculos astronómicos mayas y el concepto andino de la historia sintetizado en el Pachacuti aymara…
© WILSON GARCÍA MÉRIDA En nuestro ensayo titulado “En los umbrales del horizonte utópico” que incluimos en el libro “Historia del Milagro” (García Mérida – Gonzales Valdivia, Ed. Los Tiempos, 2001), habíamos esbozado una “Teoría del Pachacuti” como un correlato de la dialéctica andina; es decir un concepto del tiempo y de la historia a partir del nexo orgánico, holístico, entre la humanidad y el universo; entre los seres vivos —emocionales, pensantes, sociales, corruptibles— con los elementos de la naturaleza —caóticos, mutantes, dinámicos, divinos—; relación tal que nos remitía a una idea de la evolución más allá de lo biológico-carnal, abarcando también lo espiritual-moral. El hombre aspirando a ser ángel, queriendo imitar a sus dioses más luminosos, como una utopía de la perfección en medio de la más absoluta imperfección humana y dentro una escala zoológica ciertamente inferior con relación a seres-máquinas como los felinos y aves de la Amazonia. (La Amazonia, dicho sea de paso, es una armónica prolongación orgánica del Ande; el devenir amazónico es esencial en la dialéctica andina).
Este travieso esbozo nuestro de una “Teoría del Pachacuti” donde imaginamos un virtual “Estado Comunitario” resultante de un pacto entre las inteligentísimas deidades del politeísmo aymara que cederán su soberanía territorial en favor del monoteísmo quechua (el imperio inca sobre el Collasuyo) obligado a retroceder en su afán de total dominación para poder expandirse sin violencia (hegemonía democrática), nos sugiere también una utopía del perfecto equilibrio entre la sociedad política y la sociedad civil, la diarquía ideal compartida complementariamente entre el Sol único y supremo y las muy plurales Pachamamas locales —eso que las modernas ciencias políticas llaman “contrapesos”—; para lo cual sin embargo debió cumplirse el requisito previo de la armonía plena entre la materia y el espíritu, entre la compulsión y la ética, cosa que la politología moderna se olvidó formular.
Es sorprendente verificar que estos elementos analíticos que desarrollamos en nuestra “Teoría del Pachacuti” sobre la base de una lectura del Manuscrito de Huaruchiri combinada contestimonios familiares herederos de una antigua tradición oral, se encuentran presentes también entre las Siete Profecías mayas contenidas en el Libro Sagrado del Chilam Balam, que hablan de cambios cíclicos en la historia como parte del proceso evolutivo de la humanidad, simultáneamente a las transformaciones geográficas y climáticas que se producen durante grandes bloques periódicos de traslación y rotación del planeta dentro el sistema solar. Dichas profecías nos dicen que “el cambio de los tiempos permite ascender un peldaño en la evolución de la conciencia, dirigirnos hacia una nueva civilización que manifestará mayor armonía y compresión para todos los seres humanos”. Esta coincidencia de elementos comunes entre las cosmovisiones del mundo andino-amazónico en Sudamérica y del mundo azteca-maya en el hemisferio norte del continente americano, atraviesa incluso el sincretismo que es común a ambos escenarios: En México aún se rinde culto a una diosa precolombina encarnada en la Virgen de Guadalupe, y en Cochabamba veneramos a una Virgen de Urkupiña que fue unadeidad de la fertilidad muy apreciada en los tiempos del inca Huayna Cápac.
Veamos, pues, de qué modo coinciden ambas cosmovisiones indígenas que tuvieron la virtud anticipar el tiempo en que vivimos y en el que podríamos comenzar a vivir casi ya nomás, si es que las profecías resultan siendo certeras:

La “Teoría del Pachacuti”


Los mitimaes quechuas de Huayna Cápac atravesando desde el Cuzco los territorios del Collasuyo tras la paz con los aymaras mediante un pacto religioso.
En la dialéctica andina, que es holística, los fenómenos naturales ejercen un rol social determinante y la historia tiene por demiurgos al sol, la lluvia, las semillas y los ríos. La fecundidad y la fertilidad se rigen por el tipo de relación que establecen los seres humanos entre sí y con los demás eslabones del ciclo evolutivo, incluyendo diosas y dioses. De ahí llega la definición de Pachacuti: “Una especie de renacer de las personas que se produce a partir de un fenómeno climático o un gran movimiento social que deriva en una transformación total de las conciencias”, según Victor Hugo Sepúlpeda.
Aunque su génesis es profundamente religiosa, el Pachacuti tiene una dimensión histórica y política muy concreta. Puede constituirse en un modelo de interpretación de procesos sociales y culturales en un contexto integral, abarcando las “coyunturas” ecológicas. Es una herramienta para la posmodernidad que supera la camisa de fuerza clasista del marxismo clásico.
Que caiga nieve en verano, que los inviernos sean calurosos, que el otoño tenga cálida brisa y sea útil abrigarse en primavera, que las estaciones estén mutando, es la base del caos. Es tiempo de la anarquía, momento emergente, axial. Como en la tragedia griega, la contradicción hombre-mundo nos plantea el dilema de seguir siendo antropófagos, bestias, predadores, o dar un salto cualitativo hacia un estadio superior del espíritu en evolución, renacer en nosotros mismos. Pacha en aymara significa Tierra, Mundo; Cuti es re-torno. En la tradición oral que persiste aún en nuestros días, este ancestral concepto pervive en ciertas zonas urbanas y rurales de Bolivia en forma cotidiana. Entre los niños bolivianos es usual aplicar el aymarismo “cuti-vuelta” para denotar nueva oportunidad en los juegos, jugar de nuevo.
La historia da cuenta de dos Pachacutis claramente reconocibles, aunque algunos estudiosos sostienen que ya han habido once hasta nuestros días. Uno de ellos se asocia con el gran terremoto del Cuzco Perú de 1949 que destruyó muchas iglesias y gran parte de la hermosa ciudad colonial.
Históricamente, el primer renacer se produjo en el periodo del Tiwanacu temprano, 1.500 años antes de Cristo aproximadamente, cuando un gran diluvio elevó el nivel de las aguas del lago Titicaca. Tunupa, el dios que navegaba sobre en su manta convertida en balsa, abrió la tierra hacia el sur entre cerros y pampas mediante un serpenteante camino que dio origen al río Desaguadero, cause natural del Titicaca que desembocaría formando los lagos Uru Uru y Poopó, con sus primeras estribaciones en Pampa Aullagas, donde el agua es absorbida por la tierra. Allí termina su navegación el dios Tunupa  y comienza su largo peregrinar por los salares y regiones del altiplano. Su misión era salvar a los pueblos de la barbarie en que se encontraban y para eso les enseñaba técnicas de cultivos y la crianza de animales, además de predicarles la paz, la solidaridad y la amistad entre todos. Ese largo recorrido que llega hasta las costas del Océano Pacífico ha quedado inscrito en los innumerables petroglifos de antigua data que fueron quedando a su paso, tallados en las rocas o dibujados con piedras de gran tamaño en el faldeo de los cerros. Este cataclismo formador de nuevas hidrografías unificó a las etnias que hicieron del Tiwanacu una esplendorosa civilización.
El segundo Pachacuti se registró en la última mitad del siglo XV post Cristo. Quechuas y aymaras, de común matriz tiwanacota, se enfrentaron porque los primeros emprendían un proceso civilizatorio pretendiendo imponer un culto monoteísta al dios sol de los incas; en tanto que los aymaras, aferrados al comunitarismo politeísta, oponían tenaz resistencia a esa expansión incaica planteando una guerra santa. El inca Pachacutec inició la conquista quechua sobre el mundo aymara y fracasó militarmente, dejando a su hijo Tupac Yupanqui la tarea resolver el conflicto en el plano religioso, para lo cual este monarca quechua “negoció” con los dioses aymaras un pacto de respeto mutuo y se comprometió a ser “huacsa” (sacerdote devoto) de esa comunidad de deidades, desistiendo del original plan monoteísta.  El dios aymara Macahuisa aceptó la oferta del inca, y “comenzó, poco a poco, a caer bajo la forma de lluvia. Los hombres de las comunidades rebeldes empezaron a organizarse, preguntándose que podría significar este fenómeno. Atacándolos son sus rayos, Macahuisa aumentó la lluvia y así abrió quebradas por todas partes, y arrastró a los miembros de todas estas comunidades rebeldes con sus aguas torrenciales”. Luego vino la paz entre aymaras y quechuas; y correspondió al inca Huayna Cápac ejercer la nueva hegemonía en el emergente Estado Comunitario, en un proceso que fue liquidado abruptamente por la irrupción del conquistador español.

Las Siete Profecías Mayas

Traducciones eruditas y profanas del Sagrado Libro del Chilam Balam revelan que los mayas adivinaron en siete profecías lo que acontecerá a partir de los últimos días de este año 2012, en un contexto de severos cambios climáticos producidos tanto por la acción depredadora de los seres humanos como por los naturales comportamientos de la masa solar.
Profecía 1
La primera profecía habla del final del miedo y nos dice:
”En el trece Ahau al final del último katum, el itzá será arrollado y rodará Tanka, habrá un tiempo en el estarán sumidos en la oscuridad y luego vendrán trayendo la señal futura los hombres del Sol; despertará la tierra por el norte y por el poniente, el itzá despertará”.
Esta profecía nos habla del “tiempo del no-tiempo”, un periodo de 20 años llamados por los mayas un katum, los últimos 20 años de ese gran ciclo solar de 5.125 años, es decir desde 1.992 hasta el año 2.012. Profetizaron los mayas que hasta ese tiempo manchas del viento solar cada vez más intensas aparecerían en el sol, desde 1.992 la humanidad entraría en un último periodo de grandes aprendizajes, grandes cambios
Basados en sus observaciones, los mayas predijeron que a partir de la fecha de su civilización desde el 4 Ahau 8 Cumku, es decir desde el año 3113 AC, 5.125 en el futuro o sea el 21 de diciembre del año 2.012, el sol al recibir un fuerte rayo sincronizador proveniente del centro de la galaxia cambiará su polaridad y producirá una gigantesca llamarada radiante.
Para entonces la humanidad debe estar preparada para atravesar la puerta que nos dejaron los mayas, transformando la civilización actual, basada en el miedo, en una vibración mucho más alta de armonía. Sólo de manera individual se puede atravesar la puerta que permite evitar el gran cataclismo que sufrirá el planeta para dar comienzo a una nueva era, un quinto ciclo del sol.
Así pues, el mundo de odio y materialismo terminará el sábado 22 de de diciembre del año 2012 y con ello el final del miedo, en este día la humanidad se tendrá que escoger entre desparecer como especie pensante que amenaza con destruir el planeta, o evolucionar hacia la integración armónica con todo el universo, comprendiendo y tomando conciencia de todo está vivo y que somos parte de ese todo y que podemos existir en una nueva era de luz.
Profecía 2
La segunda profecía maya anunció que el comportamiento de toda la humanidad cambiaría rápidamente a partir del eclipse de sol del 11 de agosto de 1999. Aquel día se vio cómo un anillo de fuego se recortaba contra el cielo, fue un eclipse sin precedentes en la historia, por la alineación en cruz cósmica con centro en la tierra de casi todos los planetas del sistema solar.
Profecía 3
La tercera profecía maya dice que una ola de calor aumentará la temperatura del planeta, produciendo cambios climáticos geológicos y sociales en una magnitud sin precedentes, y a una velocidad asombrosa. Los mayas dicen que el aumento de la temperatura se dará por la combinación varios factores, uno de ellos generados por el hombre que en su falta de sincronía con la naturaleza solo puede producir procesos de auto destrucción; otros factores serán generados por el sol que al acelerar su actividad por el aumento de su vibración produce más radiación, aumentando la temperatura del planeta.
Profecía 4
La cuarta profecía dice que el aumento de temperatura causado por la conducta antiecológica del hombre y una mayor actividad del sol provocará un derretimiento de hielo en los polos. Si el sol aumenta sus niveles de actividad por encima de lo normal habrá una mayor producción de viento solar, más erupciones masivas desde la corona del sol, un aumento de la irradiación y un incremento en la temperatura del planeta.
Profecía 5
La quinta profecía dice que todos los sistemas basados en el miedo sobre el que se fundamenta nuestra civilización se transformarán simultáneamente con el planeta y el hombre para dar paso a una nueva realidad de armonía. Según las creencias ancestrales de la humanidad, finales de ciclos catastróficos como el que estamos viviendo se han producido en varias ocasiones y, a pesar de todo, el ser humano ha sobrevivido y ha seguido evolucionando, alcanzando nuevas cotas de conocimiento y expansión por todo el planeta, con el desarrollo de grandiosas civilizaciones, entre ellas la maya en su momento.
Profecía 6
La sexta profecía dice que en los próximos años aparecerá un cometa cuya trayectoria pondrá en peligro la existencia misma del hombre.  Los mayas veían a los cometas como agentes de cambio que venían a poner en movimiento el equilibrio existente para que ciertas estructuras se transformasen permitiendo la evolución de la conciencia colectiva. Todas las cosas tienen un lugar que les corresponde.
Profecía 7
La séptima profecía describe el momento en que el sistema solar, en su giro cíclico, sale de la noche para entrar al amanecer de la galaxia. Dice que los 13 años que van desde 1999 al 2012, la luz emitida desde el centro de la galaxia sincroniza a todos los seres vivos y les permite acceder voluntariamente a una transformación interna que produce nuevas realidades.  Que todos los seres humanos tienen la oportunidad de cambiar y romper sus limitaciones, recibiendo un nuevo sentido, la comunicación a través del pensamiento. Los hombres que voluntariamente encuentren su estado de paz interior, elevando su energía vital llevando su frecuencia de vibración interior del miedo hacia el amor, podrán captar y expresarse a través del pensamiento y con él florecerá una nueva conciencia.

El día de Guadalupe

Este 12 de diciembre se celebra en México y en muchos lugares del mundo, el Día de la Virgen de Guadalupe, en honor de la imagen mariana más importante en el mundo cristiano. La tradición cristiana señala que un día como hoy, en 1532, hace 480 años, su imagen apareció plasmada en un lienzo que se dibujó cuando unas rosas de invierno que crecían en el cerro de Tepeyac se apiñaron en la tilma de cáñamo de un indio chichimeco llamado Juan Diego. Esa imagen es especialmente venerada por los indígenas mexicanos que la identifican con una diosa ancestral advocada en ella.
Según un texto escrito en lengua náhuatl llamado “Nican Mopohua” (como el de Huaruchiri), antes de la Conquista el Tepeyac era un centro de devoción religiosa para los habitantes del valle de México, sobre la ribera occidental del lago de Texcoco donde se encontraba el santuario más importante de la divinidad nahua de la tierra y la fertilidad. Esta diosa era llamada Coatlallope, “la que aplasta a la serpiente”. Conocedores de la importancia religiosa de este santuario originario, los franciscanos decidieron mantener allí una pequeña ermita con la imagen de María pintada en el lienzo de Juan Diego, como parte del proceso de “extirpación” de las deidades mesoamericanas, a los que se veía como una amenaza para la cristianización de los indígenas. Los indígenas mexicanos aceptaron a Guadalupe como una continuidad intemporal de su diosa Coatlallope, a la que nunca dejarán de venerar. Durante la revolución mexicana de 1910, los zapatistas, y zapata mismo, convirtieron el lienzo de Guadalupe en su bandera de lucha, asumiendo que eran protegidos por su diosa Coatlallope.
LINKS RELACIONADOS
OTROS ENLACES RELACIONADOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario